¿Cuáles fueron las grandes guerras que disputó el Imperio español?

Extendió sus dominios hacia el nuevo mundo y se transformó en todo un monarca de gran parte del planeta

Guía de: Curiosidades

Uno de los reinos más poderosos de la historia. España, sin duda alguna, llegó a consagrarse como el gran conquistador, que extendió sus dominios hacia el nuevo mundo y se transformó en todo un monarca de gran parte del planeta. Sin embargo, este poderío no lo salvó de tener que enfrentar un gran número de guerras durante sus cerca de tres siglos de dominio.

Imperio_Español

Según muyinteresante.es, podemos hablar de España como el Imperio desde 1492, una vez que ocurre el descubrimiento de América, hasta 1898, cuando pierde el último de sus territorios en ultramar. Una particularidad, es que el Imperio español es considerado el primero verdaderamente global, y se transformó en aquel “donde nunca se pone el sol”, gracias a su extenso dominio.

Si debemos hacer un resumen de la historia bélica del Imperio español, que de por sí es sumamente larga, superando las 100 guerras, y disputando algunas pugnas que llegaron a extenderse durante prácticamente toda la Edad Moderna, sin lugar a dudas, una de las que debemos tener en consideración es el enfrentamiento con el Imperio otomano, conocido como las “guerras del Turco”, para frenar la expansión de estos últimos.

A lo largo de este conflicto, que según consigna muyinteresante.es, duró prácticamente toda la Edad Moderna, se libraron batallas tan famosas como la de Lepanto, mientras España tenía que lidiar con revueltas, levantamientos de comuneros, la rebelión de las Germanias, o las guerras italianas.

Otra de las contiendas que afrontó España, ya como la máxima potencia mundial, fueron las guerras de religión de Francia, y los procesos de conquista en América. Durante los reinados de Felipe II y Felipe III, llegó el turno de afrontar nuevos conflictos entre 1556 y 1621, y, aunque los españoles eran el poder hegemónico, comenzaban a experimentar debilidades naturales de contar con tantos adversarios y frentes abiertos.

Al ahondar en las múltiples rebeliones sufridas por los españoles tanto en territorio americano como europeo, una de las más rimbombantes es la guerra de Ochenta Años, que también es famosa bajo el nombre de la Guerra de Flandes, que acabó en la independencia de Países Bajos.

También afrontaron conflictos externos, entre los que llaman la atención las guerras contra Inglaterra, con quien tendrían roces constantes a lo largo de los años, debido al gran poderío de ambas potencias, que los transformaba en rivales mundiales. No obstante, tal como reporta muyinteresante.es, la guerra de los Treinta Años (1618-1648) y una serie de derrotas por parte de los españoles, terminaría por cerrar la hegemonía de los Habsburgo.

Ya con Carlos II (1665-1700), el principal enemigo fue Francia, enfrentándose en pugnas como la guerra de las Reuniones y la guerra de los Nueves Años. Uno de los sucesos más relevantes de dicha época fue la guerra de la Restauración a través de la que Portugal tomó nuevamente su independencia tras sesenta años bajo el
yugo de la Casa de Austria.

Pero tras la muerte de Carlos II, las disputas bélicas no harían más que acrecentarse, ya que falleció sin dejar descendencia, por lo que inició la guerra de sucesión española, que se extendió hasta 1715, y que finalmente puso a los Borbones en el poder. Desde este punto, España tuvo que luchar arduamente para tratar de mantener su dominio en América y Europa, resaltando pugnas como la guerra del Rosellón, en que se enfrentaron a Francia, la guerra del Asiento contra Gran Bretaña en el Caribe, además de la guerra de las Naranjas ante Portugal.

Sin embargo, tal como señala muyinteresante.es, uno de los puntos más críticos llegó a comienzos del siglo XIX, con las guerras de la Independencia Española contra Napoleón Bonaparte y las guerras de independencia hispanoamericanas, que eventualmente llevaron a la liberación del nuevo mundo, el debilitamiento de España y el final del Imperio más poderoso del mundo hasta ese momento como potencia hegemónica.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios