La fatídica maldición de Tecumsé: la profecía que pronosticó la muerte de 7 presidentes de EE.UU.

Durante más de un siglo, todos los presidentes del gran país del norte elegidos cada dos décadas fallecieron estando en el ejercicio de su mandato.

Guía de: Fenómenos Paranormales

La maldición de Tecumsé o Tecumseh -también conocida como la maldición de Tippecanoe- persiguió a los presidentes de Estados Unidos desde 1841 hasta 1963, pues, según esta conocida leyenda americana, fue una maldición amerindia la que causó que todos los mandatarios americanos elegidos cada 20 años murieran mientras ejercían constitucionalmente su mandato.

Los antecedentes de esta maldición se remiten a principios del siglo XIX. En 1811, una confederación de pueblos tribales liderados por los Shawnee, una de los grandes pueblos amerindios que poblaban la zona de los Grandes Lagos, el Medio Oeste y el este del río Misisipi en Estados Unidos, perdieron la batalla de Tippecanoe frente a las tropas regulares del ejército de Los Estados Unidos de América, lideradas por el entonces gobernador William Henry Harrison, gobernador del territorio de indiana y quien décadas más tarde se convertiría en futuro presidente del gran país del norte.

maldición de Tecumsé

El fracaso militar de los indios, liderados por Tecumsé (o Tecumseh), jefe de la tribu de los Shawnee, significó en la práctica la consolidación del dominio definitivo del hombre blanco en la zona este del país y también obligó a los indios a abrazar una causa que no era la suya, cuando se pusieron de parte de los ingleses en la guerra entre Gran Bretaña y Estados Unidos en 1812. El mismo Tecumsé moriría en este conflicto, transformándose con el correr del tiempo en un símbolo de la causa independentista de los nativos americanos.

maldición de Tecumsé

Retrato de Tecumsé.

Muchos años más tarde, el hermano de Tecumsé, Tenskwatawa, conocido entre los suyos como el “Gran profeta”, una vez que accedió a posar para un retrato en Estados Unidos, dio a conocer la que se transformaría en una de las maldiciones más famosas de la historia de ese país. En momentos en que el presidente William Harrison era el presidente de los Estados Unidos y cuando se le consultó sobre el dramático final de la rebelión india iniciada por su fallecido hermano y su pueblo contra los Estados Unidos, el “Gran Profeta” dio a conocer la que sería conocida como la maldición de Tecumsé o La maldición de Tippecanoe: “Les digo que Harrison morirá y cuando él muera ustedes recordarán la muerte de mi hermano Tecumsé. Ustedes creen que he perdido mis poderes, yo que hago que el sol se oscurezca y los pieles rojas dejen el aguardiente. Pero les digo que él morirá, y después de él, todo Gran Jefe escogido cada 20 años de ahí en adelante morirá, y cuando cada uno muera, que todos recuerden la muerte de nuestro pueblo”.

maldición de Tecumsé

William Henry Harrison, noveno presidente de los EE.UU.

Si bien muchos se tomaron el vaticinio del profeta indio a la broma, en cosa de poco tiempo éste se convirtió en realidad, pues William Henry Harrison –noveno presidente de EE.UU– fue el primero en fallecer en su cargo como consecuencia de una fulminante neumonía, en abril de 1841, inaugurando con su deceso una larga tradición de presidentes estadounidenses fallecidos cada 20 años mientras ejercían el poder.

maldición de Tecumsé

Abraham Lincoln, el primer presidente de Estados Unidos que fue asesinado mientras ejercía el cargo.

Después de la muerte de Harrison, elegido como presidente en 1840, dos décadas después Abraham Lincoln, elegido en 1860, terminaría dramáticamente su vida en el teatro Ford después que fuera asesinado de un disparo por John Wilkes Booth, un simpatizante de los sudistas. Dos décadas más tarde, James Garfield –presidente desde 1880 hasta su muerte un año después– moriría también asesinado en julio de 1881, cuando fue ultimado de dos disparos por Charles Jules Guiteau, un buscador de cargos y prebendas que se había sentido desilusionado con el presidente porque no le habían otorgado un puesto consular.

maldición de Tecumsé

20 años más tarde se repetirían estos mismos hechos. En 1900, William McKinley fue elegido presidente para un segundo mandato, pero solo duró un año al frente del país puesto que en noviembre de 1901, mientras participaba en una conferencia sobre comercio exterior celebrada en Buffalo, Nueva York, fue tiroteado dos veces por el anarquista Leon Czolgosz, quien había estado esperando al presidente con un revólver tapado por un pañuelo en su mano derecha.

maldición de Tecumsé

El asesinato del presidente de Estados Unidos William McKinley.

Más de 20 años después, Warren G. Harding –presidente entre 1920 y 1923– también pereció cuando estaba al mando del país debido a un paro cardíaco que sufrió en julio de 1923, manteniendo viva la supuesta profecía de Tecumsé. El presidente Franklin Roosevelt, elegido en 1940 para su tercer mandato, sufrió por su parte una hemorragia cerebral masiva en abril de 1945 que le causó la muerte cuando todavía estaba en el cargo, mientras que, casi dos décadas más tarde, el presidente John Kennedy, elegido presidente en 1960, fue víctima el 22 de noviembre de 1963 del más célebre magnicidio que recuerde el siglo XX.

maldición de Tecumsé

Los presidentes Warren Harding y John Kennedy, dos de las víctimas de la maldición de Tecumsé.

El presidente Ronald Reagan fue el primer presidente de los EE.UU. que sobreviría a la maldición de Tecumsé, aunque a los pocos meses de asumir el poder sufrió un atentado que casi le costó la vida. El 30 de marzo de 1981, John Hinckley, un hombre con problemas mentales que estaba obsesionado con la actriz Jodie Foster y la película «Taxi Driver», le disparó a su salida de una conferencia en el Washington Hilton Hotel en Washington, D.C. La bala disparada por Hinckley perforó un pulmón del presidente Reagan, quien por entonces tenía 70 años, y se detuvo a sólo 2,5 cm. de su corazón, lo que le permitió salvar con vida.

maldición de Tecumsé

Imagen del frustrado atentado a la vida del presidente Ronald Reagan en 1981.

Para los estudiosos de la profecía de Tecumsé, la razón de la invulnerabilidad de Ronald Reagan a la maldición amerindia estuvo en los esfuerzos de su mujer, Nancy Reagan, conocida por ser muy supersticiosa y haber acudido a astrólogos con cierta frecuencia. Así, con la ayuda de éstos habría conseguido ponerle fin a la maldición.

maldición de Tecumsé

El siguiente presidente que debía verse afectado por la maldición de Tecumsé, George W. Bush, también completó sus dos mandatos sin perder la vida, pese a que en el año 2005 el georgiano Vladimir Arutyunian lanzó una granada de combate contra él mientras daba un discurso en la Plaza de la Libertad en Tiflis, la capital de Georgia. La granada, según indicó la policía en esa oportunidad, pese a que no tenía el anillo de seguridad puesto, no explotó “por pura casualidad”.

maldición de Tecumsé

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X