Inicio » Emprendimiento » Equipo

¿Pueden los emprendedores contribuir a la felicidad?

Los indicadores muestran cómo crece la economía, pero no qué tan felices son las sociedades. ¿Qué rol les cabe a los emprendedores? ¿Pueden ayudar a hacer más felices a las personas?

Los recientes y trágicos acontecimientos ocurridos en la isla Juan Fernández no dejaron indiferente a nadie. La pérdida de 21 compatriotas entre ellos los más comentados, Felipe Camiroaga y Felipe Cubillos, ha servido como punto de numerosas reflexiones.  Incluso sirvieron para poner “paños fríos” al enrarecido clima socio-político que hemos estado viviendo a raíz de las demandas y protestas relacionadas con la calidad de educación.

Tomando ambos acontecimientos que si bien son aislados en esencia, quiero profundizar en un punto de convergencia: qué tan satisfechos estamos en Chile con lo que hacemos y tenemos. Voy por puntos:

Emprendedores felicidad

Imagen: Francisco Olea

Los emprendedores sí tienen la capacidad de irradiar felicidad.

El bienestar material medido, por ejemplo, por el Producto Interno Bruto (PIB), no es más que una dimensión de desarrollo de un país.  La promoción de bienestar subjetivo, es decir, cómo la gente está satisfecha con su vida y su trabajo, son también objetivos esenciales de la política. Indicadores tipo “felicidad nacional bruta” (aunque sabemos que es muy complicado medir la felicidad) están siendo alternativas para aumentar las medidas tradicionales de desarrollo, tales como el PIB per cápita.

El Premio Nobel de economía Joseph E. Stiglitz en el año 2009 ante  La Comisión para la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social recomendó que “ha llegado el momento en nuestro sistema de medición para cambiar el énfasis de la medición de la producción económica a la medición del bienestar  de la gente”.  Una de las explicaciones (pero no la única) del movimiento estudiantil puede estar justamente dada porque a pesar de ser un país que ha sabido luchar contra la pobreza material, es decir nuestro PIB per cápita ha crecido de forma sostenida en los últimos años, no tenemos aun respuestas para mejorar el bienestar general de la gente, como es el caso de una mejor educación.

Sorprendentemente cuando hay voces que claman “el fin del lucro”, se ha omitido considerar si el espíritu emprendedor puede ser importante para la felicidad en el plano nacional. Sabemos que los empresarios – por lo menos aquellos impulsados por las oportunidades – puede contribuir al crecimiento económico, mejorar la productividad y la competitividad de la economía. Pero, ¿contribuyen a la felicidad? En otras palabras, ¿la felicidad de las naciones depende en parte de sus empresarios y emprendedores?

Yo en lo particular creo que sí. Basta analizar los datos objetivos, a propósito de la educación, de cómo emprendedores con o sin fin de lucro (emprendedores sociales) han podido traspasar este bienestar a miles de familias que han podido educar de mejor forma a sus hijos.  Sin negar que falta muchísimo por mejorar en la calidad, gracias a estos esfuerzos hoy la cobertura escolar es casi universal.

Regreso a Juan Fernández: hay emprendedores que después de haber materializado sus esfuerzos empresariales desde la perspectiva del lucro (que no tiene nada de malo si se hace bajo las “reglas del juego” y la ética) han decidido dedicarse a un fin superior que es justamente traspasar a través de bienes materiales (una casa o una escuela) un mayor bienestar a la sociedad. Ese fue el caso de Felipe Cubillos y el Desafío Levantemos Chile.  Pero hay miles de otros emprendedores (sociales o no) que con su trabajo anónimo y desinteresado también crean bienestar no solo material.

Y creo que esas personas son también muy felices porque a diferentes escalas, trascienden con su trabajo y esfuerzo. Desde crear un empleo hasta contribuir a la reconstrucción son trabajos invaluables que apuntan al bienestar general de la gente.  Los emprendedores son gente de acción. Y “hechos son amores y no buenas razones”. Sobra decir que el amor es la esencia de la felicidad.

Más sobre Emprendimiento

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X