La infidelidad del General Patton que terminó en una misteriosa maldición y una trágica muerte

La viuda del célebre militar de la Segunda Guerra Mundial y su amante fueron las protagonistas de este misterio.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Del General George S. Patton, uno de los militares más destacados de la Segunda Guerra Mundial, se conocen varias cosas, partiendo del hecho de que fue un gran estratega que creía en las ofensivas enérgicas e imprevistas y un férreo militar que sabía motivar a sus hombres para que pelearan hasta alcanzar la victoria definitiva. También se sabe sobradamente que creía en la reencarnación y que él mismo pensaba que durante sus vidas pasadas había sido un legionario romano que había combatido en África y las Galias y un oficial napoleónico que sirvió a las órdenes del mariscal francés Ney.
Patton 2

Dentro de la agitada vida del General Patton, quien fallecería el 21 de diciembre de 1945 tras sufrir una fractura en el cuello en un accidente de automóvil en Alemania, uno de los hechos más extraños y menos conocidos tuvo relación con una supuesta maldición que tuvo como protagonistas a la esposa y a la amante del célebre militar.

Según relató Carlo D’Este, biógrafo del famoso General, George Patton y su esposa Beatrice Ayer, quienes se habían casado en 1915, tuvieron un largo y estable matrimonio con un mínimo de dificultades conyugales, excepto por un grave desliz amoroso que el militar sostuvo en Hawaii en 1936 con una joven de 21 años llamada Jean Gordon, quien era hija de la media hermana de Beatrice.

George Patton junto a sus esposa Beatrice y su pequeña hija, a quien apodaba "Little Bee".

George Patton junto a sus esposa Beatrice y su pequeña hija, a quien apodaba “Little Bee”.

Según el biógrafo, esta infidelidad casi destruyó el matrimonio de los Patton, dejando a Beatrice destrozada y despechada y al General abrumado por el remordimiento y el complejo de culpa. Sin embargo, durante los siguientes años, el matrimonio de a poco recuperaría la armonía, mientras que el mismo George Patton pasaba a convertirse en una mítica, aunque controversial figura militar en la derrota de la Alemania Nazi, que se produciría a fines de abril de 1945, el mismo año en que su ex amante Jean Gordon reaparecería en Europa, hecho que alarmó de sobremanera a Beatrice Patton.

Jean Gordon y el general George S. Patton.

Jean Gordon y el general George S. Patton.

Poco después de la muerte del General George S. Patton y de que Beatrice enterrara a su marido, en vísperas de la Navidad de 1945, la viuda, por medio de su hermano Fred Ayer, convocó a Jean Gordon a su habitación en un hotel en Boston. El biógrafo Carlo D’Este relata que cuando Beatrice Patton apareció en la habitación (Jean y Fred ya estaban allí, aunque no sabían el motivo de la reunión), ella se quitó solemnemente el sombrero y el abrigo, miró con expresión torva a Jean Gordon y le apuntó directamente con un dedo, pronunciando una temida maldición que había aprendido de los indígenas de Hawaii unos años antes: “Que el Gran Gusano te roa las entrañas…Y que tus huesos se pudran poco a poco”.

Foto del matrimonio entre George Patton  Patton y su esposa, Beatrice Ayer.

Foto del matrimonio entre George Patton Patton y su esposa, Beatrice Ayer.

Jean Gordon, tras escuchar las terribles palabras de la viuda de Patton, palideció, mientras Fred Ayer salía corriendo de la habitación. Hoy todavía no se sabe qué otra cosa se dijeron las dos mujeres antes de que terminara la reunión, pero, increíblemente, unos pocos días más tarde -el 8 de enero de 1946- Jean Gordon, quien por entonces tenía 31 años, fue encontrada muerta en el piso de la cocina de un departamento de un amigo en la ciudad de Nueva York. El informe policial describió que había gas saliendo del horno, por lo que se determinó que se habría suicidado. Según algunos testigos, habían varias fotografías del General Patton esparcidas alrededor de su cadáver.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X