Inicio » Feng Shui » Equipo

¿Cómo armar una oficina en la casa con Feng-Shui?

Un correcto orden de los elementos hará que la energía fluya y haga de nuestro trabajo una actividad entretenida y eficiente.

Hoy en día es cada vez más común trabajar en casa, lo cual resulta muy ventajoso. No sólo se puede trabajar al ritmo que uno quiere, sino que también se tiene un mayor control del ambiente en donde se trabaja. Uno puede elegir en dónde se va a sentar, el tipo de iluminación, la forma del escritorio, etc. Esto nos da la oportunidad de diseñar nuestra propia oficina para mejorar nuestra productividad y eficiencia, para así lograr buenos resultados. Todo lo que se encuentre en su oficina debe actuar a su favor y no en su contra. Recuerde que todos los objetos que colocamos afectan sobre el flujo del chi en un lugar.

Lo ideal para una oficina en casa es crear un ambiente estimulante de trabajo, no estresante. Debe ser un lugar donde se trabaje a gusto e inspirado, por lo cual debe elegir elementos de decoración que estimulen la energía yang o activa en conjunto con elementos yin o más calmados y tranquilos, que inviten a la concentración.

Muchas personas utilizan el dormitorio como lugar de trabajo, pero de acuerdo con los principios del Feng-Shui, resulta difícil crear un ambiente que sea apropiado tanto para trabajar como para dormir dadas sus características opuestas que son la producción versus el descanso.

Oficina casa

Foto: Juan Francisco Somalo

Lo ideal para una oficina en casa es crear un ambiente estimulante de trabajo.

El Feng-Shui recomienda utilizar una habitación exclusivamente como oficina o bien instalar el lugar de trabajo en un sector de la sala de estar. En caso de no ser posible, se aconseja tener lo más ordenado posible el dormitorio, sin tener papeles, cuentas o libros arrumados, ya que intranquilizan el lugar a la hora de descansar, creando una preocupación constante por cosas o tareas pendientes por hacer. Lo ideal es no tener el trabajo a la vista a la hora de dormir.

Lo más importante en Feng-Shui es la orientación a la cual uno mira al trabajar. Esta orientación es calculada de acuerdo a la fecha de nacimiento de la persona, con la cual se determinan sus orientaciones favorables de trabajo. En relación a este cálculo uno decora, ordena el espacio y dispone los elementos del escritorio de acuerdo a la energía de la persona.

La dirección en la que uno esté orientado, nos pondrá en contacto con una determinada energía que influirá en nuestra forma de trabajar. Estas orientaciones nos ayudan a estar más activos, concentrados y capaces de poner en práctica nuestras ideas. Una orientación favorable puede marcar la diferencia entre una atmósfera productiva, creativa e inspiradora que nos ayudará a lograr nuestras metas, y otra que es frustrante y poco motivadora. Una ubicación desequilibrada para la energía de la persona, puede causar perturbaciones que propicien malas decisiones, falta de rendimiento, malas gestiones, problemas de reconocimiento y problemas en las finanzas.

Otro punto a considerar es mantener nuestros lugares de trabajo ordenados, ya que al ordenar tu espacio, también ordena tu mente. Puedes, literalmente, ver con mayor claridad tus objetivos y desafíos. Armonizar o convertir los espacios de trabajo en lugares más equilibrados o placenteros, evita distracciones, la sensación de mucho trabajo pendiente en tu oficina y optimiza tus recursos para tenerlos a la mano. Es por esto que es necesario ordenar, ya que la organización de nuestro entorno físico refleja realmente lo que pensamos de nosotros mismos, lo que experimentamos y de nuestra relación con la abundancia. Si tienes, por ejemplo, tu escritorio desordenado y atiborrado de papeles y carpetas, lo más seguro es que tengas un flujo estancado en tus finanzas y proyectos de trabajo. La solución es simple, ordena estratégicamente tu lugar de trabajo para que las cosas fluyan.

Para tener un espacio adecuado para trabajar es también necesario considerar varios elementos funcionales y decorativos que influyen en el desarrollo y eficiencia de nuestro trabajo como son el escritorio, la silla, la iluminación, las plantas, los accesorios y mobiliario en general. Un correcto orden de estos elementos hará que la energía fluya ordenadamente y haga de nuestro trabajo una actividad entretenida y eficiente.

Bibliografía:

1)  Práctico Feng-Shui, de Simon Brown, editorial Albatros Saci.

2)  Feng-Shui, La armonía con el entorno, de María Jesús del Águila Castro, editorial El Ateneo.

Más sobre Feng Shui

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X