La increíble historia del general alemán que murió bailando con un tutú rosa

Resultó muy difícil quitarle el tutú al jefe del gabinete militar y amortajarlo con un atuendo militar más apropiado.

Guía de: Curiosidades

Para el mundo militar fallecer en un conflicto bélico es visto como un acto de hidalguía. No obstante, existen casos de muertes ridículas para los militares como morir a los 56 años, de un ataque al corazón, con un tutú de color rosa y una corona de rosas mientras bailas ante el emperador de Alemania.

tut-rosa

Parece increíble, sin embargo, pese a contar con una brillante hoja de servicios en su carrera militar en el ejército alemán, la vida del general Dietrich von Hülsen-Häseler, jefe del gabinete militar del kaiser Guillermo II, ha quedado reducida a lo ridículo de su fallecimiento, en noviembre de 1908 y no a su valía profesional o a las hazañas militares que protagonizó.

La actuación de von Hülsen-Häseler, como narran las crónicas de la época, en la recordada fiesta celebrada en un pabellón de caza, con el Emperador alemán Guillermo II incluido, generó carcajadas al ver cómo un militar alemán vestido de bailarina de ballet dejaba todo en el escenario con el fin de complacer a los asistentes.

Todo bien hasta ese momento, sin embargo, la súbita muerte del general –y conde- producto de un ataque cardíaco mientras bailaba con su tutú. Provocó el pánico en el emperador, que abandonó el lugar a toda prisa para evitar cualquier implicación en el suceso. “Finalizada la actuación, el general saludó a la audiencia con una reverencia y se desmayó. Cundió el pánico entre los invitados. La princesa Fürstenberg, la anfitriona, lloraba a mares, y al nervioso káiser lo vieron ir de un lado para otro”, narra el escritor Philipp Blom en el libro Años de vértigo.

Finalmente “resultó muy difícil quitarle el tutú al jefe del gabinete militar y amortajarlo con un atuendo militar más apropiado”, narra el escritor Philipp Blom.

Asimismo, la crisis se agravó por el Daily Telegraph, donde se publicaron polémicas declaraciones del Guillermo II respecto de las naciones rivales de Alemania en el continente europeo, y como daño colateral la muerte de su amigo el conde, tuvo un efecto devastador sobre el propio emperador, lo que contribuyó a que se naufragara en una depresión de la que nunca llegó a salir.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X