Conoce a Nicolás Zúñiga y Miranda: “El candidato perpetuo” que se presentó para presidente 9 veces en México

Se postuló a principios del siglo XX, época en que tuvo el coraje de enfrentar al eterno Porfirio Díaz.

Guía de: Curiosidades

Cuando se recuerda la constancia en presentarse a elecciones presidenciales por parte de Salvador Allende o Marcos Enríquez – Ominami, esos casos parecen poco comparados con lo ocurrido en México. En 1896, Nicolás Zúñiga y Miranda se presentó por primera vez a unas elecciones de esta índole, enfrentando al general Porfirio Díaz, quien se mantuvo en el poder por casi 30 años en México.

Nicolás Zúñiga y Miranda

Nicolás Zúñiga y Miranda, “el candidato eterno” de México.

El político nació en el seno de una familia española acomodada y comenzó sus estudios de jurisprudencia en 1865 en la capital. Al año siguiente, un grupo opositor del gobierno de Porfirio Díaz le ofreció a Zúñiga y Miranda presentarse como candidato.

Se hizo conocido por inventar una máquina que supuestamente predecía terremotos, la cual acertó sólo una vez. De ahí en adelante se hizo conocido como “el candidato perpetuo”, puesto que se presentó como aspirante presidencial nueve veces y perdió en todas las oportunidades.

La primera vez fue arrestado y posteriormente fundó un periódico el que llamó “La Voz Zuñiguista”. Por sus editoriales, Porfirio Díaz ordenó arrestarlo, ahí estuvo siete meses, y según medios aztecas, después de aquello sus facultades mentales ya estaban dañadas puesto que sufría de “manías presidenciales”.

Finalmente, se presentó a las elecciones de 1896, 1900, 1904 y 1910 contra Díaz; también se candidateó en 1911, 1914, 1917, 1920 y en 1924. Cabe señalar que en todas esas oportunidades perdió, pero él se aseguraba ser el “El presidente legítimo de México”, por lo que denunciaba fraudes.

En 1925, pobre y envuelto en la locura, Zuñiga y Miranda falleció a los 60 años. Hasta el último día “el candidato perpetuo” se vistió como un verdadero presidente, con un sombrero de copa, un monóculo, guantes y, siempre elegante, fumaba en una pipa.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X