Inicio » Feng Shui » Equipo

Feng-Shui para el dormitorio de los niños

Los dormitorios de los niños son un desafío para el Feng-Shui, ya que a menudo tienen que cumplir dos funciones contrapuestas: dormir y jugar.

En el dormitorio de los niños es especialmente importante crear un clima acogedor y sereno, así como seguro y protector, para que se tranquilicen y descansen.

Las camas deben ser cómodas, de un tamaño adecuado para los niños y los cantos de los respaldos deben ser redondeados para así evitar accidentes. Así mismo, se recomienda el empleo de materiales seguros, sanos y naturales, además de una ventilación periódica de la habitación.

Es importante preocuparse de la decoración ya que puede crear una sobreexcitación e hiperactividad, que les dificulte quedarse dormidos o tener sueños reparadores. Generalmente, los dormitorios de los niños son un desafío, ya que a menudo tienen que cumplir dos funciones contrapuestas: dormir y jugar.

Feng Shui para Niños

Foto: DecoracionCasa

El Feng Shui en la pieza de los niños.

El Feng-Shui recomienda que los dormitorios estén separados de las áreas de juego o de estudio. En caso contrario es necesario hacer una separación virtual con muebles o receptáculos, en los que puedan guardarse los juguetes o los elementos de estudio al terminar de utilizarlos. Si por alguna razón no fuera posible hacer estos cambios debido a que el dormitorio es muy pequeño, se sugiere mantener fuera de la vista de los niños al ir a dormir los juguetes de acción o las tareas pendientes por hacer.

Es fundamental para el flujo o circulación de la energía chi, no sobrecargar los dormitorios con juguetes, colores brillantes, figuras de acción o imágenes de actividad, pues ayudarán a los niños a mantenerse despiertos y activos, con dificultades para poder relajarse y dormir. Todo objeto que indique actividad contribuye a hacer más yang o despierta una habitación que está destinada al descanso o a una actividad yin.

Para evitar la acumulación y el estancamiento del chi es importante renovar los objetos de decoración, según los cambiantes intereses de los niños, sacando los que ya no usan y reemplazándolos por cosas nuevas. Del mismo modo, para facilitar el crecimiento equilibrado de la persona, el Feng-Shui recomienda que la habitación crezca en la misma medida que lo hace el niño, en cuanto a los objetos e imágenes que contiene.

En estos dormitorios de niños, a diferencia de los de adultos es muy recomendable la presencia de fotos de familia cerca de la cama, que puedan transmitirles amor y seguridad. Así mismo es esencial que se sientan inmersos en un ambiente positivo, con elementos que favorezcan la autoestima, la confianza, la protección y la serenidad. Hay que evitar las imágenes que transmitan violencia, pesimismo o miedo, porque generan una energía negativa (Sha chi) que afectan directamente al desarrollo de los niños. El dormitorio debe tener imágenes positivas y agradables que permitan a la mente estar en armonía y tener tranquilidad. Las orientaciones de cama como también las imágenes o decoración deben responder al tipo de energía personal que tiene cada niño, determinada por su fecha de nacimiento, en cuanto a aspiraciones, deseos, propósitos y necesidades que tenga. Se ordena con Feng-Shui el espacio de acuerdo a su Mingua o energía personal.

Bibliografía:

1)  El Feng-Shui en 10 sencillas lecciones, de Jane Butler-Biggs, editorial Javier Vergara Editor.

2)  Feng-Shui, La armonía con el entorno, de María Jesús del Águila Castro, editorial El Ateneo.

Más sobre Feng Shui

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X