Karl Krafft, el astrólogo del nazismo que predijo el atentado contra Hitler y la derrota de Rommel

Este suizo de ascendencia alemana desarrolló la "tipocosmia", una predicción basada en el estudio de la personalidad.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Karl Ernst Krafft, astrólogo suizo de ascendencia alemana, nació en Basilea, Suiza, el 10 de mayo de 1900. Antes de ser empleado por los nazis para trabajos de propaganda durante la Segunda Guerra Mundial, realizó una ambiciosa investigación estadística de las influencias cósmicas en los individuos, desarrollando su propio sistema de “tipocosmia”, una predicción del futuro basada en el estudio de la personalidad de cada persona. Según Krafft, durante su carrera llegaría a elaborar y estudiar más de 60 mil cartas natales.

Karl Ernst Krafft.

Karl Ernst Krafft.

Karl Kraff, tras trasladarse a Alemania, participaría en las pruebas del parapsicólogo alemán Hans Bender en 1937. Posteriormente, en 1939, imprimiría en Bruselas su libro “Traité d’Astro-Biologie” (“Tratado de Astrobiología”).

Pese a que oficialmente el Estado Nazi no toleraba a los astrólogos (aun cuando poderosos jerarcas nazis como Heinrich Himmler, líder de las SS, y Rudolf Hess, secretario de Hitler, eran entusiastas seguidores de temas esotéricos), Karl Krafft se haría un lugar en el organigrama de la élite nacionalsocialista en noviembre de 1939, cuando realizó una sorprendente predicción: vaticinó que la vida del Adolf Hitler estaría en peligro entre el 7 y el 10 de ese mes.

El día 2 de noviembre, de hecho, le escribió una carta a su amigo, el doctor Heinrich Fesel, que trabajaba para Himmler, advirtiéndole que el Führer podía ser víctima de un atentado contra su vida. Fesel, tras leer la carta y la advertencia de Krafft, decidió archivar la misiva, pues no deseaba verse envuelto en algo que le podía resultar peligroso.

George Elser, el carpintero que intentó asesinar a Adolf Hitler el 8 de noviembre de 1939.

George Elser, el carpintero que intentó asesinar a Adolf Hitler el 8 de noviembre de 1939.

Las palabras de Krafft resultarían ser proféticas. El 8 de noviembre de 1939, una bomba, puesta por el carpintero George Elser, explotó en el Bürgerbräukeller, una famosa cervecería de Múnich fundada en 1885 con capacidad para unas 1.830 personas y que era usada también para celebrar mitines políticos. El atentado dejaría un saldo de siete personas fallecidas y y 63 heridos y Hitler sólo escaparía milagrosamente con vida debido a que había abandonado la reunión pocos minutos antes de la explosión.

Luego que los periódicos germanos publicaran lo ocurrido, Heinrich Fesel envió de inmediato un telegrama a Rudolf Hess en el que le comunicaba que Ernst Krafft había vaticinado el atentado. Krafft sería arrestado y llevado de inmediato al Cuartel General de la Gestapo en Berlín, pues se pensó que podría haber tenido algo que ver en el complot.

En ese lugar, Krafft convenció pronto a la Gestapo que había sabido del atentado gracias a sus principios astrológicos, que le permitían elaborar pronósticos precisos acerca de eventos futuros. Según Krafft, estos principios podrían ser empleados por el Ministerio de Propaganda nazi, por las SS e incluso por la Oficina de Asuntos Extranjeros para llevar a cabo estudios astrológicos con fines políticos.

Graff

Tras ser liberado, Ernst Krafft sería contactado por el ministro de Propaganda, el doctor Joseph Goebbels, quien le comisionó el estudio e interpretación de las crípticas cuartetas del famoso vidente francés Michel de Nostradamus, de modo de usarlas con fines propagandísticos en la guerra psicológica.

Los nazis imprimirían miles de panfletos basados en las interpretaciones que Krafft hizo de las cuartetas de Nostradamus, que se hicieron circular en seis idiomas: francés (traducción del propio Krafft), danés, húngaro, portugués, rumano y español, y en las cuales el astrólogo suizo alemán creyó ver la inminente caída de Gran Bretaña. Este trabajo muy pronto atrajo la atención del Führer.

Adolf Hitler durante un desfile nazi. A su lado aparece su lugarteniente Rudolph Hess.

Adolf Hitler durante un desfile nazi. A su lado aparece su lugarteniente Rudolph Hess.

Sin embargo, cuando la estrella de Ernst Krafft comenzaba a elevarse entre la jerarquía nazi, en 1941 Rudolf Hess realizó su famoso vuelo sin permiso a Escocia, donde pretendía obtener un tratado de paz con Inglaterra, aunque sólo conseguiría ser apresado. Avergonzado por las acciones de Hess, el Partido Nazi atribuiría su supuesta locura y falta de tino a su dependencia de los astrólogos e hipnotizadores.

Hitler, tras el papelón de Hess que dañó seriamente la imagen del régimen nazi, montó en cólera, por lo que ordenó una purga de astrólogos, ocultistas y otros sabios. Krafft sería detenido y encarcelado durante un año. Después de su liberación, volvió a trabajar para el Ministerio de Propaganda alemán, interpretando los horóscopos de los líderes y generales de los Aliados. Una de sus acertadas predicciones al analizar las cartas astrales de los generales Erwin Rommel y de Bernard Montgomery, adversarios en África en la guerra del desierto, fue: “Bueno, me parece que la carta de este hombre, Montgomery, es más fuerte que la de Rommel.”

El general británico Bernard Montgomery y el general alemán Erwin Rommel, conocido como "El Zorro del desierto".

El general británico Bernard Montgomery y el general alemán Erwin Rommel, conocido como “El Zorro del desierto”.

Mientras trabajaba para proporcionar material astrológico para el Ministerio de Propaganda, la salud de Ernst Krafft comenzaría a resentirse, tanto física como psicológicamente, especialmente cuando éste se dio cuenta de que su trabajo no tenía nada que ver con la astrología seria, sino que sus informes era falsificados para un uso espurio de propaganda.

Por entonces Krafft le escribió a un oficial de alto rango una carta en la que aseguraba que las bombas de los británicos destruirían muy pronto el Ministerio de Propaganda en Berlín (otro vaticinio que resultaría ser cierto). La carta fue enviada a la Gestapo, que la consideró como una prueba de traición.

Karl Ernst Krafft (1900-1945) (photograph)

El 12 de febrero de 1943 Ernst Krafft fue llevado a la prisión de Leherterstrasse, donde contrajo tifus en marzo de 1943. Fue trasladado al campo de concentración de Oranienburg y en el otoño de 1944 recibió la última de las dos visitas de ese año de su esposa, quien se sorprendió al descubrir su mala salud. En 1945 Krafft fue trasladado a la prisión de Buchenwald, pero aparentemente nunca llegó allí, muriendo en el camino el 8 de enero.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios