Inicio » Facts » Equipo

Despidos por necesidades de la empresa aumentaron un 21,8% en enero: Las cifras y lo que se espera

Economistas y expertos dan cuenta de los últimos datos disponibles, su variación, los factores y las proyecciones.

De acuerdo con el Informe Mensual de Terminaciones de Contrato de Trabajo (enero 2023), publicado por el Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo, los despidos, medidos por los registros administrativos de cartas de aviso de término de contrato, ascendieron a 248.363 personas. De éstas, 42.999 trabajadores con un único empleador fueron desvinculados por la causal “Necesidades de la empresa, establecimiento o servicio” (Art. 161, inciso 1, del Código del Trabajo). Esto implica un crecimiento mensual del 5,5% y de 21,8% en 12 meses (mismo mes del año anterior).

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el trimestre móvil noviembre 2022 – enero 2023 el número de ocupados llegó a los 9.008.546, su mayor nivel desde el trimestre noviembre 2019 – enero 2020 (prepandemia), cuando la cifra fue de 9.063.374.

La variación de las cifras y sus causas

Andrés Acuña, profesor asistente del Departamento de Economía y Finanzas, Facultad de Ciencias Empresariales, Universidad del Bío-Bío, señala que los últimos datos de despidos reflejan la tendencia alcista que arroja el indicador desde septiembre de 2022, registrando un valor levemente superior al de enero de 2019.

En esa línea, el académico explica que, si bien las cifras que reporta la Dirección del Trabajo no pueden interpretarse directamente como desempleo efectivo (ej., un trabajador podría ser recontratado tras finalizada la labor descrita en su contrato, dada la naturaleza del servicio prestado o actividad realizada), el número de despidos por necesidad de la empresa aumentó un 19,4% en 2022 respecto del año anterior, totalizando 412.396 trabajadores, equivalentes al 16,6% del total de despidos a nivel nacional.

despidos-enero-1

“Lo preocupante de las cifras es que un despido por necesidad de la empresa es un puesto de trabajo cuya probabilidad de recuperación o restitución en el corto plazo es muy baja, lo que constituye una señal de alerta en el poder generador de empleos del sistema empresa nacional”, asevera Acuña.

El economista indica que, a pesar de la “cautela” sugerida por la Dirección del Trabajo al momento de extrapolar las cifras del reporte con otros indicadores del mercado laboral, la trayectoria del número de despidos por necesidades de la empresa pareciera anticipar la evolución del número de desempleados en el país, constituyendo eventualmente un indicador líder para la serie de desempleo, precisando que ello sería concreto una vez que se realice el contraste empírico que avale tal condición.

Ante esto, Acuña afirma que aun cuando la tasa de desempleo se ha mantenido estable, alrededor del 8% durante 2022, el número de desempleados ha comenzado a aumentar en Chile desde el trimestre móvil julio-agosto-septiembre del año pasado, registrando una expansión del 15,2% en el trimestre móvil noviembre-diciembre-enero de 2023. “De igual modo, la capacidad generadora de empleo ha comenzado a desacelerarse desde el trimestre móvil abril-mayo-junio de 2022, la cual sólo creció un 3,4% según el último reporte publicado por el INE”, asegura.

Tomás Flores, economista senior de Libertad y Desarrollo, destaca que esta situación explica el aumento de la tasa de desempleo en meses donde habitualmente ocurre lo contrario, y señala que, en la medida que avanza la recesión, las empresas comienzan a reducir su plantilla de trabajadores. “Esto se mantendrá por algunos meses más, hasta que se genere la convicción de que la caída del PIB ha sido superada”, prevé.
Impacto del problema y sectores afectados

Andrés Acuña sostiene que, de incrementarse el número despidos, especialmente por la causal “necesidades de la empresa”, los incentivos para formar parte de la fuerza laboral de un sector económico en particular se ven mermados, ya que las perspectivas de expansión de dicha actividad económica se contraen, debilitando la probabilidad de encontrar un empleo.

“Si las competencias del trabajador son muy específicas a un sector productivo, las posibilidades de reconversión laboral son menores (salvo que medie un proceso de capacitación pertinente), aumentando el tiempo de desempleo, con todo lo negativo que ello conlleva en el poder generador de ingresos de las personas”, precisa el economista.

En este sentido, el académico indica que las actividades ligadas al sector primario y terciario (servicios personales) fueron las que experimentaron el mayor aumento en el número de despidos durante enero de 2023, destacando:

• Actividades de atención de salud humana (35,8%)
• Explotación de minas y canteras (32,9%)
• Enseñanza (22,5%)
• Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (19,6%)
• Suministro de agua (15,9%)
• Actividades profesionales, científicas y técnicas (15,2%)

Por su parte, Tomás Flores señala que el comercio y la construcción han sido los sectores más afectados, asegurando que en estos mercados es donde se observa la mayor caída de los salarios reales.

El escenario para el futuro

Andrés Acuña destaca que el indicador mensual reportado por la Dirección del Trabajo posee un fuerte componente estacional, argumentando que es probable que el número de despidos por necesidad de la empresa se contraiga entre febrero, junio y septiembre, con respecto al mes anterior.

A pesar de ello, el experto afirma que este indicador presenta una preocupante tendencia al alza, la que revierte lo registrado en 2021, año en que las medidas de confinamiento por la pandemia desatada por Covid-19 comenzaron a relajarse debido al proceso de vacunación, provocando una reducción del 31,8% en el número de despidos por el Art. 161, inciso 1.

“Por otra parte, la incertidumbre que generan la reforma previsional, la reducción en la jornada laboral y la contracción económica prevista para el presente año, sin duda, plantean un escenario de mayor stress financiero para las PYMEs chilenas, las que enfrentarían mayores costos laborales por cotización previsional adicional y eventual contratación de nuevos trabajadores para suplir las horas por una menor jornada”, manifiesta el académico de la Universidad del Bío-Bío.

En esa línea, Acuña agrega que el reciente rechazo a la idea de legislar una reforma tributaria abre, en el papel, nuevos espacios de discusión y de atención para la estructura tributaria, argumentando que estos deben evitar la reducción de los niveles de inversión, promover el crecimiento económico, y generar ganancias de productividad y competitividad. Esto, a modo de que la carga tributaria no se transforme en una “barrera de entrada” al mercado, que coarte una mayor densidad del sistema empresa, y exacerbe el proceso de “oligopolización” (concentración económica) que experimenta la economía.

“En la medida que se produzca la reversión del ciclo económico podrían atenuarse los despidos y comenzar a verse nuevamente creación de nuevos puestos de trabajo”, añade Tomás Flores.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios