Libro afirma que Jack el destripador vivió en Argentina

Varios autores consignan que el afamado asesino pasó sus últimos días en Buenos Aires.

Guía de: Curiosidades

Esta vez no se trata del ex líder nazi, Adolf Hitler. Resulta que un libro, publicado en 1929, afirma que el misterioso “Jack el Destripador” pasó sus últimos días en Argentina.

Quien promulgó dicha teoría es el político inglés Leonard Warburton Matters. Se supone que buscado delincuente escapó luego de asesinar a su quinta y última víctima: Mary Kelly.

El rumor fue plasmado en un libro publicado en 1929, “El misterio de Jack el Destripador”, el cual señala que arribó a Buenos Aires entre 1888 y 1889, y falleció en 1926 bajo el seudónimo de doctor Stanley. Se supone que además de ejercer como médico, también fue jefe de redacción del diario “Buenos Aires Herald”, el mismo donde trabajó Matters.

Jack el destripador

Se supone que el libro tenía datos cuestionables. No obstante, la pista de su permanencia en el país sudamericano reaparece en 1972, cuando el periodista británico Daniel Farson, indica que Jack podría haber sido propietario de un pub llamado Sally’s Bar, ubicado en la calle 25 de Mayo. Asimismo, el escritor y profesor Juan José Delaney, implica al sacerdote irlandés Alfred Mac Conastair, capellán del Hospital Británico de Buenos Aires, con el misterioso psicópata.

El hecho se debe a que, supuestamente, en 1989 Mac Conastair le habría revelado en su lecho de muerte, el secreto a otro sacerdote de la misma congregación. Y le confesó que los asesinatos habían sido en venganza por la muerte de un hijo ilegítimo, que falleció por una enfermedad venérea.

Siempre se ha relacionado históricamente a tres supuestos asesinos: El primero sería el príncipe Alberto Víctor, el segundo sospechoso es Walter Sickert, por su obsesión con el caso y una mujer que fue expuesta en un libro de Sherlock Holmes.

Otro antecedente aparece, durante febrero de 1976, en un artículo de la revista Ellery Queen’s Mystery Magazine. Ahí el criminólogo Juan Jacob Barjarlía manifestó que era Alfonso Maroni, financista que vivió en Londres durante la masacre de Whitechappel, debido a que luego de su muerte en 1929, a la edad de 75 años, su secretario dijo ser cómplice al cubrir los rastros de los homicidios.

“Al regresar a Buenos Aires, revisando mi archivo de crímenes, tuve una evidencia sobre la cual no me atrevo a escribir todavía. Jack el destripador, quién desapareció de Londres, había muerto en Buenos Aires, a los 75 años, en un hotel de la calle Leandro N. Alem, frente a la plaza Mazzini, hoy conocida como plaza Roma, durante una mañana lluviosa de octubre de 1929”, señaló Juan Jacob Barjarlía.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X