La maldición de los Kennedy: Los terribles hechos que golpearon a la familia símbolo de EE.UU.

Tanto antes como después del asesinato del presidente John Kennedy y su hermano Robert, una verdadera cadena de desgracias ha afectado a esta famosa familia.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Los fundadores de la familia Kennedy llegaron a Estados Unidos en 1840, huyendo de la gran hambruna irlandesa. Desde sus humildes orígenes, y gracias a los esfuerzos de Joseph Patrick Kennedy (1888-1969), un poderoso empresario y figura política del partido Demócrata, este clan, que conjugaba riqueza, poder, clase, cultura e inteligencia, se convertiría en una de las dinastías más famosas de Estados Unidos, aportando una significativa cantidad de hombres públicos al gran país del norte (un presidente, un fiscal general, senadores, diputados y embajadores). Sin embargo, desde desde hace más de 70 años, la misma familia Kennedy sufrió también una trágica sucesión de desgracias e infortunios que para muchos, más que una suma de desdichas, derechamente corresponden a una maldición.

maldicion-kennedy

Joseph Kennedy y sus hijos.

La leyenda atribuye esta supuesta maldición a un sortilegio que un rabino judío lanzó, después de un violento altercado, en contra del mencionado patriarca de la familia, Joseph P. Kennedy, quien les inculcó a sus hijos desde pequeños, y a través de ellos a sus nietos, una desmedida sed de fama, dinero, sexo y poder. Otra variación de la leyenda es que la maldición habría sido lanzada por una gitana en contra del mismo Joseph Kennedy, un hombre de gran ambición y pocos escrúpulos (fue embajador de Estados Unidos en Inglaterra, donde urdió unos velados acercamientos con la Alemania nazi, lo que le costó el cargo; además, se decía que había amasado su fortuna contrabandeando alcohol durante la época de la Ley Volstead o Ley Seca). Esta supuesta maldición habría consistido en una serie de desgracias que afectarían en los años venideros a los descendientes directos de Joseph Kennedy, cuya familia constaba de su esposa Rose Elizabeth y sus nueve hijos, entre los cuales se contaba John Fitzgerald Kennedy (JFK), futuro presidente de los Estados Unidos.

La primera desgracia conocida de la familia Kennedy ocurrió en 1941 luego que la primera hija del patriarca, Rosemary, quien había sido diagnosticada erróneamente de que sufría un retraso mental (estudios recientes indicaron que solamente sufría de depresión), fuera sometida a instancias de Joseph Kennedy a una funesta lobotomía. La operación, obviamente, tuvo resultados desastrosos y obligó a que Rosemary fuera internada en una clínica psiquiátrica de por vida, hasta su muerte en 2005.

El 12 de agosto de 1944 Joseph Kennedy Jr., el hijo favorito de su padre y hermano mayor de JFK, falleció a los 29 años luego que el bombardero B-24 con el que surcaba los cielos de Suffolk (Inglaterra) durante la Segunda Guerra Mundial, explotara en pleno vuelo. Fue una gran tragedia familiar y política, porque Joseph Jr. había sido escogido por el patriarca familiar como un posible futuro presidente. Cuatro años después, el 13 de mayo de 1948, Kathleen, hermana de JFK, murió en otro accidente aeronáutico en Saint-Bauzile (Francia) a los 28 años. Se había casado en 1944 con el noble William Cavendish, marqués de Hartington, de quien enviudó apenas cuatro meses después.

JFK, un joven héroe de guerra que había sido escogido por su padre Joseph para convertirse en la nueva esperanza política de la familia, se había casado con la bella Jacqueline Bouvier, con quien tenía dos hijos (John John y Caroline ). Pero la pareja había perdido también dos hijos, pues en agosto de 1956 “Jackie” dio a luz a una hija nonata y en 1963 a Patrick, quien nació prematuro por seis semanas y falleció dos después de su nacimiento.

El 22 de noviembre de 1963 se produciría una nueva muerte que no sólo enlutó a la familia Kennedy sino que al mundo entero. Ese día, el mismo John Kennedy, presidente número 35 de los Estados unidos y quien tenía en ese momento sólo 46 años, fue asesinado de dos tiros en la ciudad de Dallas, Texas, mientras se trasladaba en una limusina presidencial descapotable y saludaba a la multitud en compañía de su esposa Jacqueline. Su supuesto asesino, Lee Harvey Oswald, fue oportunamente asesinado a su vez dos días después, lo que contribuyó a que surgieran varias teorías conspirativas para explicar el magnicidio. Las escenas del asesinato del presidente más joven (después de Theodore Roosevelt) y carismático que haya tenido alguna vez Estados Unidos, grabadas por la cámara del transeúnte Abraham Zapruder, siguen impactando hasta el día de hoy y ayudaron a convertir el asesinato de JFK en uno de los hechos más trágicos e icónicos del siglo XX.

maldicion-kennedy-2

Muere un futuro presidente

El 6 de junio de 1968 otra desgracia se ensañaría con la familia Kennedy. Robert “Bobby” Kennedy, hermano de JFK y quien había sido su mano derecha durante su administración desde su puesto de Fiscal General, convertido en senador por Nueva York estaba a punto de proclamarse candidato oficial demócrata a la Casa Blanca tras ganar las primarias de California, pero no pudo cumplir su sueño de emular a su hermano. Al igual que éste, también fue asesinado de un disparo por un supuesto terrorista palestino en uno de los salones del Hotel Ambassador, de Los Ángeles. Sólo tenía 42 años. Al enterarse de la muerte de Robert, la viuda de JFK se paralizó y exclamó: “Si están matando a los Kennedy, mis hijos son los próximos… Quiero irme de este país”.

El senador Edward “Ted” Kennedy fue el único de los cuatro hermanos varones en escapar a una muerte trágica, pero su vida no fue para nada tranquila. El 19 de junio de 1964, el avión en el que viajaba cayó a tierra, provocando la muerte de uno de sus ayudantes y el piloto. Cinco años más tarde, “Ted” protagonizó un accidente automovilístico en el que su auto se precipitó por un puente de la isla Chappaquiddick, en Massachusetts. “Ted” Kennedy salvó con vida, pero falleció su secretaria, Mary Jo Kopechne. Después del accidente y ante las cámaras de televisión, “Ted” Kennedy se preguntaba desconcertado: “¿Acaso ha caído una horrenda maldición sobre todos los Kennedy?”.

De los once hijos que tuvo el asesinado Robert “Bobby” Kennedy, dos se verían envueltos en sucesos trágicos. David Kennedy falleció el 25 de abril de 1984, a los 28 años, por una sobredosis de cocaína y analgésicos en un hotel de Palm Beach (Florida), mientras que Michael sufrió un accidente mortal en una pista de esquí, en Aspen (Colorado), el 31 de diciembre de 1997, a los 39 años, tras chocar contra un árbol y ante la mirada horrorizada de sus propios hijos.

El 16 de julio de 1999 el apellido Kennedy de nuevo era sinónimo de duelo. John John Kennedy, el único hijo varón de JFK y Jackie Kennedy, falleció trágicamente tras perder el control de la avioneta que pilotaba camino a la exclusiva isla de Martha’s Vineyard (Massachusetts). Tenía sólo 38 años. En el accidente perecieron también su esposa Carolyn y su cuñada, Laureen Bessette.

Finalmente, Mary Kennedy, ex mujer del activista Robert Kennedy Jr., hijo de “Bobby” y sobrino de JFK, se suicidó el 16 de mayo del 2012 ahorcándose en el garaje de su casa. El diario The Independent, a propósito de esa noticia, tituló :“La maldición de los Kennedy vuelve a golpear”.

¿Familia maldita?

El escritor Edward Klein, en su libro “La Maldición de los Kennedy”, sostiene que “hay que remontarse a la Grecia antigua, a los Atreides, a figuras legendarias como Agamenón, Clitemnestra, Orestes y Electra, para encontrar una familia sometida a semejante serie de calamidades ¿Cómo explicar si no que cada vez que un Kennedy está por alcanzar un objetivo o una ambición, es condenado a pagar un elevado precio?”.

Otros autores, al contrario de Klein, niegan de plano que la familia Kennedy haya sido víctima de una maldición, como es el caso del periodista Thomas Maier, autor de “The Kennedys: America’s Emerald Kings”, libro donde aborda los sucesos más importantes que han jalonado la existencia de esta dinastía estadounidense. “Hablar de maldición, como si un dios místico estuviera vengando algo que los Kennedy hayan hecho, es absurdo y profundamente ofensivo para su religiosidad católica. Lo único cierto es que se trata de una familia notable, que ha tenido un presidente, dos candidatos a la presidencia y tres senadores, y que ahora tiene a Joe Kennedy, nieto de Bobby, como representante en el Congreso. De ese modo, los Kennedy tienen a su cuarta generación dedicada al servicio público, algo de lo que pocas familias en el mundo se pueden jactar”.

Pero, ¿existe de verdad la “maldición Kennedy”? Para muchos no quedan dudas de esto, ya que están a la vista las siete décadas de calamidades e infortunios que han afectado a una de las familias más famosas del mundo, aunque otros aducen que en una familia tan numerosa como los Kennedy, es normal que haya muchas tragedias, y que es imposible hablar de “maldición” cuando la misma matriarca del clan, Rose Elizabeth Fitzgerald -esposa de Joseph y madre de JFK- vivió hasta los 104 años.

Filmación de Abraham Zapruder del asesinato del presidente John Kennedy:

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X