La extraña costumbre de enviar a los niños por correo

Tan buena era la reputación del servicio de correo, en los albores del siglo XX en EE.UU., que incluso sirvió para transportar infantes de forma económica y segura.

Guía de: Curiosidades

La seguridad y eficiencia que poseía el Servicio de Correo de los Estados Unidos era intachable, tanto así que los ciudadanos se animaban a entregar hasta sus bienes más preciados para el envío.

No extrañó que muchos ocuparan al Servicio de Correo para satisfacer una curiosa necesidad como el reparto de niños. Incluso calculando el precio por kilo que ofrecía el servicio postal, era bastante más conveniente que el transporte escolar.

Fue tan utilizado el servicio que la Dirección General de Correos, según asevera el portal “The History Channel”, prohibió expresamente el envío de seres humanos por paquete postal, puesto que de esa forma se evitaba correr riesgos innecesarios.

Para los anales de la historia quedó registrado el caso de May Pierstorff, niña de tan sólo 6 años que en febrero de 1914 fue enviada por sus padres desde Grangeville, Idaho, a la casa de sus abuelos, situada a lejanos 117 kilómetros de distancia. También es conocida la travesía que tuvo Edna Neff, quien viajó en el tren de correos desde el Estado de Florida a Virginia, distantes a más de 12 horas entre sí.

El transporte de niños en Correos concluyó cuando una niña de 3 años fue devuelta por sus abuelos a casa de sus padres. Fue tanta la polémica que levantó ese caso en la opinión pública que los carteros acataron la prohibición de realizar envíos humanos por correo y de esta forma este poco ortodoxo servicio es hoy un recuerdo.

Los niños que eran enviados por correo en imágenes: 

ninos.correo

ninos.correo.2

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X