Shiva y Shakti: las dos formas de la conciencia en la milenaria cultura india

¿Ha visto alguna vez la bella imagen de Shiva y Shakti? Allí la diosa Shakti es el movimiento y el pensamiento dinámico, mientras que Shiva es la calma, la consciencia suprema o testigo.

Guía de: Cultura India

Una de las más atractivas expresiones de la cultura india es que a través de imágenes, deidades y símbolos, logra fijar en forma icónica conocimientos milenarios, relatos épicos y mitos antiquísimos, algunos provenientes de la Cultura Védica, situada a mediados del II milenio a. C, que constituyen los primeros textos sagrados de India.

Para muchos occidentales, la belleza de estas imágenes está en el detalle y perfección de la expresión divina, pero esa mirada es sólo la punta del iceberg de su verdadero significado.

Su misterio es mucho mayor, ya que detrás de esas bellas representaciones de la divinidad se logran plasmar complejos conceptos, cuyo estudio permite explicar buena parte de la sabiduría y filosofía india.

conciencia cultura india

Foto: Internet

La representación de Shiva y Shakti, enlazados en una danza de vida, donde Shakti fluye en una armónica danza, mientras Shiva la contiene por la espalda, es un ejemplo de esta sabiduría simbólica, explica el maestro indio Sri Sankara Bhagavadpada (65 años), doctor en Física Nuclear y experto en Astrología Védica, de paso por Chile para dictar una conferencia sobre cultura india.

Según el profesor Sankara, la lectura de los textos sagrados de los Upanishads, de la milenaria cultura védica, una filosofía anterior incluso a la conformación de la religión hinduista como tal, permite descubrir en nosotros la presencia de estas dos formas de la conciencia humana, expresadas a través de Shiva y Shakti.

El poder de Shiva y Shakti

Estos milenarios textos sagrados describen que Shakti es la virtud del pensamiento o conciencia dinámica. Shakti es movimiento, actividad, rapidez, voluntad, comunicación, creatividad e inspiración. También se le puede describir como una serpiente en movimiento o como un océano con fuerte oleaje.

Mientras que Shiva es la consciencia suprema, también llamada conciencia omnipresente o testigo. Shiva es impersonal e inactivo; es sereno, calmo, inmóvil, inmutable y con sus ojos cerrados está en un estado de meditación. A Shiva se le describe también como una serpiente inmóvil o también como un océano calmo y sin olas.

Según explica el profesor Sri Sankara Bhagavadpada, la belleza del concepto radica en que Shakti está siempre con Shiva; están enlazados en una danza de vida. No son dos entes separados sino que representan los dos aspectos de una misma conciencia. “Ellos son inseparables como el fuego y el calor”, se describe textual en los Upanishads.

También se asocia a Shakti con la creatividad, con la llamada serpiente Kundalini y en su representación menos benévola se expresa como la diosa Kali, que es la semilla y la matriz del mundo entero, pero al mismo tiempo tiene el poder de la destrucción en el sentido de cambio. Es el poder de la creación y la destrucción al mismo tiempo: ese es el poder divino del señor Shiva.

Sri Sankara Bhagavadpada en su seminario en Chile entregó algunas herramientas para aprender a reconocer en la vida cotidiana la presencia de Shiva y Shakti en nuestra conciencia, contactándose con estas dos deidades en nuestro interior a través de la meditación y dejando que se expresen y fluyan, entregándonos con su presencia la bendición divina de contemplar la danza de la vida.

Más sobre Cultura India

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X