Así ve la teología a Dios: Una descripción detallada de sus características

Enumera una serie de atributos naturales y morales del Supremo Creador del Cielo y de la Tierra.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Para la Teología cristiana occidental, Dios es el Creador del Cielo y de la tierra, el Supremo Hacedor responsable también de la creación del Hombre a su imagen y semejanza, y un Padre en la más elevada acepción del término. La creación del mundo, según la Biblia, fue estropeada por el Pecado Original y la desobediencia del género humano, no obstante, Dios aún brinda un destello de Sus obras y al considerar la inmensidad de la creación, su complejidad, belleza y orden implícitos, sus criaturas pueden tener una sensación de Su infinita majestuosidad y grandeza.

Dios, según el artista renacentista italiano Miguel Ángel.

Dios, según el artista renacentista italiano Miguel Ángel.

En la Biblia Dios es llamado con diversos nombres o apelativos. Es llamado Yahvé –que quiere decir “Yo Soy el que soy”- lo cual alude al Dios Eterno, que existe independientemente de cualquier otro ser (Éxodo 3:13,14). También es llamado “Elohim” (“El Fuerte” o “Divino; Génesis 1:1); “Adonai” (“Señor; Éxodo 4:10,13); “Elyon” (“El Altísimo” o “El más Fuerte”; Isaías 14:20); “Roi” (“El Fuerte que ve”; Génesis 16:13); “Shaddai” (“Todopoderoso Dios”; Génesis 17:1); y “Olam” (“Dios eterno”; Isaías 40:28).

En la ciencia, Dios es la Primera Causa; en la religión, el Padre universal y amante; y en la filosofía el único ser que existe por sí mismo, que no depende de ningún otro ser para existir, sino que magnánimamente les confiere realidad de existencia a todas las cosas y todos los otros seres.

Así las cosas, los teólogos han establecido que Dios posee diversos atributos o cualidades, que se definen a partir del atributo divino esencial, esto es, la perfección característica de Dios, perteneciente al ser divino y capaz de ser manifestado a todas sus criaturas.

1200px-Schnorr_von_Carolsfeld_Bibel_in_Bildern_

Los atributos de Dios, según los teólogos, se dividen en atributos naturales y atributos morales. Entre los primeros se cuentan los siguientes:

-Es Único: Dios es uno, lo cual significa que no solo no hay otro, sino que también es el único en poder suplir las necesidades más profundas y anhelos del ser humano. Sólo Él es digno de nuestra adoración y devoción (Deuteronomio 6:4). Dios también es espíritu (Juan 1:18; 4:24), pues no es material ni está limitado a las condiciones de la existencia material.

En Éxodo 20:4-5 Dios le dice al pueblo de Israel que no tolerará el culto a falsas divinidades: “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso…”

-Es Eterno: Dios no tuvo principio y Su existencia no tiene fin, es inmortal e infinito (Deuteronomio 33:27; Salmos 90:2; 1ª Timoteo 1:17). Partiendo de la base de que la eternidad se define como “un indivisible presente que dura siempre”, Dios, como atributo identificado con su Ser Infinito, tiene “la posesión perfecta y simultáneamente total – sin principio, ni fin y sin mutación- de la infinita vida divina”. El Nuevo Testamento (Apocalipsis 1:8) presenta a Dios como “el que es y que era y que ha de venir”.

-Es Inmutable: Dios es inalterable, es absolutamente digno de confianza y fidedigno (Malaquías 3:6; Números 23:19; Salmos 102:26,27). Dios no puede cambiar su naturaleza y no puede cambiar su conducta, porque todo lo que cambia es porque pierde algo que tenía o adquiere algo que no tenía; Dios es el puro ser sin límites ni composición, por tanto no puede perder nada de lo que tiene ni puede adquirir nada nuevo.

Dios paradise

-Es Incomparable: no hay nadie como Él en obras o existencia; es inigualable y perfecto (2ª Samuel 7:22; Salmos 86:8; Isaías 40:25; Mateo 5:48).

-Es Inescrutable: Dios no tiene límite, no se lo puede llegar a conocer por completo; es insondable (Isaías 40:28; Salmos 145:3; Romanos 11:33,34).

-Es Omnipresente: Dios siempre está presente, en todas partes (Salmos 139:7-13; Jeremías 23:23). Dios es inmenso, no tiene medida ni extensión, ni está sujeto a las limitaciones que el espacio impone. Siendo Dios un Espíritu Infinito, penetra todo espacio, está presente con toda plenitud de su Ser en todos y cada uno de los lugares existentes y posibles.

La Biblia precisa que Dios está en todo lugar por exigencia de su propia inmensidad, pero que “mora” especialmente en “los cielos de los cielos” (1 Reyes 8:27), como lugar inaccesible desde el que ejerce su soberanía y supervisión universal; en el Templo de Jerusalén; y en el propio creyente cristiano (de acuerdo con Juan 14:24; Romanos 8:11; 1 Corintios 3:16, 6:19; Efesios 2:21).

-Es Omnisciente: Dios conoce todo el universo creado – materia y espíritu – en su inmensidad inconcebible, complejidad y minuciosidad de sus partes. Dios conoce tanto lo posible como lo real y existente; Dios conoce el pasado, presente y futuro, aún lo que estamos pensando en cualquier momento; y puesto que conoce todo, Su justicia siempre será administrada imparcialmente (Salmos 139:1-5; Proverbios 5:21).

Dios lo sabe todo y su conocimiento es perfecto. Dios ve el futuro, pero no lo fija o determina para el hombre; y aunque Él sepa de antemano de qué manera empleará una persona su libre albedrío, no significa que influirá en la elección de este.

Dios II

-Es Omnipotente: Dios tiene poder absoluto sobre todas las cosas. La omnipotencia de Dios es aquella perfección divina por la cual Dios puede, por el mero ejercicio de su voluntad, realizar todo cuanto Él resuelve llevar a efecto (Salmos 115.3). La cuestión no es lo que Dios puede hacer, sino lo que Él quiere hacer. Dios es la Causa Primera, Absoluta, Infinita, Necesaria y Suficiente, de todo cuanto tiene razón de ser. Por la creación, conservación e intervención de todo lo que existe y sucede, todo el ser de todos los seres creados es efecto de la causalidad divina (Hechos 17:25, 28).

La omnipotencia de Dios significa dos cosas: Su libertad y poder para hacer todo lo que es consecuente con su naturaleza (“Porque nada hay imposible para Dios”, según está escrito en Lucas 1:37); y su control y soberanía sobre todo lo hecho o que puede ser hecho.

De este modo, Dios es soberano y es supremo; toda Su creación junta no puede impedir Sus propósitos (Salmos 93:1; 95:3; Jeremías 23:20).

alovinggod

Los atributos morales de Dios, en tanto, según los teólogos, son los siguientes:

-Dios es Amor: El Nuevo Testamento dice que “Dios es Espíritu” (Juan 4:24), ¨Dios es Luz¨ (Juan 1:5) y “Dios es Amor¨ (Juan 4:8,1). Dios ama todo lo creado y en el creyente, su semejanza (Romanos 8:29; 1 Juan 3:2). Dios es Amor, pero aborrece con todo el ímpetu de Su santa voluntad únicamente el pecado. Y a través de la Divina Providencia Dios crea e influye en el universo, en especial la Tierra, para el socorro de la humanidad.

-Dios es Justicia: Dios es justo, no puede y no va a pasar por alto la maldad; es debido a Su rectitud y justicia que Jesús tuvo que experimentar el juicio de Dios. Los pecados de la Humanidad fueron puestos sobre Cristo para que de esta manera fuéramos perdonados (Éxodo 9:27; Mateo 27:45-46; Romanos 3:21-26).

En el salmo 89:14 se dice respecto de Jehová: “Justicia y juicio son el cimiento de tu trono”. La justicia divina es santidad en acción, es poder salvador victorioso, es la santidad de Dios manifestada en el trato justo con sus criaturas, cuando perdona al penitente, cuando salva, libera, castiga o juzga a su pueblo, cuando proporciona la victoria a la causa defendida por sus siervos fieles y cuando justifica alguna acción del hombre.

Dios es imparcial, no hace distinción de personas en el sentido de mostrar favoritismo (Deuteronomio 32:4; Salmos 18:30).

Dios

-Dios es Verdad: Dios es el “único Dios verdadero” (Juan 17:3), el único que merece ese nombre y responde al concepto genuino de verdadero Dios. Dios no sólo es verdadero, sino que es la misma verdad. Por eso no puede ser autor del pecado, porque el pecado es la mentira radical.

En la Biblia Jesús dice “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”. Y como el objeto del entendimiento es la verdad, Dios puede ser conocido por el hombre (en la medida que Él se nos revele), y como Dios es Verdad infinita no puede ser comprendido por ningún ser creado (Romanos 11:33).

-Dios es Sabiduría: La Sabiduría de Dios es una combinación de su omnisciencia y omnipotencia. Dios hace siempre lo que corresponde, de la manera correcta, en el momento oportuno. En las Sagradas Escrituras se dice del Señor: “Bien lo ha hecho todo”.

-Dios es Santo: La santidad de Dios significa la absoluta pureza moral; Dios no puede pecar ni tolerar el pecado (Éxodo 25:11; Josué 24:19; Salmo 5:4; Isaías 6:3; Lucas 1:49; Santiago 1:13; Apocalipsis 4:8) y está separado de toda corrupción moral y es hostil a ella.

La raíz etimológica del vocablo “Santo” es “separado” o “apartado”. Dios está separado del hombre en naturaleza y carácter: Dios es perfecto, el hombre imperfecto; Dios es divino, el hombre humano; Dios es moralmente perfecto, el hombre es pecador. Cuando los serafines describen el resplandor del que se sienta en el trono, exclaman: “Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos” (Isaías 6:3).

Sólo Dios es Santo en sí mismo y el hombre santifica a Dios cuando lo honra y reverencia como ser divino (Números 20:12; Levítico 10:3; Isaías 8:13). Cuando Dios es afrentado por el ser humano cuando éste viola sus mandamientos, se dice que los hombres “profanan” su nombre, lo cual es lo opuesto de santificarlo (Mateo 6:9).

CreacionAdan_MiguelAngel070317

Resumiendo todo lo anterior puede afirmarse que Dios es omnipotente, infinito, justo y eterno, el único ser estacionario, autocontenido e inmutable en la totalidad del universo de los universos, que no tiene exterior, más allá, pasado ni futuro. Dios es inmutable, inescrutable y omnisciente, el ser de autodeterminación absoluta; no hay límites a sus reacciones en el universo, salvo aquéllas que son impuestas por él mismo, y las acciones de su libre albedrío están condicionadas solamente por las cualidades divinas y los atributos perfectos que caracterizan intrínsecamente su naturaleza eterna. Dios se relaciona con el universo como el ser de bondad final y de voluntad libre de infinita creatividad.

Los atributos de Dios son autoexistentes y universales, pero Dios es fundamental y esencialmente AMOR, tal como revela Jesucristo en Juan 17:22-23: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios