Inicio » Facts » Equipo

¿Alzas en tarifas de transporte público? Las causas y efectos ante un posible aumento en los precios

Expertos analizaron esta eventual medida, tras las declaraciones de autoridades.

El ministro de Transportes y Telecomunicaciones, Juan Carlos Muñoz, anunció el martes pasado que podría producirse en el primer trimestre del 2023 un aumento de las tarifas del transporte público, luego de tres años en pausa.

• La última vez se elevó $30 en 2019 y derivó en un estallido social para el país. Sin embargo, se piensa ahora en una “normalización” -como la llamó el ministro- de $100 y que sea gradual.

“Es importante una suerte de lógica y que la gente también entienda que cuando el combustible es más alto, cuando el dólar sube, cuando tenemos más inflación, la tarifa en el transporte público no se puede quedar pegada alrededor de los $800 pesos, dependiendo de la hora, y que tenemos que empezar gradualmente en un proceso de aumentar un poco la tarifa”, aseguró.

• No obstante, esa misma tarde dio un paso atrás respecto a estas declaraciones, comunicando vía sus redes sociales que quería aclarar “que no se ha anunciado ningún tipo de alza de la tarifa del transporte público regulado”.
• A su vez, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones aseguró que “el gobierno decidió, apenas comenzó su gestión, ir en apoyo de las familias chilenas vulnerables y anunció el congelamiento de la tarifa del transporte público regulado todo el 2022”, dichos que quisieron difundir para insistir en que no habrá cambios por ahora.

alza-pasajes-transporte-1

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, contrastó el jueves en Tele13 Radio diciendo que, en el caso de subir las tarifas, se debía entender que estas no podían estar congeladas permanentemente por los diversos factores, tanto internos como externos, a los que se enfrentaba el país.

“Desgraciadamente, nos ha tocado un encadenamiento de situaciones de emergencia en los últimos años con el estallido social, la crisis del Covid-19, ahora este episodio inflacionario. Pero eso no significa que las medidas que se adoptan para contener los precios vayan a ser medidas que se mantengan eternamente”, dijo.

A su vez, comentó que “ahora, ¿en qué momento comienza esa normalización? es algo que hay que ir definiendo en función de cada una de las áreas que corresponden, en función de lo que sean las necesidades inmediatas de las personas. Entonces, eso ya es la responsabilidad que cabe en cada una de las distintas áreas, sean los combustibles, sea la energía eléctrica, sea los pasajes del transporte”, concretó.

Entonces, ¿es esperable el alza en transportes?

Francisca Toledo, investigadora con especialidad en transporte y medio ambiente del Instituto Libertad y Desarrollo -que se dedica al análisis de los asuntos públicos-, analizó estos dichos por parte del Gobierno, confirmando que, en materias de alza “el Panel de expertos ha venido sistemáticamente alertando sobre la presión financiera en el sistema RED (ex Transantiago) producto del incremento de precio del diésel, el aumento del IPC y el precio del dólar. A ello se agregan los menores ingresos que ha recibido el sistema de transporte público por el congelamiento de las tarifas, y la evasión”, inició.

• Por otro lado, detalló que, al depender el transporte del “subsidio estatal, este se calcula en base a proyecciones, sin embargo, tal como sucede en este caso, si hay un incremento en los factores del indexador, un nivel importante de evasión, oscilaciones en la demanda, entre otros, eso requiere ver si es posible realizar ajustes operacionales para contener los costos y, como última herramienta, ir por el camino de un alza”.

En referencia a las posibles consecuencias en el caso de un alza en los pasajes, la investigadora indica que “es clave en este sentido la estrategia del gobierno, tanto en los tiempos como en el tono. Por ello, no ayuda el desorden que se ha visto esta semana entre un anuncio del ministro de Transportes que durante el 2023 se debiera aumentar la tarifa en $100, para que luego durante el mismo día el gobierno emite un comunicado negando esa alza; para que después al día siguiente tener una mención del ministro de Hacienda diciendo de que es insostenible tarifas eternamente congeladas”, aseguró, concordando que, dado la crisis económica a la que se enfrenta el país, sí son posibles los cambios, pero deben tener mejor manejo comunicativo para entregar la decisión.

El lado económico de esta decisión

Víctor Valenzuela, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la UNAB, analiza esta alza impuesta por Marcel, explicando que desde la perspectiva económica “existe un polinomio de varios componentes, entre otros combustibles, dólar y repuestos. La subvención estatal tiene límites, pues se aplican recursos que el Estado debe ser capaz de generar. Básicamente es recaudación tributaria”.

• El experto aseguró que “una nueva alza puede traer costos políticos al Gobierno que sectores anti-sistémicos y más extremos pueden querer aprovechar. Se necesita hacer la corrección de tarifas, porque el dinero que va a subsidios dificulta el programa de gobierno y el transporte público es un proyecto que pasa por una evaluación social; esto es que el remedio no salga más caro que la enfermedad o que sus beneficios sociales sean mayores a el costo social; si no se financia, tiende a desaparecer, baja la inversión y empeora el servicio”, recalcó.

Para concluir, Valenzuela destacó que “la gradualidad ya viene corriendo hace harto tiempo con las postergaciones en las alzas. La corrección de tarifas debe hacerse sí o sí para no hipotecar el transporte. Tal vez, habría que hacer un poco de ingeniería tributaria y económica, subsidiando en forma focalizada a algunos usuarios del transporte. Es fácil decirlo, pero de compleja implementación”, aseguró, puesto que esta decisión involucra dos posturas: la de estabilizar la economía o enfrentar un nuevo descontento social.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios