Niños ladrones de tumbas: Una peligrosa ocupación que se multiplica en Egipto

Grupos especializados han saqueado monumentos con el objetivo de vender piezas históricas fuera del país.

Guía de: Curiosidades

Cuando en Egipto el pueblo se alzó y tras 18 días de protestas incesantes derrocó al presidente Hosni Mubarak, muchos cambios acontecieron en su estructura. Y una de las más viejas “profesiones” en Egipto, ser ladrón de tumbas, volvió a tornarse muy lucrativa por el escaso resguardo con el que cuentan los yacimientos históricos menos conocidos de ese país.

Según informa el diario ABC de España “los saqueos de yacimientos arqueológicos se han multiplicado, y el oficio se ha profesionalizado. De norte a sur, decenas de excavaciones han sido completamente expoliadas, especialmente en espacios abiertos como el Sinaí, Dashur o a las puertas del oasis del Fayum, donde tan solo la arena del vasto desierto egipcio protegía las reliquias”.

Niños ladrones de tumbas

Además el sitio web Russia Today (RT) en español, aclara que para operar de mejor forma estos grupos de saqueadores organizados ocupan a niños para cometer sus fechorías. ¿Por qué? Simple, los niños pueden acceder más fácilmente a tumbas, por lo general estrechas, aunque la peligrosidad de esta labor ha posibilitado que muchos infantes perezcan en el desarrollo de su labor. Además de cobrar la vida de niños, se producen permanentemente crímenes de arqueólogos que mueren baleados dentro de los monumentos y que muchos lugares históricos sean sepultados. ABC agrega que las mafias de saqueadores saben perfectamente qué es lo que van buscando y dónde. “Están muy organizados, utilizan mano de obra que trabaja para ellos, y usan equipos tecnológicos como geo-sónar. Pueden llegar a arrasar una excavación o una tumba en una semana o incluso en una sola noche”, explica Mónica Hanna, arqueóloga.

El diario español explica que además de tener conocimientos arqueológicos, las mafias operan concertadamente con funcionarios de gobiernos en las aduanas con el objetivo de exportar el botín. Pero el mayor problema, reconoce Ali al Asfar, director del Departamento de Egiptología del ministerio, es que “los yacimientos han sido destrozados y se ha perdido la Historia que podíamos aprender con ellos”.

Más sobre Curiosidades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X