Inicio » Facts » Equipo

¿Racionamiento de agua en el sector oriente de Santiago? Las razones ante esta eventual medida

Según Escenarios Hídricos 2030, el 17% de las causas de los problemas de sequía son atribuibles al cambio climático.

racionamiento-agua-2

Las recientes declaraciones del Presidente Gabriel Boric, quien no descartó la posibilidad de un racionamiento de agua para las comunas de la zona oriente de Santiago, han provocado incertidumbre con respecto a la implementación de la medida, que podría generar un control establecido del suministro de agua en ciertas comunas de la capital. ¿Cuáles son las comunas que más consumen agua en Santiago?

Según datos de de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), las comunas de la capital con consumo per cápita diario más alto son:

• Lo Barnechea: 1.537,22 litros por cliente al día.
• Vitacura: 965,45 litros por cliente al día.
• La Reina: 913,93 litros por cliente al día.
• Huechuraba: 908,52 litros por cliente al día.
• Cerrillos: 837,72 litros por cliente al día.
• Peñalolén: 815,07 litros por cliente al día.
• Las Condes: 746,38 litros por cliente al día.

“Tenemos un problema en particular con el sector oriente, en donde no podemos descartar eventuales racionamientos de agua debido a los niveles de la crisis”, explicó el Presidente.

¿Cómo funcionaría un racionamiento de agua? Claudia Galleguillos, líder en estrategias hídricas en Fundación Chile, explica que “en Santiago nunca se ha realizado un racionamiento de agua. Sin embargo, basado en las experiencias en el resto del país, consiste en un corte del suministro de agua. No tener libre disposición sobre el uso de agua genera el acondicionamiento cultural para hacer uso del agua de manera más responsable y eficiente”.

En la imagen, el parque Bicentenario de Vitacura tomó la medida de secar áreas verdes, como una medida para ahorrar agua:

racionamiento-agua-1

Galleguillos destaca que “la situación del agua en el país es crítica desde hace años. Los datos científicos nos alertan de que desde el año 2000 que existe una sequía meteorológica constante en el tiempo. En el año 2015 se comenzaron a sentir los efectos de esa sequía. Hoy estamos viviendo una crisis profunda, no es un fenómeno pasajero. Por ello, es sumamente necesario poner esta temática como prioridad, ya que del agua depende el desarrollo”.

Según World Resources Institute, ONG dedicada a la investigación para la administración sostenible de los recursos naturales, desde 2015, Santiago es una de las 18 cuencas del mundo con mayor riesgo de llegar al “día cero”, concepto que representa la fecha en que un territorio no cuenta con la suficiente agua para satisfacer las necesidades de la población.

“A través de estudios que hemos realizado, nos hemos dado cuenta de que muchas de las aguas que han sostenido el consumo humano en los últimos años provienen de convenios que se han realizado entre empresas sanitarias y agricultores, para que así se pueda disponer de las aguas que estaban contempladas para la agricultura. Casi todas esas aguas son subterráneas. De hecho, en la cuenca de Santiago estamos extrayendo un 35% más de aguas subterráneas de las que el sistema tiene capacidad de reponer”, explica Galleguillos.

Según el estudio “Gobernanza desde las cuencas: institucionalidad para la seguridad hídrica de Chile”, realizado por Escenarios Hídricos 2030, el 17% de las causas de los problemas hídricos son atribuibles al cambio climático, el que se ve reflejado en el déficit de lluvias y el aumento en la temperatura. En tanto, el 83% restante de dichas causas son provocadas por acciones e intervenciones del hombre.

Por su parte, Gabriel Cales, consultor en gestión hídrica explica que “el tema más relevante con respecto al racionamiento hídrico es cuándo se aplica. En Chile podría ser tarde para la aplicación de este tipo de medida, ya que son años de mala gestión. En la actualidad, las empresas sanitarias están obligadas por ley a darle continuidad al suministro, por lo que intentarán aplazar lo máximo posible el racionamiento, ya que con esa medida podrían estar expuestas a sanciones ante la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Según la Dirección General de Aguas (DGA), para 2015, la demanda hídrica de agua potable en sectores urbanos en la Región Metropolitana era de 660 mil milímetros cúbicos al año, mientras que para 2040, se proyecta que la demanda aumente a casi 842 mil milímetros cúbicos.
Finalmente, Cales destaca que “a partir de la situación actual, basta con que un grupo de agricultores decidiera dar prioridad a sus negocios para golpear fuertemente el suministro de agua. En Chile no hay una institucionalidad que regule estos parámetros, sino que queda en manos de la buena voluntad de ciertas personas”.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios