Fuga de Alcatraz: Carta podría poner fin al misterio sobre famoso escape de la mítica cárcel

Un misterio que finalmente, casi 60 años después, podría resolverse.

Guía de: Curiosidades

Parecía una tarea enorme e imposible: escapar de la cárcel de Alcatraz. Sin embargo, los hermanos John y Clarence Anglin y su socio Frank Morris tenían todo planificado.

Alcatraz

San Francisco se remeció el 11 de junio de 1962, cuando los tres delincuentes desaparecieron en las aguas que unen la isla con el continente. De ahí en adelante los investigadores los dieron por muertos y el caso fue cerrado hasta que se hizo publica, por parte del FBI, está semana, una carta emitida el 2013 supuestamente por John Anglin.

“Mi nombre es John Anglin. Escapé de Alcatraz en junio de 1962 con mi hermano Clarence y Frank Morris. Tengo 83 años y estoy en mal estado. Tengo cáncer. Sí, todos pudimos escapar esa noche, ¡pero por poco!”, escribió el fugitivo en la carta que llegó a las oficinas del FBI hace ya casi cinco años. Según las pericias hechas sobre la epístola, ésta es legítima y obligó a esa dependencia a reabrir lo que llaman un “caso frío”, por el paso del tiempo. Y pretendía un trato: “Si anuncian en TV que iré a prisión por no más de un año y que tendré atención médica, entonces les escribiré de nuevo y les dejaré saber el lugar exacto donde estoy. No es una broma”.

Según la misiva, Anglin vivió en Seattle, en Dakota del Norte y en el sur de California. Asimismo, en la misiva, según informa Infobae, el fugitivo señaló que sus cómplices estaban muertos: Morris murió en 2008 y su hermano Clarence en 2011.

Las diversas agencias investigaron ADN y caligrafía de la carta, pero aun no hay nada claro. “Todo queda en un limbo”, señaló Jeff Harp, Analista de Seguridad al canal KPIX 5.

Alcatraz2

Cabe señalar que el escape fue perfecto. Agrandaron los respiraderos de sus celdas con un taladro casero y posteriormente atravesaron la puerta de entrada de su túnel, hasta llegar a las cañerías que conducían al techo. Todo aquello mientras dejaron unos muñecos en sus camas para así ganar tiempo y despistar a los guardias. Después con una balsa y salvavidas improvisados escaparon de la isla sin que se encontraran rastros de ellos.

Por años se creía que los asaltantes de bancos vivían en Brasil, según señalaron por años los familiares de los presos. Ahora, nuevamente, el misterio se acrecienta aunque según informa Clarín dicho escrito fue enviado a la policía de San Francisco en 2013 y, justamente, en ese momento, el FBI investigó para intentar hallar huellas digitales o rastros de ADN. Los resultados no fueron concluyentes.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X