Conoce la historia del primer lugar de culto y refugio frente “al fin del mundo” que tuvo EE.UU.

Un espacio fundado por una agrupación que nació en Europa y llegó a Norteamérica en el siglo XVII.

Guía de: Curiosidades

La ciudad de Filadelfia, ubicada en el estado de Pennsylvania, se asocia, en varias ocasiones, al inicio de la insurrección que provocó la independencia de Estados Unidos, además de ser el hogar del legendario personaje de Silvester Stallone: Rocky. Sin embargo, en las cercanías a esta emblemática ciudad se encuentra el antiguo lugar de reunión del primer culto del fin del mundo del país norteamericano.

Cave_of_Kelpius

Nombrado en honor al líder del grupo, Johannes Kelpius, este “tabernáculo” de 12 metros cuadrados está construido en la ladera de una colina sobre el arroyo Wissahickon. La leyenda dice que este escondite posiblemente sea un antiguo manantial, con estructura de piedra, que alguna vez fue un lugar seguro para asilar a 40 monjes mientras esperaban el “Fin de los Días y la Segunda Venida”.

En 1694, según informó el portal de “Ripley´s”, un grupo de místicos y monjes europeos, denominados “La Sociedad de la Mujer en el Desierto”, se establecieron a lo largo de Wissahickon Creek, en el área de Fairmount Park, de la recién fundada Filadelfia. Su sociedad recibió el nombre de una mujer que aparecía en el “Libro de las Revelaciones”, quien supuestamente buscó refugio en el desierto durante el apocalipsis.

Cave-of-Kelpius-1140x630

El espacio fue seleccionado por su acceso al agua, pero también porque la ubicación de su cueva está en el paralelo 40. El grupo también creó un tabernáculo de 12 metros cuadrados que incluía un observatorio donde los monjes practicaban la astronomía, por lo tanto, investigadores infieren que es el primer observatorio del nuevo mundo.

Es importante recordar que el paralelo 40 tiene un significado especial para los monjes, puesto que, en ese entonces, ellos asociaban la numerología a una práctica sagrada relacionada a una fuerte cosmovisión del mundo.

Los ermitaños del Wissahickon

Por otro lado, los “Ermitaños de Wissahickon” fueron dirigidos por Johannes Kelpius, de 26 años. El místico y erudito oriundo de Transilvania nació en el mismo pueblo que el Emperador Vlad  y obtuvo una maestría en teología de la Universidad de Altdorf. El líder, como otros miembros del grupo, tenía experiencia en la medicina y composición musical.

imagejpeg_0-21

Durante su tiempo en Altdorf, el carismático líder conoció el movimiento religioso pietista. El pietismo es una vertiente que funcionaba al interior del luteranismo que enfatiza la santidad personal y la devoción sobre el mero cumplimiento de los rituales de la iglesia. Kelpius pronto se unió a un pequeño grupo de jóvenes llamado “El Capítulo de la Perfección”. Formado por el pietista alemán Johann Jacob Zimmerman, el grupo creía que estaban al borde de una nueva era espiritual y tenían que prepararse para el regreso de Cristo.

“En 1692, se le ofreció un terreno y un pasajes gratuito a Pensilvania. Kelpius creía que esta era una oportunidad ideal, ya que la Pensilvania del siglo XVII tenía una reputación de tolerancia religiosa y muchos cuáqueros, pietistas, comunitarios y grupos de libre pensamiento habían buscado refugio allí”, informó el portal de “Ripley´s”.

imagejpeg_0-28

Poco antes de que ellos viajaran hacia Estados Unidos, Zimmerman falleció y justo antes nombró a Kelpius como el nuevo líder espiritual del “Capítulo de la Perfección”. Por ende, el joven, estaba comprometido a continuar con la misión de su mentor y esperar la vuelta de Cristo.

“Se dice que Kelpius y el resto del grupo permanecieron en el bosque, incluso después de que el fin del mundo anticipado llegó y se fue, creando música y arte, estudiando los cielos y ayudando medicinalmente a los miembros de la comunidad local. De hecho, no fue hasta 1708 que los monjes se disolvieron, tras la muerte de Kelpius. Algunos de los miembros se quedaron en Filadelfia y finalmente se convirtieron en abogados y médicos” afirmaban en el mismo portal citado anteriormente.

Hoy, el espacio de encuentro de los monjes de Kelpius no es más que una cueva solitaria en una colina. Un gran monolito de granito fue incorporado fuera de su entrada, durante 1961, por los “Rosacruces” una hermandad mística mundial que afirma tener sus raíces en el antiguo Egipto y considera a Kelpius como el “Rosacruz americano” original.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios