Inicio » Facts » Equipo

Ciberacoso: Definiciones y cifras de un fenómeno al alza en Chile

El Gobierno lanzó una campaña para abordar el tema. Un 47% de los jóvenes entre 15 y 29 años afirma haber sido víctima, al menos una vez, en el último trimestre.

#InfluenciaLoBueno, así se llama la campaña contra el ciberacoso recientemente lanzada y que busca fomentar el buen trato en redes sociales. Esta violenta práctica, propia del mundo digital, ha visto un aumento considerable en el último tiempo. “Con ese comentario de odio, con esa funa, con ese ciberacoso, tú no sabes el daño que le puedes generar a la persona que está al otro lado de la pantalla”, dijo el ministro Secretario General del Gobierno de Chile, Jaime Belollio, al momento de lanzar la campaña.

¿Qué es?: “Ciberacoso es un acoso o intimidación por medio de las tecnologías digitales”. Así lo define la Unicef, asegurando que “es un comportamiento que se repite y que busca atemorizar, enfadar o humillar a otras personas”.

“El ciberacoso es cualquier acción que vaya orientada en afectar la integridad del otro. Lo más tradicional puede ser un comentario, un video o una broma, pero con el desarrollo tecnológico actual ha aumentado el abanico de posibilidades”, explica Xavier Moreno, psicólogo y Culture & People Strategist en CleverIT, una empresa que maneja asuntos de tecnología.

ciberacoso-1

Cifras de ciberacoso: Durante este año y por encargo del Ministerio Secretaría General de Gobierno, la Fundación Katy Summer (en honor a una joven víctima del ciberacoso que se quitó la vida), en colaboración con StatKnows (empresa de ciencia estadística) y la Facultad de Psicología de la UDD, realizaron un estudio sobre el ciberacoso y la salud mental, en jóvenes entre 15 y 29 años. Entre los resultados destacan:

- El 47% de los encuestados asegura haber sido acosado virtualmente por lo menos una vez en los últimos tres meses.
- El acoso es por su apariencia personal (43%), violencia en relaciones de pareja (30%), opinión política (33%), pertenecer a una etnia (28%) y orientación sexual (27%), entre otros.
- De los jóvenes consultados, solo el 5% le dice a sus padres, mientras que la mayoría ignora lo que pasa.
- La forma más recurrente de acoso es publicar un comentario hiriente.
- La plataforma donde más ocurren los acosos es a través de chats, como WhatsApp (34%). Le siguen Facebook (31%) e Instagram (19%).
- Otro dato relevante es que de los jóvenes que sufrieron un ataque, 63% declara conocer a su victimario. En un 38% se trata de uno o más hombres de la misma edad de la víctima y en un 24% son personas mayores.
- El 29% de los entrevistados asegura que pasan entre cinco y ocho horas diarias conectados a internet. 21% pasa más de ocho horas y 20% entre tres y cinco.
- Independientemente de las víctimas, un 65% de los jóvenes han sido testigos de ciberacoso alguna vez en el último trimestre. Y de esos, 58% no hizo nada.

Perspectiva de género: Nicol Valdivia, cofundadora de Hablemos de ciberacoso, un proyecto digital que busca visibilizar el tema, explica que en la violencia digital hay un enfoque de género que es necesario considerar, porque “la violencia física que se producía contra las mujeres traspasó lo físico y ahora se ve en lo digital”. El ministro Belollio, en el lanzamiento, también afirmó que “la violencia digital es real y lamentablemente durante la pandemia se acrecentó aún más, especialmente contra las mujeres”.

Valdivia explica que en el mundo digital “siempre se vivió una brecha de género, porque fueron los niños los más educados hacia el lado de la ciencia y el internet. Entonces desde la crianza se ve la brecha de género que después radica en que en la actualidad son los hombres los que más manejan el internet”.

¿Cuáles son las consecuencias?: El 2018, Katy Summer, una menor de edad, acabó con su vida luego de sufrir constantes situaciones de hostigamiento por internet. El caso puso en la palestra el tema y no solo levantó una fundación, también alertó a las autoridades de la problemática. La cofundadora de Hablemos de ciberacoso explica que si bien las peores consecuencias pueden ser fatales, “son varias”. Como ejemplo explica que en una ocasión tuvieron el caso de una chica que “tuvo que cambiarse de región, porque el acoso puede afectar tu cotidianidad”.

Moreno agrega que “hay una realidad de que el acoso puede terminar en suicidios o incluso en homicidios. Pero también pueden terminar en generar una mejor comunidad que ante la presencia del ciberacoso hace intervenciones para poder amenizar los efectos y prevenirlos”.

El Grooming: Respecto de las leyes o iniciativas que sancionan el ciberacoso, existen varios proyectos que están archivados o en tramitación. Lo que sí está penado en la actualidad es el grooming, en la Ley 20.526, que sanciona el acoso sexual de menores, la pornografía infantil virtual y la posesión de material.

La Policía de Investigaciones (PDI) ha puesto especial atención en este delito y desde el año pasado trabajan con el Ministerio de Desarrollo Social y la Defensoría de la Niñez en una campaña de prevención. Por lo mismo, habilitaron un Whatsapp (+569 345 99762) con “la finalidad de acoger consultas y poder generar una denuncia frente a hechos de violencia digital y grooming”, explica Karla Balloqui, comisaria de la Brigada Investigadora de Cibercrimen de la PDI.

Balloqui recomienda siempre conversar con los hijos y que los padres “le enseñen a usar las redes sociales, contarles los riesgos y frente a una situación de grooming propiamente tal, hacer la denuncia, porque esto se puede investigar, para que los que cometen el delito no queden impunes”.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios