Psicofonías, aterradores contactos con los muertos

Son registros sonoros, de corta duración, procedencia desconocida y a menudo aterradores, grabados en cintas magnéticas, aparatos de onda modulable o soportes digitales.

Guía de: Fenómenos Paranormales

La historia y estudio de las psicofonías comienza oficialmente en 1959. Por esa fecha, Friedich Jurgenson, un cantante de ópera y productor de documentales nacido en Estonia, se encontraba en un bosque, en las cercanías de su hogar, para registrar, con magnetófono en mano, el canto del pájaro pinzón para un documental de ornitología. Tras hacer varios registros, los escuchó después en su hogar.

El trinar de los pájaros se escuchaba a la perfección, aunque también escuchó sorprendido como alguien o algo parecía imitar el canto del pinzón, hablando a continuación en noruego. Pensando que alguien a quien no había visto se encontraba también en el bosque, Jurgenson repitió al día siguiente las grabaciones, no sin antes cerciorarse que esta vez sí se encontraba totalmente sólo. Pero, al escuchar la segunda grabación, se llevó otra sorpresa. Esta vez creyó reconocer la voz de su madre, fallecida hace años, quien, con tono amoroso y maternal, lo llamaba usando el cariñoso nombre que ella solía utilizar cuando él era niño. La frase grabada decía con toda claridad: “Friedel…mi pequeño Friedel…¿Puedes oírme?”.

La grabación de Jurgenson, autentificada posteriormente por expertos, causó honda impresión e inició la divulgación y estudio de este fenómeno paranormal por todo el mundo.

Una de las teorías más aceptadas por los investigadores de lo paranormal es que las psicofonías provendrían del Más Allá. Los casos de voces reconocidas por familiares y amigos de gente fallecida son numerosos, aunque otros estudiosos del fenómeno prefieren ser más cautos al respecto.

Las voces (ya sea de hombres, mujeres, jóvenes, niños o ancianos) que aparecen en las psicofonías casi siempre enuncian frases muy concretas y presentan un timbre, tono y modulación bastante parecido. Otras voces han llegado a responder a preguntas de los operadores, llegando a entablarse un diálogo. No todas las psicofonías que se han registrado, eso sí, son de índole aterradora. También se han logrado captar voces de niños jugando, mujeres cantando, ruidos de animales, sonidos de instrumentos musicales, campanadas e incluso cantos de tipo religioso.

¿Siempre es una voz?

Muchas psicofonías grabadas no corresponden exactamente a una “voz”. Más bien se asemejan a un ruido medio ambiental modulado que parece una voz, pues pareciera que lo que está transmitiendo el mensaje no tiene cuerdas vocales y se vale de los ruidos de la naturaleza -el viento, una cascada o el canto de los pájaros- para modularlo y convertirlo en un mensaje más o menos inteligible. También son de corta duración, como si a estas entidades les fuera muy fatigoso hablar y debieran necesitar un gasto de energía excesivo para elaborar un mensaje. Por ello sus mensajes serían tan escuetos, extraños y a veces incoherentes.

Los investigadores han descartado que las psicofonías sean ondas de radio perdidas de algún programa o emisión, pues estos entes inteligentes responden a veces preguntas coherentemente, llaman a los investigadores por sus nombres y son conscientes del espacio y tiempo que les rodea. Tampoco pueden ser catalogados de fenómenos de ventriloquía inconsciente.

Los expertos sostienen que el magnetofón es uno de los instrumentos más confiables a la hora de intentar grabar psicofonías (si es de bobina abierta las grabaciones suelen ser de más calidad), aunque las grabadoras portátiles digitales son actualmente la tecnología de elección de muchos investigadores. El lugar donde se realizan los experimentos también suele ser crucial a la hora de valorar los resultados, pues en ocasiones los sitios donde han ocurrido hechos trágicos o intensos se encuentran presuntamente cargados de algún tipo de energía. La misma energía que propiciaría las apariciones de estos enigmáticos sonidos.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X