Hester Eby, la mujer que asegura convivir con fantasmas desde hace 37 años

Esta mujer de color trabaja en The Myrtles Plantation, considerada una de las casas más embrujadas de Estados Unidos.

Guía de: Fenómenos Paranormales

The Myrtles Plantation es considerada unas de las casas “embrujadas” con mayor actividad paranormal de Estados Unidos. Emplazada sobre una centenaria plantación ubicada al norte de la localidad de St. Francisville, Louisiana, en el sur de Estados Unidos, fue construida por el general David Bradford en el sitio de un antiguo cementerio nativo americano en 1794. Escenario de al menos 10 muertes violentas, desde esa época no son pocos los propietarios y los huéspedes que han debido huir del inmueble en medio de la noche, aterrorizados por la aparición de espantosos fantasmas, los mismos que se siguen avistando hasta el día de hoy.

Hester Eby Hester Eby

 

Hace más de 37 años llegó a trabajar a la elegante casa una joven empleada doméstica de color llamada Hester Eby, quien desde el principio comprobó que cosas inexplicables –y terroríficas- pasaban en la centenaria mansión. “Desde el principio comencé a sentir unos escalofríos inexplicables en muchas dependencias de la casa y a veces sentía que era mejor no entrar a una habitación. También solía escuchar pasos y no había nadie y a veces solía oler un perfume muy dulce. Al principio, cuando empecé a trabajar en Myrtles no creía en los fantasmas, pero todo cambió cuando comencé a experimentar estos sucesos y me enteré de la trágica historia de Chloe, la niñera esclava. El juez Clarke Woodruff, quien se había casado con Sarah Matild Bradford, una de las hijas del general Bradford, era el dueño de la casa por entonces. El juez y su esposa tenían dos niñas pequeñas y otro bebé en camino cuando el juez convirtió a Chloe, una de las esclavas de la casa, en su amante, pese a que ella era la niñera de sus hijos. Aunque el juez Woodruff tenía una reputación de integridad con la ley, también era conocido como un hombre promiscuo. Eventualmente, el juez se cansó de Chloe y eligió a otra esclava de la casa como su nueva amante. Chloe pensó que con esto perdería su posición como sirvienta en la mansión y sería enviada a trabajar en los campos”.

Hester Eby Hester Eby

 

Hester Eby añadió que “un día el juez Woodruff y su esposa sorprendieron a Chloe escuchando su conversación tras una puerta. Enojado, el juez mandó a sus hombres que le cortaran una oreja a la esclava como castigo. A partir de ese momento, Chloe comenzó a usar un pañuelo verde con un pendiente sujeto a él para ocultar la oreja perdida. Esta esclava, viendo que comenzaba a perder el favor de la familia y podía ser enviada a trabajar en los campos de algodón, preparó un día un pastel de cumpleaños para la hija mayor de los Woodruff y colocó la adelfa, un veneno, en la mezcla. Su idea era que la familia se enfermara, para que sus servicios fueran de nuevo requeridos y ella pudiera cuidar de nuevo a la familia. Sin embargo, Chloe inadvertidamente roció demasiada adelfa en la mezcla de la torta y las dos hijas del juez, a las cuales Chloe adoraba, murieron en las horas después de la fiesta de cumpleaños. Ni el juez ni el bebé comieron el pastel envenenado”.

Hester Eby concluyó que “la esclava Chloe fue capturada y ahorcada en una de las dependencias de la casa. Desde entonces, el fantasma de Chloe ha sido visto a menudo tanto dentro como fuera de la casa de la plantación. E incluso ha sido fotografiado. A menudo se le ve con un pañuelo verde envuelto en un turbante de estilo alrededor de su cabeza con un pendiente cubierto sobre su oído perdido. Se dice que su espíritu también es responsable de robar pendientes de muchas de las huéspedes que suelen alojarse en la casa”.

Fotografía del presunto fantasma de la esclava Chloe  en la Myrtle Plantation.

Fotografía del presunto fantasma de la esclava Chloe en la Myrtle Plantation.

La ex ama de llaves explicó que, aparte, del fantasma de Chloe, también ha sido avistados los fantasmas de las dos niñas Woodruff que murieron envenenadas. “Las niñas a menudo son escuchadas jugando y corriendo en los pasillos. Y muchos invitados han oído a los bebés llorar o reír cuando no hay niños presentes en la mansión. Otros testigos también aseguran haber visto a veces una vela flotante que se mueve lentamente por las escaleras”.

Otros fantasmas de la mansión Myrtles que se han avistado incluyen a una mujer con una falda negra que flota a un pie del suelo y que se ve bailando con música que no puede ser oída por los vivos, así como el espectro de un capataz que fue asesinado en 1927 y el fantasma de una muchacha joven que suele merodear por la casa cuando una tormenta se acerca a la plantación. “Muchos invitados han oído el sonido de pasos en las escaleras y han visto la imagen de un hombre parado en la parte superior del pasillo en la parte superior. Se cree que es el fantasma de William Winter, un abogado que fue dueño de la plantación Myrtles a finales del siglo XIX y que sufrió un disparo mortal por un desconocido en el porche de la mansión. Herido de muerte, Winter se tambaleó por la casa, trepó dolorosamente las escaleras y murió en los brazos de su esposa”, explicó Hester Eby.

Hester Eby

 

La ex ama de llaves precisó que, en todo caso, el fantasma más famoso de la plantación es el de la esclava Chloe y las dos pequeñas hijas del matrimonio Woodruff. “Quienes ven a Chloe ven a una sombra azul con los hombros caídos. Del cuello para arriba es una mujer negra, con un arete grande en la oreja derecha. No tiene el arete izquierdo y en la cabeza lleva un turbante. Chloe cuida a los huéspedes de la casa y a los niños que vienen a hospedarse. Muchos dicen que “alguien” los cobija por las noches. Otros huéspedes dicen que a veces oyen risas de niños por las noches, al igual que llantos infantiles. También se escuchan canciones de cuna. Conozco muy bien las historias de estos fantasmas, porque he visto a muchos de ellos. Hace 37 años, cuando llegué a trabajar por primera vez a este lugar, sentí mucho temor, pero ahora estoy acostumbrada a convivir con estos espíritus. Venir a esta casa es como estar en mi segundo hogar”.

En la actualidad, The Myrtles Plantation se llama The Myrtles Plantation Bed and Breakfast, y es una especie de hostería paranormal que ofrece alojamiento, comida y tours históricos y de misterio. Y la vieja ama de llaves Hester Eby, la misma mujer que lleva casi cuatro décadas conviviendo con los inquietos espectros de algunas de las personas que habitaron y murieron trágicamente en el centenario lugar, es la guía.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X