David Bowie y el exorcismo que hizo en su casa contra criaturas demoníacas

Estaba obsesionado con lecturas ocultistas sobre defensa psíquica personal y el uso de la magia blanca para protegerse de fuerzas malévolas.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Cantante, compositor, productor y actor. Ícono musical y cultural de la segunda mitad del siglo XX. Un artista que, con discos como “Lodger”, “Heroes” y “Low”, sembró la simiente para que surgieran movimientos como la new wave inglesa. Uno de los primeros pioneros en transformar al rock en un espectáculo. Un verdadero visionario que, como un verdadero camaleón, transitó por varias fases o etapas (fue Ziggy Stardust, Aladdin Sane y el Duque Blanco) en busca de la novedad y la vanguardia.

Bowie 1

Todas esas cosas, y muchas otras, fue David Bowie, el famoso músico británico que falleció recientemente a los 69 años, después de combatir contra un cáncer fulminante. Sin embargo, muchos de sus fans ignoran que en 1975 el autor e intérprete de “Starman” y “Let’s Dance” afirmaba haber pasado por varias experiencias de índole paranormal, mientras sufría de una especie de trastorno delirante que lo llevó a pasar días enteros sin dormir, alimentándose sólo de leche y pimientos y enfrascado en lecturas ocultistas sobre defensa psíquica personal, especialmente de uno de sus libros favoritos “Psychic Self Defense” (“Autodefensa psíquica, un manual sobre cómo protegerse de ataques psíquicos”), que la escritora y ocultista británica Dion Fortune escribió en las primeras décadas del siglo XX.

Según relató Bowie en su autobiografía, escrita por el periodista Marc Spitz, sus primeras experiencias sobrenaturales las experimentó cuando visitó el castillo donde había vivido el famoso ocultista británico Aleister Crowley, que por entonces era propiedad de su amigo Jimmy Page, guitarrista de Led Zeppelin. Bowie también experimentó otras experiencias sobrenaturales en la residencia de Glenn Hughes, bajista de Deep Purple, lugar donde alojó varias veces y donde habría “sentido vibraciones malignas”.

Bowie 2

Spitz afirma que, por culpa de esas experiencias, Bowie estaba “obsesionado con el uso de la magia oculta para alcanzar el éxito y protegerse de las fuerzas demoníacas”. El cantante, de hecho, afirma que en ese tiempo “realmente caminé por otros mundos y pagué con la peor depresión maníaca de mi vida. (…) Mi psique estaba por las nubes, se fracturó en pedazos. Estaba alucinando 24 horas al día y sentía como si me hubiera caído en las entrañas de la Tierra “.

Por esa época Bowie les aseguró a sus cercanos que no sólo varios espectros vivían en la piscina de su casa de Doheny Drive, sino que un grupo de brujas planeaban fornicar con él para dar a luz al hijo del Diablo, una alegoría que según algunos el cantante tomó inconscientemente del famoso filme de Roman Polanski, “El bebé de Rosemary”, el director polaco cuya esposa fue asesinada en 1969 por el grupo satanista de Charles Manson.

Bowie 4

Si bien en 1975 David Bowie sufría una descontrolada adicción a la cocaína, una sustancia cuyo consumo en exceso puede desatar ataques de índole paranoide y delirios de tipo narcisista en donde el afectado siente la presencia de otras personas o entes que lo persiguen y atormentan constantemente, otras personas de su entorno cercano también afirmaron haber visto “cosas raras” en la casa del cantante. Angie Barnett, la primera esposa de Bowie que en ese tiempo también vivía en la supuesta casa embrujada, relató a sus amigos y familiares que en un par de oportunidades vio en el fondo de la piscina una sombra “que tenía la forma de una bestia del inframundo”.

 

Angie detalló que “me recordó a esas retorcidas y atormentadas gárgolas de las torres de las catedrales medievales. Era una criatura fea, perturbadora y malévola; Realmente me aterrorizó. Me alejé de ahí sintiéndome muy asustada y extraña. De inmediato le conté a David todo lo que había visto, tratando de estar calmada sin lograrlo del todo. David se puso blanco de terror, pero eventualmente revivió lo suficiente para pasar el resto de la noche metiéndose coca. A pesar de eso ninguno de los dos se acercó más a la piscina. Sigo sin saber qué pensar sobre lo que vi esa noche, porque contrarrestó directamente todo mi pragmatismo y mi fe diaria en la integridad del mundo “normal” ”.

David Bowie y sus esposa Angela

Bowie, ante esos sobrenaturales reportes, llamó a una ex empleada para pedirle que le consiguiera de inmediato una bruja blanca para que exorcizara la piscina de su casa y creara una especie de escudo místico purificador contra potenciales hechizos malignos. Al final fue convocada Walli Elmlark, una bruja blanca que daba clases en la Escuela de Artes Ocultas de Nueva York, y que era conocida entre artistas musicales asiduos al mundo del ocultismo, como los guitarristas Jimmy Hendrix y Robert Fripp, del grupo King Crimson (y quien tocaría la guitarra en la canción “Fashion”, que David Bowie grabaría en 1980 para su disco “Scary monsters” (“Monstruos aterradores”) ).

tapa biografía David BowieNo se tienen noticias si el exorcismo practicado por Elm Lark para ahuyentar las “fuerzas demoníacas” de la casa de Bowie logró ahuyentar a la “criatura del inframundo” que vivía en la piscina. Lo único cierto es que posteriormente Bowie abandonó esa casa para siempre (al igual que el consumo de cocaína) e incorporó esas macabras experiencia como una inspiración para su propia música, en una suerte de medida terapéutica para sublimar el miedo a lo desconocido en creatividad musical. “Uno se expone a un gran daño psicológico cuando intenta evitar la amenaza de la locura. Empiezas a acercarte a lo que más te asusta, pero sabía que mientras pudiera llevar esos miedos y excesos psicológicos a mi música y mi trabajo, estaba a salvo”, explicaría más tarde Bowie, que compondría y grabaría el álbum “Station to Station” durante toda esa época “maldita”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X