Pim Van Lommel, el reputado cardiólogo que asegura que “la conciencia sobrevive a la muerte”

Este médico holandés ha pasado 30 años investigando las ECM o experiencias cercanas a la muerte.

Guía de: Fenómenos Paranormales

Las Experiencias Cercanas a la Muerte o ECM son percepciones o eventos que suelen afectar a personas que han sufrido una muerte clínica y han vuelto a la vida. Por lo general, estos pacientes experimentan ciertas fases consecutivas que se repiten en la mayoría de los casos: El paciente se siente flotar sobre su cuerpo y puede ve el dormitorio, el quirófano o el lugar en el que se encontraba: experimenta una inefable sensación de paz y plenitud y puede ver una luz blanca al final de un túnel, donde suele encontrarse con parientes y amigos ya fallecidos.

Afterlife 2

La medicina tradicional ha calificado los relatos de las Experiencias Cercanas a la muerte (ECM) como meras alucinaciones provocadas por dos factores: La anoxia o la ausencia de oxígeno en el cerebro y la liberación de las endorfinas, un opiáceo natural que sirve para contrarrestar situaciones médicas de estrés, como un paro cardiorrespiratorio.

Sin embargo, el médico holandés Pim Van Lommel, conocido mundialmente por su trabajo científico sobre estos temas, con obras como “Consciencia sin fin: Una aproximación científica a la experiencia cercana a la muerte”, asegura que las ECM son totalmente reales, y no son producto de meras alucinaciones ni de la acción de las endorfinas.

“Cuando enseñaba Cardiología en el hospital de Arnheim, un recinto que tenía unas 800 camas, ya investigaba cómo algunos pacientes, tras sufrir un infarto y muerte clínica, volvían a vivir, experimentando en el intertanto una serie de percepciones y visiones que son conocidas como Experiencias Cercanas a la muerte. En 1986 leí el testimonio de un estudiante de Medicina, George Ritchie, que resucitó tras nueve minutos de muerte clínica. Me impresionó tanto lo que experimentó que empecé a estudiar en profundidad esos casos. En 1988 ya tenía doce episodios incuestionables y creé una red de investigación con otros diez hospitales holandeses. Iniciamos un estudio clínico prospectivo de 344 pacientes, que publicaría la revista The Lancet en el año 2001″, relataría el médico holandés de actuales 78 años, en una entrevista concedida al medio hispano La Vanguardia.

Pim Van Lommel.

Pim Van Lommel.

Van Lommel asegura que las Experiencias cercanas a la Muerte han sido experimentadas por miles de personas, quienes coinciden en hablar de recuerdos, cognición y emociones, aunque no todos las explican por temor a ser tachados de lunáticos o porque creen que son causadas por la medicación o alguna enfermedad.

“Por supuesto, no todos experimentan todo, pero todos citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal. Es la revisión de la vida pasada, pero también la futura y presente: algunos, al volver de la muerte, anticipan sucesos y reinterpretan los ya pasados, así que suelen cambiar de pareja, de trabajo, de existencia, porque han contemplado su vida en conjunto durante su ECM. Y mantienen la identidad, un punto crucial, porque el ego es el enlace entre la conciencia y el cuerpo. Los regresados también experimentan otros cambios. No tienen miedo a la muerte, son más altruistas y, sobre todo, más espirituales. Algunos desarrollan una intuición agudizada, clarividencia o la capacidad de ver las emociones y sentimientos de los demás. Otros, lo más sorprendente, pueden emitir de sus cuerpos un campo electromagnético que rompe cualquier aparato eléctrico con un simple roce y algunos pueden ver el aura de las personas”.

