El extraño caso de un pueblo de Estados Unidos que recurrió a políticas socialistas

Esto ocurrió en Linden, un pequeño pueblo rural de Tennessee.

Después de la caída del Muro de Berlín (1989) el capitalismo triunfó como doctrina oficial a nivel global, o al menos eso dice la historia, sin embargo, existen ejemplos de cómo, en ocasiones, políticas socialistas han logrado corregir los desastres que mercados desregulados han causado.

Puede parecer un rareza extrema en el país símbolo de las libertades económicas, pero uno de estos casos ocurrió en Linden, un pequeño pueblo rural de Tennessee, Estados Unidos, el cual al igual que muchos otro sufrió tras las constantes crisis económicas que han afectado al mundo, especialmente después del 2009.

pueblo-socialista

Con una tasa de desempleo equivalente al 27% las autoridades locales estaban desesperadas, círculos viciosos de pobreza comenzaban a originarse, la carencia de trabajo llevaba al endeudamiento y a la disminución de salarios, lo que impedía salir del endeudamiento.

Por lo anterior, decidieron cambiar su postura en 180 grados y utilizaron una política socialista como camino para salir de esta crisis, una política de subvención de salarios. Utilizaron el dinero otorgado por las autoridades federales con el objetivo de impulsar la industria local, pagando el salario de casi 300 personas que trabajaban en compañías privadas, algo jamás antes visto, sobre todo en un estado cristiano y de políticas conservadoras.

A pesar de la desconfianza que esto causó en los empresarios locales, la situación era tan dramática que decidieron confiar en su contraparte. Al ponerse en marcha el programa, que duraría un año, los efectos comenzaron a sentirse, las cifras de desempleo empezaron a decrecer del 27% a 19% al finalizar el primer año.

La subvención de salarios permitió a los privados invertir en infraestructura y tecnologías entregando la oportunidad de incrementar la oferta laboral, la cual al finalizar el segundo año ya se encontraba en un 6.7%.

El incremento de las actividades productivas permitió una regulación de precios, haciéndolos más competitivos e incrementando la capacidad adquisitiva de los ciudadanos.

Actualmente este programa de subvenciones ha finalizado y algunos lo consideran un buen ejemplo de cómo políticas con focos sociales pueden resolver otro tipo de problemáticas.

Más sobre Economía Doméstica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X