El origen de la aspiradora: Útil invento

La primera aspiradora fue patentada por Daniel Hess, nativo de la ciudad West Union ubicada en el estado de Iowa, el 10 de julio de 1870.

Guía de: Curiosidades

Durante varios siglos los hogares se han limpiado con escobas, un implemento doméstico que todavía sigue vigente y cuyos antecedentes más antiguos se ubican en el siglo V a.c. El problema es que su utilidad para las tareas de aseo es limitada; en buena medida sólo traslada el polvo de un lugar a otro. Según el sitio web “Idea Finder”, la idea de extraer la suciedad y retirarla supondría después un cambio de paradigma: la primera aspiradora fue patentada por Daniel Hess, nativo de la ciudad West Union ubicada en el estado de Iowa, el 10 de julio de 1870.

aspiradoras

Asimismo, Hess nombró a su invento “una barredora de alfombras” la cual consistía en un cepillo rotatorio que contaba con un mecanismo en la parte superior para succionar el polvo y la basura. En tanto, lo más sorprendente de su diseño es que tenía dos cámaras de agua para capturar las partículas más finas. Al parecer el modelo no llegó a producirse de manera comercial, como ocurrió con otros prototipos más o menos contemporáneos que eran sumamente pesados y difíciles de maniobrar.

Posteriormente, en 1899 John S. Thurman presentó el primer modelo con motor, que funcionaba mediante combustión de gasolina. Sin embargo, no logró venderlo por lo que optó con el artefacto ofrecer servicios de aseo en las casas.

En tanto, la primera aspiradora de motor eléctrico apareció en 1908 gracias el primer modelo portátil, patentado por James Murray Spangler. Las iniciativas de estos personajes permitieron, a partir de sus diversas propuestas, desarrollar las aspiradoras que existen en la actualidad.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X