SoulPic

El médico holandés asegura que “las visiones que se experimentan después de una Experiencia Cercana a la Muerte son, a menudo, inefables, pues el lenguaje carece de términos para explicarlas. Una ECM de tres minutos puede requerir semanas de testimonio en el que no se repite un solo episodio. El tiempo transcurre de un modo único en síntesis con el espacio y una constelación de familiares y afectos. Un paciente, por ejemplo, relató cómo en su ECM había visto a un señor desconocido sonriéndole. Diez años después, su madre agonizante le reveló que él era hijo de una relación extramarital y le mostró una fotografía de su padre biológico, asesinado en un campo de concentración: Era aquel señor sonriente”.

Las Experiencias Cercanas a la Muerte, según el doctor Van Lommel, no dependen de factores como la religión, la raza, el sexo o la cultura. En su libro “Consciencia sin fin: Una aproximación científica a la experiencia cercana a la muerte”, por ejemplo, se demuestra que los niños también sufren las ECM, detallando el siguiente caso de un menor holandés:

“Cuanto tenía cinco años contraje meningitis y entré en coma. ‘Morí’ y fui arrastrado hacia un vacío oscuro y seguro en el que no sentía miedo ni dolor. Me sentía en casa, en aquel lugar…Vi una niña pequeña de unos diez años. Noté que me reconocía. Nos abrazamos y me dijo: ‘Soy tu hermana. Morí un mes antes de que tú nacieras’. Cuando recuperé la conciencia y les relaté a mis padres lo que había visto, quedaron tan impactados que les entró el pánico…Me confirmaron que, en efecto, habían perdido a una hija llamada Riertje. Habían decidido no decírnoslo ni a mi ni a mi hermano hasta que fuéramos lo suficiente mayores para entender el significado de la vida y la muerte”.

experiencias-muerte

En el mencionado libro del doctor Van Lommel también se menciona el caso de una mujer que sufrió una ECM tras sufrir graves complicaciones en el parto: “Cuando regresé de aquel mundo maravilloso, de aquella experiencia fascinante, el recibimiento que se me dio aquí, en este mundo, fue frío, gélido, y sobre todo desprovisto de amor”.

También resulta llamativo otro caso de una mujer ciega que experimentó una muerte clínica, para a continuación verse a sí misma flotando arriba de una sala de operaciones: “Lo siguiente que recuerdo es que estaba en el Centro Médico Harborview, contemplando todo lo que sucedía allí abajo. Y era terrorífico, dado que yo soy ciega y no estoy acostumbrada a ver las cosas de forma visual, ¡porque nunca antes lo había hecho! ¡Y al comienzo era algo espeluznante! Y entonces por fin reconocí mi anillo de boda y mi pelo. Y pensé: ‘¿Eso de ahí abajo es mi cuerpo? ¿Estoy muerta o qué? Ellos(los médicos) no paraban de repetir entre ellos:¡No podemos traerla de vuelta!…’”

Van Lommel 2

El doctor Van Lommel explica que “nuestra conciencia no es más que un retransmisor de nuestro ser para esta dimensión. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo. Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición. Sólo morimos en una dimensión para pasar a otras. No es una convicción religiosa, es física cuántica. Yo no soy creyente, aunque muchas religiones se han acercado a esa realidad con técnicas de paso entre esas dimensiones, como la meditación o el misticismo”.

El cardiólogo concluye que “todas las experiencias que he investigado en estos últimos 30 años son recurrentes y concurrentes: Confluyen tiempo -pasado, presente y futuro: Tienen visiones- y espacio en sensación de unidad. Esos testimonios de cada día coinciden con los relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santos desde hace siglos. Los pacientes dicen que ven la luz (los niños me cuentan que un ángel; los ateos hablan de ‘una energía’ y los creyentes, de Dios). Todos se refieren a lo mismo y que en ello se sienten integrados, experimentando una inefable sensación de plenitud. En cualquier caso, para mí, personalmente esta experiencia ha sido decisiva para convencerme de que la conciencia perdura más allá de la tumba. Lo muerto ha resultado no estarlo, sino ser otra forma de vida”.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios