En 2012 la Tierra sí estuvo en peligro: Llamarada solar casi chocó con el planeta

Una situación “catastrófica” pudo afectar a nuestra civilización en 2012. Por poco y fuimos testigos de un desastre tecnológico de escala global.

Una llamarada solar (una eyección masiva de material solar que viajaba a más de 7 millones de millas por hora), estuvo a punto de chocar contra la Tierra el pasado año 2012, específicamente en el 23 de julio. Este fue un evento extremo que, según los científicos, hubiera provocado una situación “catastrófica” en el planeta.

Eyección de Masa Coronal

ESA&NASA/SOHO

Una de las grandes eyecciones de masa coronal de 2012.

Un equipo de investigadores, ha llevado a cabo un estudio sobre este suceso para tratar de alertar a los políticos y exigirles que asuman con mayor seriedad el problema, y adopten medidas adecuadas en relación a las amenazas potenciales del clima espacial.

Nuestro soporte tecnológico esta en peligro

El experto de la Universidad de Colorado, Daniel Baker, explicó en el marco de su  intervención en el encuentro de la Unión Americana de Geofísica, celebrado en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, que lo vivido en 2012 fue más poderoso que la famosa tormenta de Carrington de 1859 y que, si el impacto se hubiera producido, se habría creado un desastre tecnológico en satélites, redes eléctricas, equipos de comunicación e incluso hubiera puesto en peligro la salud de astronautas en órbita y las tripulaciones de aviones en vuelo a gran altura.

En este sentido, el investigador señaló que, mientras las eyecciones de masa coronal (CME) del Sol habitualmente tardan dos o tres días en llegar a la Tierra, el evento de 2012 viajó desde la superficie del Sol a la Tierra en tan sólo 18 horas. “La velocidad de este evento fue tan rápida o más rápida que cualquier cosa que se haya visto en la era espacial moderna”, dijo Baker.

Ciertamente tuvimos mucha suerte, ya que la gran CME de 2012 se produjo en el lado lejano del Sol, justo una semana después de que esa misma área estuviera apuntando en dirección a la Tierra. También fue muy bueno que las sonda de observación solar de la NASA STEREO-A obtuviera imágenes e información del evento, incluyendo la intensidad del viento solar, el campo magnético interplanetario y una lluvia de partículas energéticas solares en el espacio.

Tanto Baker como su equipo, están muy preocupados, por cuanto temen que hasta que exista un evento que cause un caos total en la Tierra, las autoridades no prestaran la atención adecuada.

Más sobre Exploración Espacial

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X