Masacre de la revista Charlie Hebdo: Sus “diabólicas” coincidencias con el escritor Michel Houellebecq

El día del sangriento ataque islamista se produjeron una serie de atroces coincidencias. relacionadas con el escritor francés Michel Houellebecq.

Guía de: Fenómenos Paranormales

En la mañana del jueves 8 de enero de 2015 Francia (y el mundo entero) amaneció consternada. El día anterior, dos extremistas musulmanes, armados con rifles de asalto y molestos por una serie de caricaturas que supuestamente se burlaban de Mahoma y del Islam, ingresaron a la redacción de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, y tras abrir fuego contra dibujantes y redactores (dispararon hasta 50 tiros), desataron una verdadera carnicería. El saldo final fue de 12 personas muertas y otras heridas, amén de una histeria anti fundamentalista en toda Europa.

Sin embargo, analizando los hechos que sucedieron ese fatídico día, muchos percibieron una serie de coincidencias que percibieron como derechamente “diabólicas”. En primer lugar, la portada del semanario satírico presentaba una sátira a las supuestas dotes adivinatorias del polémico y provocador escritor francés Michel Houellebecq (quizás el mejor escritor francés vivo desde Albert Camus y Jean Paul Sartre) con un sombrero de mago. En la misma portada se leía: “Las profecías del hechicero Houellebecq”, anunciando que a lo largo del 2015 el escritor iba a perder sus dientes y en el año 2022 iba a practicar el ramadán. Curiosamente, en las siguientes páginas, la revista jugaba con otras predicciones para el nuevo año. En una viñeta dibujada por Charb, uno de los caricaturistas muertos por las balas de los islamistas, bajo la frase «No ha habido ataques en Francia » un personaje con un turbante y armado con un rifle kalashnikov replicaba: «Tenemos hasta final de enero para presentar nuestros deseos», aludiendo a la tradición francesa de desear Feliz Año Nuevo hasta fines de enero.

charlie-1

Portada de la revista el día del ataque que dejó 12 muertos

Siguiendo esta cadena de coincidencias fúnebres, el mismo día de los atentados, la editorial Flammarion sacaba a la venta el último libro de Michel Houellebecq, “Sumisión” (“Soumission” en francés), libro que fue acusado de inmediato de islamófobo y que vendería 125 mil ejemplares sólo en su primera semana de venta. Y , como si ello no fuera suficiente, entre las víctimas fatales que dejó el atentado terrorista que afectó a la revista Charlie Hebdo se encontraba Bernard Maris, uno de los mejores amigos del escritor francés, al que consideraba un lúcido analista del liberalismo (de hecho, Maris llegó a escribir el libro “Houellebecq économiste”).

El asesinato de Maris, por supuesto, dejó a Houellebecq profundamente afectado. “Esta es la primera vez en mi vida que alguien que conozco es asesinado”, dijo el escritor, quien agregó que tras los asesinatos “nada volverá a ser como antes. Lo admito, tengo miedo, pero reivindico el lema de la revista Charlie Hebdo, que se llamaba a sí misma una “publicación irresponsable”. Yo también soy un irresponsable. Si no fuese así no podría seguir escribiendo”, aseguró Houellebecq, quien seguramente jamás se imaginó un cruce de caminos tan siniestro entre la ficción y la realidad, jalonado por una serie de coincidencias casi sobrenaturales.

El nuevo “1984”

Para echarle más leña al fuego, mientras Francia se conmocionaba con las muertes del atentado, los medios festinaban con el polémico argumento de la novela “Sumisión”: François, un profesor de literatura en la universidad de la Sorbona, vive en la Francia imaginaria del año 2022 entre el sexo casual y su rutinaria vida de maestro, en un estado de irónica indiferencia y tedio. Sin embargo, un hecho político lo saca de su inocuo letargo. En las elecciones presidenciales, los dos principales partidos políticos de Francia, de la derecha y la izquierda, son eliminados en la primera vuelta, lo que obliga a los votantes franceses a optar por un difícil dilema: decidir entre el Frente Popular nacionalista de Marine Le Pen o la Fraternidad Musulmana, un nuevo partido guiado por Mohammed Ben Abbes. Gracias a que la izquierda y la derecha liberal forman un frente contra los nacionalistas de Le Pen, Ben Abbes es elegido presidente de Francia y, así, se inicia un inédito régimen musulmán en el país galo. François, que había dejado el país brevemente, regresa a París pero encuentra que su nación, su ciudad y su universidad están irreconocibles: Francia se ha embarcado en un proyecto geopolítico para unir a Europa con los estados islámicos del Mediterráneo, su universidad ha sido rebautizada como la Universidad Islámica de París-Sorbona y las mujeres francesas no sólo usan velos, sino que también han dejado de trabajar para cuidar a sus parejas, ayudando de paso a reducir el índice de desempleo nacional. François, un ateo convencido, con mucho oportunismo decide entonces convertirse al Islam para conservar su puesto en la universidad y poder beneficiarse de las ventajas de la sumisión de la mujer en un matrimonio polígamo, ya que ahora la poligamia es legal.

charlie-2

El escritor francés.

Pese a que “Sumisión” recibió muchas críticas de sectores de la izquierda y del mismo gobierno francés, que le reprocharon su supuesta islamofobia y abonar las tesis del Frente Nacional (años atrás, en plena paranoia post atentados 11-S, Houellebecq fue acusado de injuria racial e incitación al odio religioso, por afirmar que “el islam es la religión más estúpida del mundo. Los valores del materialismo capitalista son despreciables, pero son menos destructores y crueles que los del Islam”), el nuevo libro de Houellebecq fue valorado por muchos intelectuales, pues mostraba con certeza los temores secretos de Francia y el colapso de las ideas de la ilustración ante la búsqueda de un sentido religioso en una sociedad decadente. El reconocido novelista francés, Emmanuel Carrère, en una columna escrita en el prestigioso diario Le Monde, fue aún más lejos y comparó “Sumisión” con “1984”, el célebre libro publicado en 1949 por el escritor inglés George Orwell que anticipó la pesadilla totalitaria (con manipulación de la información, la vigilancia masiva y la represión política y social) de la Unión Soviética y los denominados socialismos reales.

¿Don de la profecía?

Si bien para muchos el argumento de “Sumisión” sólo es ficción utópica, no son pocos los que especulan con el supuesto don de la profecía de Michel Houellebecq, que tiene en la siguiente historia su mejor ejemplo. En su novela “Plataforma”, de 2001, su protagonista, un apocado y apático funcionario de un ministerio de cultura francés (llamado precisamente Michel), aburrido de todo e incapaz de experimentar ninguna emoción, después de la muerte de su padre y durante unas vacaciones en Tailandia, conoce las bondades del turismo sexual mientras tiene un encuentro que parece cambiar su vida: conoce a Valérie, una joven y liberal directiva de una empresa de turismo. De vuelta en Paris y cautivado por la dulzura y vitalidad de su nueva compañera, Michel emprende, junto a ella y a un colega de ésta, una inédita aventura empresarial: crear una red mundial de colonias turísticas en las que el sexo se practique libremente, los deseos se vendan al mejor postor y la prostitución sea una actividad legal. Pero después de un éxito inmediato, la tragedia se precipita. Un grupo de islamistas, ofendidos por la audaz iniciativa turística, ametralla a un grupo de europeos que cenaban en la playa de una paradisíaca isla tailandesa (a Valérie, entre ellos) y pone una bomba en el bar más concurrido de la misma isla, causando la muerte de 117 personas.

Pues bien, lo pavoroso es que después del lanzamiento de “Plataforma”, se produjo al poco tiempo un sangriento atentado en Bali, donde murieron 190 turistas, que copió o repitió la ficción de Houellebecq. Las similitudes, por cierto, eran increíblemente pavorosas: atentado terrorista de naturaleza integrista o islámica, y contra turistas occidentales reunidos en un bar discoteca de una isla entre el Índico y el Pacífico. Para rematar la increíble semejanza, también coincidieron la hora del atentado y el tipo de bomba que se utilizó. ¿Simple casualidad o don visionario de un escritor genial y polémico?

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X