La historia de “los túneles de la vergüenza” que llevan 100 años abandonados en Cincinnati

Algunas veces en el año, los turistas pueden visitar el sistema de metro abandonado más largo de Norteamérica.

Guía de: Curiosidades

En el estado de Ohio, exactamente en la localidad de Cincinnatti, existe un sistema de túneles del metro hace ya 100 años, pero que que no se utilizan. Esto ha significado un sentimiento de vergüenza para sus habitantes.

Metro

A principios del siglo XX, Cincinatti era una de las 10 urbes más grandes de Estados Unidos, lo que significaba que la congestión vial era un tema. Surgió, entonces, la idea de construir su propio ferrocarril subterráneo, luego que los dirigentes de la ciudad vieran una ilustración en el Gráfico de Cincinatti en 1884.

Dicha ilustración era específicamente un mapa, que mostraba una serie de canales drenados -lugar donde los únicos que transitaban ahí eran un sinfín de mosquitos- por lo que el plan se asociaba a cubrirlos con caminos y que el tren utilizara el canal.

El proyecto, que en total abarcaba unos 26 kilómetros, se presentó oficialmente en 1910. La construcción comenzó en 1920 bajo el liderazgo de Henry Thomas Hunt, con el apoyo del Concejo Municipal, que autorizó la emisión de un total de 6 millones en bonos, con una tasa de interés de 4.25%, con el propósito de apalancar los costos.

Pero se les escapó algo importante: lamentablemente, EE.UU. estaba ingresando de lleno a la Primera Guerra Mundial, motivo más que suficiente para dar la orden de detener los trabajos por la imposibilidad de recaudar el dinero.

Después de la Guerra, quisieron entrar de lleno en la construcción, pero tuvieron que detenerse nuevamente: la Gran Depresión había hecho que los costos de construcción subieran hasta el punto que no se hizo posible seguir con el proyecto.

El proyecto terminó acumulando una deuda de 13 millones de dólares, que no fueron capaces de saldar hasta 1996. El ferrocarril subterráneo jamás vería la luz.

Actualmente, la compañía Cincinnatti Advance desarrolla recorridos por los túneles 2 veces al año, así los turistas pueden visitar de manera legal el sistema de metro abandonado más largo de Norteamérica.

Algunos de los visitantes de estos túneles aseguran haber presenciado ciertos sucesos sobrenaturales, en ese sentido, varios creen que son fantasmas de los obreros que fallecieron en la faena.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X