Inicio » Facts » Equipo

Propuesta sobre el fin del Senado en 2026: Posibles efectos de la medida para la democracia en Chile

Expertos y protagonistas entregan su percepción ante esta iniciativa, que genera numerosas inquietudes.

La comisión de Normas Transitorias determinará los artículos que enviarán al Pleno Constitucional la próxima semana para llevar a cabo el proceso de que el Senado se cierre en 2026 y los senadores en ejercicio deberán finalizar sus labores, pudiendo postular a los siguientes puestos una vez perdidos sus lugares:

• Diputados
• Cámara de las Regiones

Este último sería el órgano legislativo que reemplazaría al Senado, el cual se planteó como acuerdo el 25 de abril entre convencionales y seis colectivos políticos, entre los que se encuentra:

• El Partido Comunista (PC)
• El Frente Amplio (FA)
• Escaños Reservados (EE.SS.)
• Colectivo Socialista (Col. Socialista)
• Independientes No Neutrales (INN)
• Movimientos Sociales Constituyentes (MSC)

Este nuevo organismo, según lo detallado, tiene como fin llegar a acuerdos legislativos regionales, los cuales “reformen la Constitución; regulen la organización, atribuciones y funcionamiento de los sistemas de justicia, del Poder legislativo y de los órganos autónomos constitucionales; las que regulen los estados de excepción constitucional; las que creen, modifiquen o supriman tributos o exenciones y determinen su progresión y proporcionalidad, las que directamente irroguen al Estado gastos cuya ejecución corresponda a las entidades territoriales”.

fin-senado-1

Por su parte, podrán tener influencia directa en:

• La ley de Presupuestos
• Leyes que aprueben el Estatuto Regional
• Las leyes que regulen las elección, designación, competencias, atribuciones y procedimientos de los órganos y autoridades de las entidades territoriales
• Se controlarán las que establezcan mecanismos de distribución fiscal y presupuestaria
• La planificación territorial y urbanística
• La protección del medio ambiente
• Las votaciones de populares y escrutinios, además de las que implanten el derecho a la salud y vivienda.

La visión de los senadores

Jaime Macaya, senador por la región de O’Higgins, abogado y presidente de la UDI, comenta que “eliminar el Senado se suma a otras medidas que son perjudiciales para el país, porque, en este caso, implica que no habrá contrapesos reales a la voluntad de una mayoría circunstancial, no habrá diálogo, es un hecho y lo digo en experiencia personal, que en el Senado se permite por su estructura mayor conversación. No habrá revisión exhaustiva de los proyectos vistos por otra cámara”, indica, como apreciación hacia este proyecto.

Por otro lado, el presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS), también concordó ayer en que “los mandatos democráticos, cuando la ciudadanía se ha expresado en las urnas, deben ser respetados. Cuando la ciudadanía se le convoca con determinadas reglas del juego a pronunciarse en las urnas, creemos que la gente del pueblo debe ser respetada”, aseguró. No obstante, es una decisión que ya fue fijada y que el próximo 14 de junio se conversarán los últimos puntos a tratar, más allá de que los involucrados insistan en que es un proceso que vulnerará y transformará a la democracia para mal.

¿Es un proceso antidemocrático?

Gonzalo Espinoza, cientista político e investigador OBPE UDP y Núcleo Milenio MEPOP, indica que la idea de cerrar el Senado está ocurriendo porque “el Senado históricamente ha sido considerada una cámara conservadora dentro del Congreso. Leyes importantes han sido cambiadas por el Senado y el diálogo que se produce con la Cámara Baja”, estimó.

“Asimismo, tiene bastante influencia en las comisiones mixtas (tienen la misma cantidad de integrantes que los diputados con bastantes menos senadores). A mi percepción el Senado ha tenido culpa en el estancamiento de leyes sociales en Chile. Sin embargo, no es el mayor culpable. No hay que dejar de lado que muchos proyectos que fueron aprobados luego fueron desechados en el Tribunal Constitucional”, agregó Espinoza.

Por otro lado, Máximo Quitral, analista político de la Universidad Tecnológica Metropolitana, asegura que este proceso de eliminar el Senado “puede que derive en un hiper presidencialismo, no sé si autoritarismo (…) pero, si se enfatiza en el desequilibrio que se puede provocar porque el presidente tiene mucho poder, puede que la gente mire con preocupación este proyecto”, aseguró.

• Ambos expertos aseguran que el ejemplo más cercano ante esto es Perú, quienes funcionan sin Senado, pero que han tenido grandes tensiones políticas y desorganizaciones para establecer sus temáticas, ya que suele dominar la inestabilidad por sobre la democracia.

Advierten que, si este sistema no está respaldado como corresponde, entonces, al menos en Chile, no funcionará.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios