El “mutante” Jaime Galté: La vida del más grande médium de la historia de Chile

Este abogado nacido en 1903 asesoró a presidentes como Carlos Ibáñez del Campo y Salvador Allende y a la familia de la Presidenta Michelle Bachelet.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Jaime Galté Carré, quien se convertiría años más tarde en el médium más famoso deChile, nació en Santiago en 1903. A los 27 años se tituló de abogado en la Universidad de Chile, asumiendo la cátedra de derecho procesal en la Escuela de Leyes de Valparaíso y trabajando posteriormente como abogado en el diario La Nación y el tribunal de cuentas de la Contraloría General de la República. Como hijo único de padre masón, fue un destacado miembro de la Gran Logia de Chile, de la cual llegó a ser Gran Orador.

Galté

Sin embargo, este culto abogado santiaguino se haría conocido no sólo por su destacado ámbito profesional, sino que también por sus sorprendentes capacidades psíquicas. Sergio Salinas, autor de la biografía “Jaime Galté”, relata que a los 18 años Galté tuvo la primera percepción de sus capacidades paranormales.

“Su padre había fallecido tres años antes y su familia había quedado en una mala situación económica; él en su cumpleaños tuvo un sueño. Soñó que viajaba a Valparaíso y se dirigía a un hotel donde su fallecido padre lo esperaba en la habitación N° 28. Cuando se encontró con su padre éste le informó que un abogado porteño llamado Rafael de la Veau tenía títulos e instrucciones en un sobre sellado donde había, además, un reloj, una argolla y 1.900 pesos (una fortuna para la época). Cuando Galté despertó, y pese a ser un joven racional, viajó a Valparaíso y ubicó al abogado De la Veau, quien le confirmó la existencia de un sobre reservado para él. Cuando lo abrió, encontró 1.900 pesos, un anillo, un reloj y varios títulos, tal como había aparecido en su sueño”.

Salinas agregó que posteriormente “Galté conoció a Ricardo Prat Chacón, hermano de Arturo, el héroe del combate naval de Iquique, que desde 1875 pertenecía a un grupo espiritista en Valparaíso al que también pertenecía Arturo Prat. Durante esas sesiones él se hizo conocido en el puerto”.

Galté mediums

Se cuenta que cuando Ricardo Prat conoció a Galté y lo convenció de que tenía un don que debía desarrollar y poner al servicio de sus prójimos, lo invitó a una reunión mediúmnica. En aquella reunión Galté entró en trance, pidió lápiz y papel y escribió un mensaje enviado por un marinero del barco “Itata”, que se estaba hundiendo en ese mismo momento. En el mensaje el marinero revelaba la existencia de un dinero en una casa y pedía repartirlo entre la mujer que amaba y su madre. Prat y Galté intentaron comprobar el presunto hundimiento de la nave en la Gobernación Marítima del puerto, pero allí les informaron que el barco “Itata” seguía navegando sin novedad en aguas chilenas. Decepcionados, los amigos se retiraron del lugar, pero horas más tarde, al pasar frente a las oficinas del diario El Mercurio de Valparaíso vieron el siguiente mensaje: “Se acaba de hundir el Itata”. Tiempo después, comprobaron la existencia del marinero fallecido, encontraron la casa indicada por él y le entregaron el dinero a las dos mujeres.

Galté Itata

A partir de esa increíble experiencia, Galté se involucró cada vez más con el mundo espiritual y se dedicó a leer, estudiar y participar en grupos mediúmnicos. Su capacidad innata de médium le permitió “recibir” en su cuerpo a varios espíritus como un tal Mister Lowe, un filósofo y humanista que, con sus mensajes cargados de sabiduría y humanidad, deleitaba a los miembros de la Sociedad Chilena de Parapsicología que se reunían todos los domingos a estudiar los fenómenos extrasensoriales. Algunos de estos mensajes fueron taquigrafiados e incluso grabados. Los testigos que oyeron estas cintas aseguran que la voz que salía por la boca de Galté era una voz muy extraña y de marcado acento británico.

El biógrafo Sergio Salinas relata que otra de las encarnaciones que se alojaba en el cuerpo de Galté cuando este actuaba como médium fue un doctor extranjero llamado Eric Halfanne, quien en su vida terrenal había sido un médico suizo alemán que trabajó en América y falleció en Bolivia en 1906; supuestamente, a través del trance el fallecido doctor europeo se comunicaba con los pacientes que requerían sus servicios y era capaz de entregar recetas avanzadísimas para la época.

“La manera cómo se presentó por primera vez este espíritu fue bastante curiosa. Según cuenta Sonia, hija del Galté, la familia Bachelet buscó ayuda para curar a Liliana, tía de la actual Presidenta Michelle Bachelet y hermana del general Alberto Bachelet, quien a los 14 años estaba aquejada de una enfermedad renal. La familia le pidió a Galté que invocara el espíritu de su pediatra, que había desencarnado pocos meses antes. Cuando el médium entró en trance les dijo que ese médico no podía venir porque estaba ocupado en otros trabajos en el mundo espiritual, pero que otro médico vendría a ayudar. Entonces se presentó el Dr. Eric Halfanne, quien diagnosticó certeramente a la enferma y le recetó una medicina que no existía por entonces”.

La Presidenta Michelle Bachelet confirmó la verosimilitud de esta historia en el programa “Chile Secreto”, dirigido por el escritor Jorge Baradit. “Mi tía sufría por entonces una glomerulonefritis aguda, que hoy día se tratan con antibióticos, pero en esa época no existía la penicilina, porque la penicilina se desarrolló posteriormente. Este médico recetó una sulfa (…) Lo interesante es que eran unas sulfas bien modernas, porque en Chile no existían. De última generación para la época. La leyenda familiar cuenta que mi familia buscó ayuda de Jaime Galté porque él entraba en trance sentado en un sillón y comenzaba a diagnosticar enfermedades y a recetar remedios. Al parecer nunca cobraba por esos servicios, sino que lo hacía desinteresadamente”.

La presidenta de la República Michelle Bachelet y el escritor Jorge Baradit durante la emisión del programa "Chile Secreto" dedicado a Jaime Galté.

La presidenta de la República Michelle Bachelet y el escritor Jorge Baradit durante la emisión del programa “Chile Secreto” dedicado a Jaime Galté.

Se cuenta que cuando Jaime Galté entraba en trance y se “convertía” en el doctor Halfanne, escribía con una letra distinta a la suya y firmaba las recetas como el Dr. Halfanne. Lo increíble es que la mayoría de las veces sus diagnósticos eran certeros. En una oportunidad le prescribió a un paciente unas vacunas en etapas de experimentación en el Instituto Pasteur de Francia.

Galté atendía gratuitamente a cualquiera que le solicitase los servicios y nunca negó su ayuda a nadie, ni aun cuando estaba gravemente enfermo al final de sus días. Después de unos años, Galté podría trabajar mediumnicamente a distancia. Recibía el nombre de la persona enferma y sus síntomas. Se desdoblaba y se dirigía en espíritu, a la casa del paciente, acompañado del Dr. Eric Halfanne, quien era obviamente quien hacía las curas.

El fallecido escritor chileno Miguel Serrano también acudió una vez a Galté por una parálisis psicosomática y, una vez tratado, su mal desapareció. Se dice que Serrano intentó agradecerle a Galté por sus servicios prestados, ya que lo vio venir, pero luego éste desapareció de su vista en la habitación. El problema es que en ese mismo momento Galté se encontraba a muchos kilómetros de distancia.

Muchos testigos aseguran que no sólo el espíritu del doctor Halfanne se encarnó en Galté, pues a veces, cuando éste entraba en trance se sentaba al piano y tocaba con verdadera maestría obras de Chopin, pese a que no sabía tocar instrumento alguno. También se dice que pintaba y tenía visiones proféticas del futuro.

Galté Jaime

Sergio Salinas agrega que cuando comenzaron a conocerse las facultades paranormales de Jaime Galté mucha gente comenzó a contarle sus dolencias y requerir sus servicios. “Lo interesante es que principalmente la gente que lo contactaba eran connotados académicos de la Universidad de Chile, como Francisco Donoso y Brenio Onetto, y famosos políticos de la época. Jaime Galté atendió a dos presidentes de la República: Carlos Ibáñez del Campo y Salvador Allende. Galté, además, sería fundador de la Sociedad Chilena de Parapsicología”.

Salinas comenta que en la época de Galté la clase alta chilena “ocultaba su creencia o su pertenencia a este tipo de ideas (como el espiritismo). En los años 20’ o 30’, la Iglesia Católica tenía un peso súper importante. Pero Jaime Galté tenía esa capacidad de hacer convivir esos dos mundos: el mundo racional, cartesiano, positivista de la masonería; con el mundo espiritual, de una religiosidad mucho más abierta. En él cohabitan estos dos mundos que son parte de la historia chilena”.

Se cuenta que cada vez que Jaime Galté entraba en trance, sufría un gran desgaste físico y emocional, lo que fue haciendo mella en su organismo. Pese a que no sentía dolencia alguna, una vez el doctor Eric Halfanne le anunció que sufriría una enfermedad incurable: cáncer. Galté guardó el secreto de su mortal enfermedad y sólo lo anunció cuando llegó el día de su muerte, el 1 de noviembre de 1965: “Hoy es el día”, les dijo a sus cercanos. Tenía 62 años cuando falleció y dos días antes, Miguel Serrano había publicado un artículo sobre él en el diario “El Mercurio”.

Galté 3

Según Miguel Serrano, Jaime Galté no era un ser convencional, sino que un “mutante”, es decir, “personajes que nacen adelantados a su tiempo con uno o más órganos psíquicos que el resto de la Humanidad. En la evolución ellos se anticipan en siglos. Sirven tal vez, de algún misterioso modo, al avance del conjunto. A lo mejor ellos pertenecen a una Humanidad diferente. También es posible que haya más de una Humanidad.”

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X