Inicio » Facts » Equipo

Fake News o desinformación: ¿Cómo han impactado y afectado a la política?

Análisis de este fenómeno, las causas por las que se da y cómo ha afectado la credibilidad pública.

Durante el martes, la ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, partió en un viaje de cuatro días, que tendrá como finalidad el entender cómo combatir la desinformación, que algunos llaman Fake News, para proteger de paso a la democracia.

Ana María Castillo, Profesora Asistente de la Facultad de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile y Directora Núcleo Inteligencia Artificial y Sociedad, indicó que es mejor llamar al término como desinformación, porque las “noticias falsas” han sido usadas en el mundo para desprestigiar al periodismo, sobre todo desde el sector político, refiriéndose a que estas pueden detectarse con las siguientes tácticas:

“En primer lugar, podemos hablar de la detección a través de herramientas informáticas de grandes masas de contenidos automáticamente generados, los llamados bots, que operan en redes sociales”, dice la experta.

“También, por supuesto, hay sistemas periodísticos, que se relacionan con el chequeo y verificación de información, cuyos ejemplos existen en medios tradicionales, pero fundamentalmente en organizaciones periodísticas que surgen específicamente ante la avalancha de información periodística mal elaborada”, explica Castillo.

fake-news-1

Por último, se puede destacar el siguiente mecanismo según la directora, para que las personas puedan chequear la información antes de compartirla:

• Estar alerta ante todo tipo de contenido que tenga apariencia periodística, pero que solo circule a través de repetidores y no exista en ningún medio o cuyas fuentes no se puedan trazar.

Como complemento, Valentina de Marval, académica Facultad de Comunicación y Letras UDP, establece que “hay varias formas de poder detectar las fake news, pero a veces requiere talleres o capacitaciones previas. A priori lo que se puede sugerir, es que en primer lugar se dude de todo mensaje que se afirme como un hecho y no venga respaldado”.

Por otro lado, de Marval aconseja estar atento a los siguientes patrones:

• Se debe diferenciar cuando se entrega un mensaje intencionado en la política y que no vaya acompañado de datos.
• Estar atento a las cadenas de WhatsApp, las cuales, si dicen “reenviado muchas veces” o no tiene fuentes de información, se debe dudar de su procedencia.
• Se debe cuestionar todo: reacciones incoherentes y faltas de ortografías reiterativas.
• Aun así, para la experta esto no es suficiente, porque las autoridades deben sugerir planes de acción para ayudar en este proceso.
• Es por eso, que se debe remontar desde cero y mejorar la alfabetización mediática y digital.

¿Las Fake News son imparables?

Pedro Santander, director grupo de investigación de RRSS ‘Demoscopia Electrónica del Espacio Público’ (DEPP), PUCV, explica que es posible frenar las Fakes News, pero es difícil a la vez, puesto que la ciencia ha demostrado que la velocidad de difusión y masificación de estas noticias son seis veces mayores a lo que significa digerir una noticia normal.

“Es interesante el reciente ejemplo de lo que pasó en Brasil. En las elecciones de Bolsonaro y Lula en la segunda vuelta electoral, el Tribunal Superior Electoral sancionó al comando de Bolsonaro por el uso de Fake News, eso implicó que Lula tuviera en la franja electoral de Bolsonaro, el poder replicar”, dice Santander.

Una vez que la Fake News comienza a circular, el daño es casi imposible de revertir, para el experto. Ante su percepción, el fenómeno creció por dos hechos en específicos:

• Razones políticas.
• Factibilidad técnica, es decir, producirlas es barato y fácil, así como ponerlas en circulación. No tiene un costo de producción mayor y deja menos trazabilidad.

Cifras

Un estudio realizado por la Universidad Católica respecto a las noticias falsas más creídas desde la llegada del Covid-19 al país, reveló los siguientes datos:

• Un 66% admitió haber escuchado o visto una Fake News en internet.
• Un 23% creyó en estas.
• Y un 9% las compartió.

Ana María Castillo plantea que las noticias falsas “afectan a la credibilidad porque cuando no están claros los parámetros de la información de calidad, se confunde la opinión con el hecho y cualquiera acusa a su adversario de mentir. El quehacer periodístico sufre al dar cabida a hechos no corroborados o a otras faltas a nuestro deber como profesionales”.

Para las elecciones tanto del Plebiscito como presidenciales, el Servel fue actualizando en su página las noticias falsas que circulaban respecto a esos días, como que votaban personas fallecidas o la existencia de dos cédulas electorales.

“En este caso habría que distinguir entre una información inexacta o descontextualizada de aquellas informaciones que forman parte de grandes campañas de manipulación. En ambos casos, el daño no es reversible”, asegura Castillo.

No obstante, para la experta sí es deseable que, si algún tipo de desinformación se produce en el contexto del trabajo periodístico, entonces se tenga la capacidad de retractarse y hacer visibles los hechos comprobables, evitando malentendidos que pueden agrandar la problemática a futuro.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios