Valak: El mito del demonio que inspiró las películas “La Monja” y “El Conjuro 2”

Valak, "gran presidente del infierno", es mencionado en antiguos libros y tratados de demonología.

Guía de: Fenómenos Paranormales

En la película “El Conjuro 2″ (2016), que mostraba en su apertura a los conocidos investigadores paranormales Ed y Lorraine Warren intentando solucionar un aterrador caso en la localidad de Amityville, Lorraine, gracia a sus dones paranormales, se transportaba a un plano astral y se encontraba con una extraña entidad demoníaca en forma de monja dentro de un cuadro que anunciaba la muerte de Ed, y que resultaba ser el demonio valak, también conocido como el marqués de las serpientes.

La Monja

Valak, cuya figura también inspiraría la película “La Monja” (“The Nun”, 2018), no es una entidad de ficción, ya que es un espíritu maligno cuyo nombre aparece en varios grimorios (libros de magia que describen, entre otros asuntos, cómo invocar entidades sobrenaturales) y en conocidas obras de ocultismo como el “Diccionario infernal” (1863), un volumen ilustrado de demonología escrito por el ocultista, demonólogo y escritor francés Jacques Auguste Simon Collin de Plancy. Valak también aparece mencionado en “La llave menor de Salomón”, uno de los libros de demonología católica más populares publicado en el siglo XVII.

En estas obras, valak jamás aparece como una monja, lo cual es un mera libertad artística que se tomaron los cineastas que filmaron las películas “El Conjuro 2″ y “La Monja”. En su lugar, se trata de un demonio descrito como un niño con alas angelicales montado en un dragón bicéfalo.
demon

Entre las menciones más conocidas de valak hay que destacar la que aparece en “La Llave Menor de Salomón”, grimorio anónimo del siglo XVII y cuyo nombre proviene del hecho de que su primera sección —llamada Ars Goetia— contiene las descripciones de los 72 demonios que se dice que el rey Salomón invocó, encerró en vasijas de bronce selladas mediante símbolos mágicos y obligó a trabajar para él.

Según “La Llave Menor de Salomón”, el demonio valak es el gran presidente del infierno que comanda 38 legiones de esbirros infernales: “El sexagésimo segundo espíritu es volac, valak o valu. Es un presidente poderoso y grande, se manifiesta como un niño con alas de Ángel, a lomos de un dragón de dos cabezas. Su oficio es dar respuestas verdaderas sobre tesoros escondidos, y decir dónde pueden ser vistas las serpientes, las cuales traerá ante el Exorcista sin el menor esfuerzo de su parte. Gobierna 38 legiones de espíritus”.
demon 2

Las habilidades de valak, por cierto, van mucho más allá de voltear crucifijos, confundirse con las sombras, mover muebles y hacer flotar objetos en una habitación. Según los tratados de demonología, es invocado a menudo por practicantes de magia que buscan “encontrar” respuestas fiables acerca de tesoros escondidos, siendo además conocido por ser bastante fuerte y no oponerse a compartir dicha fuerza con aquellos que lo convocan. Según se asegura, se le puede tener a raya haciendo una cruz de azúcar y alcohol, y rodearla de agua bendita.

Con respecto a las películas “El Conjuro 2″ y “La Monja” el demonio que allí aparece, a excepción del nombre y su título como “marqués de las Serpientes”, comparte muy poco con el valak real. De hecho, James Wan, director de “El Conjuro 2″, explicaría en una entrevista que el personaje de la monja había sido inspirado por una entidad espectral real que la demonóloga Lorraine Warren afirmaba que la acechaba en su hogar. Según Lorraine, esta entidad maléfica era como “un vórtex con la figura de una persona encapuchada”.

the-nun-movie

“Me tomó un tiempo imaginarme cómo podía representar la visión, hasta que me vino de forma muy orgánica. Dado que era una visión demoníaca aquella que afligía a Lorraine, quise algo que atacara su fe. Algo que amenazara la seguridad de su esposo. Por lo que la idea de esta imagen de un ícono sagrado (una monja) se consolidó en mi cabeza”, relataría el director James Wan.

Curiosamente, durante el rodaje de la película “La Monja”, que se filmó el año 2017 en Rumania en las localidades de Bucarest, Hunedoara y Transilvania, el director de la película, Corin Hardy, relataría un incidente paranormal. Según Hardy, durante la filmación de algunas escenas de la cinta en un antiguo castillo de Rumania, al llegar a una habitación con entrada y salida única donde iba a revisar una escena en el monitor, vio claramente a dos personas (que supuso que eran parte del equipo de sonido) que se encontraban sentadas justo detrás de la silla donde Hardy procedió a sentarse. Al finalizar de visualizar la escena en la pantalla del monitor, Hardy se levantó para felicitar a los dos sujetos, pero, estupefacto, comprobó que éstos habían desaparecido.

Más sobre Fenómenos Paranormales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios