La creación del Cubo Rubik: La casualidad con que un húngaro llevó su apellido al mundo

Un juego que tiene una historia bastante especial.

Guía de: Curiosidades

Erno Rubik era un joven arquitecto y escultor húngaro que apenas tenía 30 años cuando se transformó en el gestor de un objeto que probablemente todos los lectores hayan tenido en sus manos: el famoso cubo Rubik. Aunque, la verdad, nunca estuvo en sus planes crear un juguete que acabaría siendo furor en el mundo.

Cubo_Rubik1

El objetivo de este arquitecto húngaro, de hecho, era encontrar una manera de que sus alumnos en la Escuela de Artes Comerciales en Budapest, lograran entender la geometría tridimensional.

Según relatan en Infobae, con la meta de explicárselos de una manera que los ayudara a comprenderlo de la forma más fácil y práctica posible, Erno creó un 19 de mayo de 1974 un cubo que funcionaba como un rompecabezas mecánico. A cada uno de los lados, le asignó un color. Lo llamó “El Cubo Mágico”, y estaba construido con piezas de madera y unas gomas elásticas.

Usando un mecanismo de ejes, el arquitecto consiguió que cada uno pudiera girar de manera independiente sin que su conjunto llegara a desarmarse, y lo empleó como un método pedagógico para explicar a sus alumnos la geometría tridimensional. Hasta ahí, un docente creativo y comprometido con el aprendizaje de sus estudiantes cumpliendo su objetivo, pero los años lo transformarían en mucho más.

Cubo_Rubik2

Rubik patentó su cubo en 1976, orientado por su padre que era un aviador e ingeniero aeronáutico que se especializaba en planeadores, y como ya había registrado con los años una serie de innovaciones, asistió a su hijo.

No pasaría mucho tiempo antes que el cubo comenzara a comercializarse, y aunque el contexto de la Guerra Fría y la Cortina de Hierro hacía muy difícil la comunicación o la globalización, tampoco hubo que esperar tanto para que el invento de Rubik conquistara el mundo, gracias a algunos fanáticos del artefacto que lo llevaron con ellos al extranjero.

En 1979, Tibor Laczi, un hombre de origen magiar, llevó el cubo a la Feria del Juguete de Nuremberg, donde se asoció con Ideal Toy, una empresa estadounidense, que comenzó a distribuir en serie el artefacto y lo llevó al occidente.

Llegó el momento de cambiar de década y claramente, el cambio de folio llegó con un tremendo hito de la década de los 80 ‘s: el Cubo Rubik. Tras mostrarlo en ferias de Europa y New York, todo el mundo quería tener uno.

Cubo_Rubik3

La invención del arquitecto fue furor, todos querían tenerlo en sus manos y además resolver este fantástico rompecabezas en una era donde los tutoriales de internet eran algo más que impensable. Por lo mismo, según indica Infobae, el Cubo Rubik llegó a convertirse en el juguete del que más libros se han publicado, precisamente hablando de maneras en las que se podía resolver su enigma.

Y es que, encontrar el camino para armar el cubo es todo un reto, hasta el mismo Rubik tardó un mes en hallar la solución siendo su inventor, y durante las primeras semanas hasta creyó que era imposible resolverlo.

El cubo hizo historia y sigue vigente en la actualidad

Hoy en día, con más de 40 años de serialización del juguete y el internet como el conductor de una verdadera revolución, tal vez no parezca lógico que fuese tan imposible armar el cubo. Después de todo, muchos lectores deben conocer a alguien con el “truco” para armarlos en cosa de minutos, o tal vez hasta podrían hacerlo ellos mismos. Pero si lo llevamos a las matemáticas, este juguete es evidentemente retador hasta límites increíbles.

Y es que, según cálculos matemáticos, el Rubik tiene más de 43 ¡Trillones! de posibilidades de permutación distintas. El número de caminos es altísimo, por lo que encontrar las vías para armarlo correctamente, sobre todo en los años 80 ‘s era un desafío abrumador.

De hecho, existe algo llamado “El número de Dios”, que en Infobae explican como la cantidad de movimientos mínimos requeridos para resolver el Cubo Rubik. Por mucho tiempo se planteó que estos eran al menos 26, pero los cálculos modernos llegaron a 20.

El furor por este juguete lo ha llevado a ser el más vendido de la historia, tener libros sobre él, incalculables titulares en YouTube acerca de cómo armarlo con millones de reproducciones y hasta campeonatos mundiales, donde el récord lo ostenta el ganador del año 2018, el chino Yusheng Du, quien logró recomponer el cubo en apenas ¡3,47 segundos!

Un invento para simplificar la comprensión de los estudiantes sobre la geometría tridimensional por un profesor con vocación acabó transformándose en el juguete más popular del planeta, todo un fenómeno social que ha marcado la cultura popular y que enorgullece a su creador, quien aunque no otorga muchas entrevistas, sí ha dejado algunos comentarios para la posteridad.

Así, Infobae recogió una declaración de Rubik que resume el sentir del inventor por su creación: “Creo que lo más característico del Cubo es la contradicción ente la simplicidad y la complejidad. Amo la simplicidad del Cubo porque es una forma geométrica muy clara, y amo la geometría porque es el estudio de cómo está estructurado el universo entero”.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios