Inicio » Facts » Equipo

Chile catalogado como “democracia defectuosa”: Las razones asociadas y los hitos que influyen

En 2022, la democracia chilena fue considerada como “plena” en prestigioso estudio, sin embargo, un año después descendió seis puestos.

De acuerdo con la prestigiosa revista británica The Economist, Chile descendió seis puestos en el ranking que evalúa la calidad de las democracias de 167 países. En los resultados, los cuales son realizados por la unidad de estudios Economist Intelligence Unit, el país quedó en el lugar 25º y fue catalogado como una “democracia defectuosa”, al igual que países como Argentina, Colombia y Paraguay.

Chile bajó seis puestos en comparación con el estudio de 2022 y pasó del número 19 al 25 dentro del ranking, logrando un puntaje promedio de 7,98, siendo 10 el máximo. La unidad encargada de realizar el estudio, clasifica a 167 países en una escala de diez dependiendo de las actitudes democráticas del territorio, dentro de esto, se incluyen aspectos como la imparcialidad en las elecciones, la protección a las libertades fundamentales de los ciudadanos y el funcionamiento del Gobierno.

En los resultados del país, Chile obtuvo los siguientes:

• Proceso electoral y pluralismo: 9,58
• Funcionamiento del Gobierno: 8,21
• Participación política: 6,11
• Cultura política: 6,88
• Libertades civiles: 9,12

Dentro de Latinoamérica, países como Argentina, Brasil, Colombia, República Dominicana, Guayana, Panamá, Jamaica, entre otros, poseen la misma clasificación de “democracia defectuosa”. Naciones como Uruguay y Costa Rica fueron clasificadas como democracias plenas dentro de la región. Por otro lado, la unidad de estudio, clasificó a Haití, Cuba, Venezuela y Nicaragua como un régimen autoritario.

chile-democracia-1

Con respecto a los resultados de años anteriores, Chile consiguió en 2022 posicionarse en el lugar número 19 y era considerado como una “democracia plena”. Pero en 2021, luego del estallido social, el país ocupó el lugar 25.

Las razones asociadas

Miguel Ángel Fernández, subdirector académico de Faro, un centro interdisciplinario de humanidades y ciencias sociales de la Universidad del Desarrollo señala que “el ranking elaborado por The Economist es el resultado de cinco índices (procesos electorales y pluralismo, funcionamiento del Gobierno, participación política, cultura política, y libertades civiles). Al comparar 2022 con 2023, se puede apreciar una importante reducción en el puntaje obtenido por el país en la dimensión de cultura política”.

El experto detalla cuáles pueden haber sido los hitos que influyeron en este nuevo resultado y menciona que “en el área de cultura política, la caída se debe principalmente a la frustración de la ciudadanía con la forma en que nuestro sistema democrático está dando respuesta a sus urgencias y necesidades. En esta línea, la crisis de seguridad que vive el país repercute directamente sobre la satisfacción con el sistema político actual, lo cual abre una peligrosa puerta hacia tendencias autoritarias o caudillistas que podrían poner en riesgo la democracia liberal en Chile”.

Adicionalmente, señala que “los fallidos procesos constitucionales debilitaron la creencia de la ciudadanía chilena en los procesos deliberativos. La diferencia entre la expectativa planteada y el resultado final trae consigo que la confianza de los chilenos sobre sus representantes caiga, reduciendo la legitimidad de las autoridades electas y, con ello, la democracia en general”.

Alejandro Urzúa, analista económico y académico de la Universidad Andrés Bello, coincide con Fernández y explica que a pesar de que “no hay muchos antecedentes con respecto a la metodología que ocupa la revista para realizar la encuesta. Sin embargo, existe un hito importante del año pasado, como lo fue el proceso constituyente, en el cual se requirió de gente experta para el desarrollo del mismo proceso en el desarrollo de sus bases y los ejes rectores que estuvieron presentes en ese ejercicio democrático”.

En tanto, Guillermo Holzmann, analista político, comenta que el descenso de Chile en el ranking se debe a “la fragmentación de los sistemas de partidos políticos y a las decisiones inoportunas”. Asimismo, señala que “la participación y cultura política, lo cual está directamente relacionado con la forma en que los partidos han perdido la capacidad de socialización que normalmente tenían”, también influye en el resultado.

Proyecciones

Fernández comenta que este nuevo resultado debe ser una lectura del panorama político actual del país y un llamado de atención para fortalecer la democracia: “Cuando uno observa la situación política del país y la falta de real consenso y unidad de propósito para enfrentar los desafíos que afrontamos como sociedad, se ve compleja la posibilidad de que Chile logre efectivamente robustecer su democracia y evitar una erosión sistemática. En ese sentido, la radiografía que muestra el ranking The Economist 2023 debe ser tomado como un llamado de atención para el Gobierno y los partidos pues, de no remediar un sistema institucional con pocos incentivos a la cooperación y acuerdos, se transformará en un muy mal augurio para el futuro de la democracia chilena”.

Por su parte, Urzúa señala que a pesar de este resultado actual y “frente a la ausencia del proceso constituyente durante este año, probablemente podría haber un aumento en la clasificación de la revista durante la nueva medición”.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios