Inicio » Facts »

Reforma Tributaria y clase media: ¿Afectará a este grupo la reestructuración planteada por el Gobierno?

Expertos precisan cómo se podrían cuantificar sus consecuencias y entregan información sobre los aspectos a tener en cuenta.

El pasado viernes el Gobierno presentó la Reforma Tributaria con la cual pretende recaudar 4,1% del Producto Interno Bruto (PIB), en cuatro años. Diversas críticas han surgido sobre quién pagará esta reforma, el ministro de Hacienda Mario Marcel, respondió que “la clase media no la costeará”, ya que está “concentrada en los sectores de mayores recursos”. Pero ¿qué dicen otros expertos?

El economista del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales (OCEC UDP), Cristóbal Gamboni, menciona que sin duda lo harán las personas de ingreso más altos, pero “hay que recordar que el Gobierno plantea recaudar de varias maneras”, y la medida de disminución de la evasión y eliminación de extensiones: “Es la de más importante recaudación”, según el experto.

• “Ahí se van a tocar a la clase media como por ejemplo el tema del Decreto con Fuerza de Ley 2 (DFL2 y viviendas calificadas como más económicas) y el crédito hipotecario”. Además, Gamboni señala que también habrían medidas que repercutirían a las pymes como la “reducción de la renta presunta y cambio en los fondos de inversión”.
• En esa misma línea, el economista añade que “hay que sumar todo lo que tiene que ver con evasión y extensión, como cuando se habla de evasión del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), ya que los más afectados, son los que están en el comercio informal y quienes más recurren a este tipo de comercio, no son las personas de mayores ingresos, sino los de estratos más bajos, mujeres y jóvenes”.
• En conclusión, Gamboni afirma que “todo lo que tiene que ver con el impuesto a la renta efectivamente lo van a pagar los de mayores ingresos, pero lo que tiene que ver con disminución de evasión y extensiones, lo más probable es que sea una carga generalizada en toda la población, y no solamente en los de mayores ingresos (…) no diría que es un cambio inocuo para la clase media, sobre todo para los que quieren adquirir una vivienda o quieren complementar con el arriendo de un inmueble”.

Reforma-Tributaria-1

Para Víctor Martínez, economista y director del Centro de Investigación de Empresa y Sociedad de la Universidad del Desarrollo (CIES UDD), “la definición de clase media es muy ambigua”, pero señala que “la mayoría de las personas que ganan salarios medios, y que tienen capacidad de ahorro en algún momento, prefieren u optan por ahorrar en vivienda en vez de ahorrar en otros sistemas más riesgosos (…) por lo que generalmente compra una casa, y la arrienda, por lo que esta modificación y cualquiera que gire en torno a arriendos, les afecta”.

Los ejes

Algunos de los pilares que abarca la reforma tributaria según la presentación de la propuesta del ministro Marcel, están enfocados en:

• Impuesto a la renta: “Más del 97% de los contribuyentes mantendrán su carga tributaria, incluyendo el 75% de personas que se encuentran en el tramo exento del impuesto a la renta”. De esta manera, el subsecretario de Estado explicó, que sólo el 3% de las personas deberá pagar más tributos y subirán las tasas marginales de las personas que obtienen ingresos imponibles mensuales de más de $ 4 millones y la tasa máxima pasa del 40% al 43%. Además, señaló que en cuanto al impuesto que pagan las grandes empresas, se establecerá como régimen general un sistema semi-dual, reemplazando el actual sistema semi integrado.
• Impuesto a la riqueza: Según la información entregada por el Gobierno, se aplicará a 6.300 personas, “que no haya exenciones de bienes para evitar la erosión de la base imponible y que existan reglas claras y simples para la valoración del patrimonio”. La recaudación esperada con esta medida es de 0,5% del PIB.
• Arriendos: El proyecto crea una exención que permite deducir de la base imponible del impuesto global complementario los gastos por arriendo que se incurran, con un tope de $450.000 al mes. Además, “todos los ingresos generados por arriendos de inmuebles estarán gravados con impuestos, eliminando la exención otorgada a los DFL2”, y se añade que “se limita la deducción de intereses que provengan de créditos hipotecarios a solo uno de ellos, en aquellos casos que una persona tenga dos o más créditos hipotecarios que generan intereses”.
Según detalló el ministro Marcel respecto a estas modificaciones:
• El impuesto por arriendo, no afectará a aquellas propiedades “en las que uno habita”, sino que a los “ingresos por arriendo y siempre que sean superiores a $770 mil”.
• En esa misma línea, señaló que en el caso de los adultos mayores que tienen ingresos por concepto de arriendo de una segunda vivienda, “si el ingreso es menor a $770 mil, no le va a corresponder pagar impuesto, y si le reporta un ingreso algo mayor, será solo sobre el margen”.
• Respecto al impuesto a la riqueza, el secretario de Estado mencionó que “afectará a quienes tengan una renta mayor a $4.030.000”, de la siguiente manera:
• Entre los $4.030.000 y los $5.181.000, subirá de 23% a 26%.
• Entre $5.181 y $6.331.000 subirá de 35% a 40%. Y para quienes ganan más de $8.057.000 subirá de 40% a 43%.

Lo que hay que tener en cuenta:

• El impuesto a la riqueza: “Lo que dice la experiencia en otras partes del mundo es que nunca recaudan lo que prometen”, dice Gamboni. Esto se debe según el experto a factores distintos “porque existen figuras tributarias dentro del marco de la ley que permiten a las personas de altos patrimonios poder operar desde fuera del país, o poder realizar sus operaciones desde el extranjero y así no tener que pagar ese impuesto (…) entonces no es un impuesto efectivo y hay un riesgo de que estos capitales se vayan del país”.
• Gamboni también menciona que el “cambio tributario tiene efectos indirectos que pueden ser grandes o pequeños, pero hay que saber el detalle del proyecto de ley para conocerlos”. Sin embargo, precisa que “si tenemos un impuesto más alto a las rentas, se espera que haya una pérdida de productividad en el empleo, sobre todo para los que tienen tramos más altos”.
• Víctor Martínez coincide con Gamboni respecto al impuesto a la riqueza, y señala que “a pesar de que pongan tasas altas, no se logra recaudar todo lo que se estima recaudar por varios factores: primero porque la riqueza se mueve de un lugar a otro entonces en el momento que aviso que voy a gravar se empieza a mover y segundo porque es muy difícil gravar la riqueza”. Es por esto, que según el experto, la mayoría de los países de la OCDE, optaron por quitar este impuesto, ya que es difícil de monitorearlo y poco eficiente.

Más sobre Facts

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios