Inicio » Facts » Equipo

¿Moneda única para América Latina? La factibilidad de esta propuesta, valorada por el Presidente Boric

Expertos entregan su visión ante la idea impulsada por el presidente del Senado colombiano, Roy Barreras. ¿Está lista la región para esta iniciativa?

El Presidente Gabriel Boric valoró la idea planteada por el presidente del Senado colombiano, Roy Barreras, respecto de contar con una moneda única para Latinoamérica. No obstante, aunque vio bien la propuesta, el mandatario insistió en que deben avanzar en otras materias de cooperación antes de sumergirse en una como esta.

En una reunión bilateral con el presidente de Colombia, Gustavo Petro, Boric comentó que “todas las instancias e iniciativas de integración regional que fortalezcan la cooperación entre nuestros países nos parece que apuntan a una buena dirección”.

Sin embargo, recalcó que “ahora, estos mecanismos específicos son muy complejos. En el caso europeo, si no mal recuerdo, partió con la unidad económica del carbón y el acero en 1951 y llegaron a la moneda única el 2002. Por lo tanto, son procesos de largo aliento y tenemos mucho que avanzar antes”, finalizó.

moneda-uncia-1

El euro, como tal, es la moneda de 19 de 27 miembros de la Unión Europea, entre los que se encuentran países como: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal. Croacia podría unirse el año que viene, ya que cumple con las condiciones, según lo dicho por el Banco Central Europeo (BCE).

¿Podría este sistema funcionar en América Latina?

Víctor Martínez, director ejecutivo CIES de la Universidad del Desarrollo, indica que “es muy poco probable poder establecer una moneda única en América Latina. Esto porque, para tomar una medida como esta, es necesario realizar un proceso de convergencia en algunas dimensiones macroeconómicas que se verían impactadas”.

• El experto, añade que, entre estos factores, se encuentran la “estabilidad en los precios, converger a déficit públicos pequeños, estabilidad cambiaria e intereses de largo plazo. El escenario más probable es que muchos países en América Latina no cumplan con estas condiciones, por lo que no pueda establecerse una moneda única”.

A diferencia de Latinoamérica, Martínez dice que “en Europa hubo un proceso de convergencia que requirió niveles de coordinación que América Latina no ha logrado en el pasado. Un ejemplo es que, la Unión Europea, logró una estabilidad cambiaria entre los países miembros dentro de rangos muy bajos de diferencia en un periodo de una década, después de la crisis del petróleo”, destacó.

• “Esto se logró por una coordinación cambiaría inédita entre países. En América Latina, la inestabilidad política ha ido de la mano con una política monetaria al servicio de la política. Contexto opuesto a lograr una convergencia en el corto plazo de variables macro”, aseguró.
Los efectos que tendría en la economía esta decisión

Santiago Truffa, economista y académico de ESE Business School de la Universidad de los Andes, explica que no le ve una proyección a esto, porque antes hay que hacer mayores trabajos e integraciones “a los mercados laborales, mercados eléctricos e incluso aumentar el comercio. Lo que no podría darse teniendo una única moneda con un nivel de transaccionalidad súper bajo, que no traería del todo beneficios”.

• “Europa se tomó 50 años”, insiste Truffa, “con sistema de intercambios, con políticas comunes; regulatorias, que les permitieron poder asegurar una integración profunda antes de tener una moneda en común. Aún así, muchos países tuvieron un montón de problemas, como Grecia, Portugal o España, países que tuvieron actividades fiscales que se salían de las ejercidas por los alemanes o ingleses, por ejemplo”.

El efecto que tendría para Chile

Para Martínez “Chile es un país que ha logrado controlar en el pasado sus indicadores macroeconómicos con éxito. Déficits fiscales bajos, tipo de cambio estable e inflación baja. Después de la pandemia, varios de estos indicadores empeoraron, pero aún hay confianza en que se estabilicen en el mediano plazo. Esta estabilización sería imposible con una moneda común. Además, Chile estaría más expuesto a crisis dentro de la región de lo que está hoy, lo que terminaría con más inflación, inestabilidad cambiaria y probablemente más déficit en el mediano plazo para la nación”, concluyó, aludiendo a que, antes de tomar la decisión, son implicancias que el Gobierno debiese tener en cuenta, además de la crisis interna a la que se enfrenta en la actualidad.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios