Repercusiones del triunfo de River: ¿Cómo cambió el fútbol argentino a partir de esta final?

La victoria del "Millonario" obliga a replantear numerosos conceptos en la historia, como la paternidad de Boca y el apodo "Gallina".

Guía de: Fútbol Argentino

El 9 de diciembre de 2018 quedará en los libros de historia del fútbol argentino. Algo se quebró en el paradigma que había quedado establecido desde comienzos de siglo, para dar lugar a una era en la que el nuevo rey se llama River Plate.

Desde la asunción de Marcelo Gallardo en la dirección técnica que el “Millonario” comenzó a sobresalir en el plano internacional, pero este domingo sucedió algo más fuerte de lo que se conocía: aunque todavía no parezca, se rompió la historia.

El 3-1 en el Santiago Bernabéu no borrará el descenso de River ni la gloria pasada de Boca, aunque sí obligará a repensar conceptos ya asumidos como naturales. En primer lugar, la paternidad “auriazul” sólo permanecerá en las estadísticas (88 triunfos, 82 derrotas y 78 empates).

¿Seguirán llamando "gallina" a River?

¿Seguirán llamando “gallina” a River?

La victoria del club de Núñez en el partido más importante de la historia de los Superclásicos entierra las matemáticas. Comienza una era en la que, para muchos hinchas, el “padre” se viste de blanco y rojo.

Por otro lado, en las pasadas décadas Boca había armado una “mística” alrededor de sus participaciones internacionales, ganando batallas épicas en territorios por demás hostiles. River, por su parte, ostentaba con vergüenza el apodo “gallina” por sus incontables papelones coperos.

¿Han cambiado estos mitos? Los libros no se pueden borrar, aunque cabe subrayar que Boca lleva una década carente de títulos internacionales. Y a las leyendas hay que reforzarlas en el tiempo o resignarlas a que se oxiden en las páginas.

Tampoco serán olvidadas aquellas dolorosas derrotas de River frente a Peñarol (1966), Caracas FC (2007), el mismo Boca (2000 y 2004) ni la increíble eliminación frente a Lanús en la pasada edición de la Copa Libertadores, entre tantas otras. Ahora bien, si todos esos traspiés significaron una preparación para este momento, el hincha dirá: “¡Bienvenido sea!”

Boca deberá buscar la forma de reinventarse.

Boca deberá buscar la forma de reinventarse.

Y ahora comenzará una época de oro para el “Millonario” (una más en su rica historia) y una etapa difícil de sobrellevar para Boca, que deberá replantearse seriamente su futuro y empezar de cero. Será el momento de más disfrute para los simpatizantes de River, mientas el “Xeneize” intentará recurrir a su mística legendaria para renacer como el Ave Fénix, esperando que el fútbol le otorgue una revancha.

Más sobre Fútbol Argentino

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X