Inicio » Feng Shui » Equipo

¿Qué considerar para tener una oficina en la casa?

De acuerdo al Feng Shui, para un armónico desarrollo del trabajo en una oficina es necesario considerar varios elementos funcionales y decorativos.

Para un armónico desarrollo del trabajo en una oficina es necesario considerar varios elementos funcionales y decorativos a la hora de ordenar un espacio de trabajo, según el Feng Shui.

El escritorio

El escritorio es el elemento más importante en la decoración de una oficina. La energía chi en el ambiente de trabajo se ve afectada no sólo por el escritorio mismo, sino también por la forma de organizar los elementos que se utilicen sobre él. Tanto él como sus accesorios influyen en la productividad del trabajo. A su vez, el escritorio influye en quien lo utiliza, debido a que afecta a la energía chi de la persona que trabaja en él, determinando la calidad del trabajo y la manera en que se siente mientras trabaja.

Oficina casa

Foto: José Luis Rissetti

Lo importante en este caso es tener un escritorio de una forma óptima de acuerdo al tamaño de la habitación o del lugar donde se ubique.

Un escritorio grande ayuda a sentirse honorable y poderoso. También crea la impresión que se cuenta con espacio suficiente para expandirse. A nivel mental hace que se incremente nuestra confianza y nos ayuda a sentirnos capaces de asumir más trabajo sin estresarnos y a ser más ambiciosos. En cambio, un escritorio pequeño, además de no tener espacio suficiente para ordenar nuestros materiales de trabajo, nos da la sensación de opresión y de que uno no tiene a dónde ir.

Lo importante en este caso es tener un escritorio de una forma óptima de acuerdo al tamaño de la habitación o del lugar donde se ubique. Se recomienda que tenga un diseño cómodo y funcional, con el fin de ordenar los accesorios necesarios para el trabajo. La manera en cómo están distribuidos los objetos sobre el escritorio, tendrán una influencia sobre la manera en que uno se siente mientras trabaja. Si se llena de papeles, revistas sin leer y amontonamiento de objetos en general, nos resultará difícil ser ordenados y eficientes. Por esto es necesario tener lugares donde poder organizar y guardar las cosas. En la actualidad, mantener un escritorio ordenado y despejado no debería constituir ningún problema, ya que los computadores portátiles nos permiten trabajar con mucho menos volumen de papel.

No es recomendable tener un escritorio donde uno quede con las piernas entre cajoneras que se ubican en los costados. Esto, además de no poder generar una mayor movilidad, crea una opresión, limitación y cansancio en la postura a la hora de trabajar durante largas horas.

No está de más decir que el escritorio debe estar en óptimas condiciones, como por ejemplo, sin trizaduras en caso que tenga vidrio, que no cojee, que los cajones laterales abran fácilmente, sin tener que luchar para abrirlos, que la madera esté en buen estado, sin hoyos que delaten su antigüedad. También se sugiere no tener cables a la vista, que además de afear el espacio y crear accidentes al tropezarse, invitan al desorden. Es mejor canalizar los cables a través de una canaleta legrand que queda oculta al costado del muro.

 

La silla

La silla del escritorio es de gran importancia para la salud de las personas al momento de trabajar. Una silla con un respaldo alto y cómodo invitan a tener una buena postura corporal donde la espalda descansa y obtiene un buen apoyo. Es de vital importancia orientarse hacia un punto de la habitación donde uno pueda ver la puerta de entrada de la oficina. En caso contrario invita a que sucedan cosas a sus espaldas en el trabajo.

Una ventana en la espalda no es aconsejable dado a la vulnerabilidad que se crea al no tener un apoyo sólido que genera un muro. Para remediar este problema, se aconseja utilizar un respaldo alto y colocar una cortina, que puede ser transparente como un roller o visillo, que permita la entrada de luz.

Es importante orientar la silla hacia una dirección favorable de acuerdo a la propia energía de la persona y preocupares de tener frente a uno elementos inspiradores como paisajes agradables, un bonito cuadro, fotos alegres, un diario mural, un arreglo floral que influyen positivamente en nuestra mente en el desarrollo de nuestro trabajo.

En resumen, para sentirnos bien, es necesario orientarse a una dirección favorable de acuerdo a nuestra energía personal, para atraer la prosperidad y la buena suerte, trabajar en un espacio cómodo y funcional que nos permita organizar nuestro espacio de manera de tener las cosas a mano, bien organizadas, para así ser más eficientes y productivos a la hora de crear y desarrollarnos en nuestro trabajo.

Bibliografía:

1)  El libro del Feng-Shui, de Simon Brown, editorial Javier Vergara Editor.

2)  Guía completa del Feng-Shui, de Gill Hale, editorial Grijalbo.

Más sobre Feng Shui

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X