Inicio » Facts » Equipo

El triunfo de Javier Milei en Argentina y los efectos en los vínculos con Chile

La falta de afinidad entre ambos y declaraciones anteriores han generado dudas. Expertos delinean los escenarios que debieran presentarse en las relaciones entre ambos países.

El domingo Javier Milei se convirtió en el nuevo Presidente de Argentina y dio inicio al fin de un capítulo de la historia de ese país. Milei es economista y su personalidad fuerte, controversial y estilo osado han marcado su carrera, incluso, ha sido comparado con Donald Trump. Sus propuestas de ultraderecha prometen recortar el gasto público, los impuestos, cerrar el Banco Central de Argentina, reemplazar la moneda nacional por el dólar, combatir el socialismo y una larga lista de medidas que busca implementar en el país. Siendo el último punto, una propuesta que lo ha llevado a deteriorar las relaciones internacionales entre distintos países por sus comentarios.

En el caso de Chile, Milei en reiteradas ocasiones ha cuestionado en entrevistas y redes sociales la gestión del Presidente Gabriel Boric, tildándolo de un líder “empobrecedor”, incluso, en la victoria de Boric en 2021, colocó en redes sociales que su triunfo era “una noticia espantosa”. Estos hechos han ocasionado una incertidumbre entre la relación que podría existir entre ambos mandatarios. Sin embargo, y a pesar de los dichos de Milei, el presidente chileno lo felicitó y reiteró su apoyo a través de un mensaje en “X”.

milei-chile-1

Estos episodios han aumentado la incertidumbre de cómo serán las relaciones entre ambos, de hecho, hasta la mañana del martes, la asistencia del mandatario chileno a la ceremonia de cambio de mando de Milei, no estaba confirmada, debido a que era sujeta a su agenda. Posteriormente, se confirmó. Camila Vallejo, ministra Secretaria General de Gobierno, informó que “nos interesa construir y fortalecer las relaciones diplomáticas y de Estados con todos los países, independiente si los del gobierno de turno son afines o no”.

Además, Vallejo añade que “es una decisión que está tomada. El presidente representa al Estado de Chile, y como se ha hecho siempre, va a asistir”. Esto es una muestra de la voluntad del Gobierno chileno para construir una buena relación con el nuevo mandatario de Argentina. Asimismo, Boric menciona que “tengo que representar a Chile en su continuidad histórica y Argentina es un país prioritario con nuestras relaciones y, por lo tanto, voy a cumplir ese deber en todas las responsabilidades diplomáticas que existen”.

De acuerdo con Pablo Lacoste, académico de la Universidad de Santiago (Usach), Milei es “una persona joven, sin experiencia que creció de manera mediática a partir de una coyuntura con un discurso muy violento y duro, y ahora que llega al poder tiene que empezar a adaptarse a estas condiciones (…) Hay que tener un poquito de paciencia, hasta que se asiente y empiece a habitar el cargo para que de alguna manera se creen las condiciones para establecer relaciones diplomáticas maduras y adultas”.

Asimismo, explica la presencia de un estilo “duro y agudo” que caracteriza la política de Argentina y “lamentablemente Milei se dejó llevar por ese estilo agresivo que la cultura kirchnerista instaló y él se empapó de eso y comenzó a utilizarlos en la política exterior haciendo declaraciones imprudentes y cosas totalmente fuera de lugar”.

Sin embargo, de acuerdo con Lacoste, estos hechos ocurrieron cuando Milei era todavía candidato a la presidencia, “pero, ahora que ganó la elección, estamos viendo a un Milei que está tratando de aprender con prueba y error, asumiendo decisiones más sensatas, responsables y equilibradas”, explica el experto. Incluso, menciona el deterioro de la relación del nuevo Presidente con el Papa, donde Milei mencionó en septiembre que él “está del lado de dictaduras sangrientas”. No obstante, tras su triunfo lograron mantener una relación amena. Por lo tanto, el académico espera que ocurra la misma situación con Boric.

Impacto de su triunfo en Chile

Según Felipe Vergara, analista político de la Universidad Andrés Bello (UNAB), no va a existir un impacto en los distintos ámbitos del quehacer nacional. Sin embargo, piensa que su triunfo puede ser un termómetro para las próximas elecciones presidenciales, “pero puede ser de doble cara, porque no va a ser fácil su gobierno y si en estos dos años que quedan aún para la elección se empieza a desplomar todas sus propuestas y se genera incumplimiento, obviamente eso perjudica al que sea candidato de extrema derecha en Chile, y al contrario si logra avanzar y ser exitoso, se puede eventualmente replicar ese modelo económico, pero es complejo”.

Asimismo, señala que este tipo de gobierno son cortos y “no duran más de cuatro o cinco años y no salen necesariamente bien posicionados inmediatamente, y esto a veces complica cualquier afinidad (…) Además su modelo libertario en el caso de Milei no calza mucho en aspectos valóricos con el modelo que plantea la extrema derecha chilena”.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios