Árbitros chilenos: Una larga lista de cuestionamientos que empañan al referato

El conflicto desatado por las declaraciones del ex juez Carlos Chandía y las presiones que recibió de Sergio Jadue son sólo un capítulo más de una historial matizado con teorías de la conspiración que ha inundado nuestro balompié.

Guía de: Fútbol Total

arbitro

Las denuncias del ex árbitro Carlos Chandía de que el saliente presidente de la ANFP, Sergio Jadue, lo había presionado para perjudicar a dos clubes reavivó una discusión bizantina que pone en entredicho la probidad de los árbitros chilenos.

Porque si hay un personaje en la cancha el cual es apuntado siempre con el dedo acusador es el referí. Por angas o por mangas, los jueces –en la mayoría de las ocasiones- siempre serán cuestionados por sus decisiones en la cancha. En todo momento, en todo lugar, en Chile también.

Repasemos. En el título que Colo Colo se adjudicó en 1981 variadas versiones indicaban que el equipo popular tuvo alguna ayuda de los jueces en sus partidos para llegar a la cima. La caricatura que el recordado Lukas publicó con el cuadro campeón dando la vuelta olímpica acompañado de los árbitros reflejó, con el toque lúdico, lo que se versionaba en aquellos tiempos.

La famosa caricatura de Lukas que se rió del campeonato de 1981.

La famosa caricatura de Lukas que se rió del campeonato de 1981.

Tiempo después, el domingo 4 de diciembre de 1994 ante un estadio Nacional repleto y con toda la atención del país puesta en ese lance –el día anterior, durante el desarrollo de la Teletón Don Francisco reclamó que había más preocupación por un partido de fútbol que por colaborar en la campaña- Universidad de Chile debía vencer a Universidad Católica para pasar a liderar el campeonato y aspirar al esquivo título a tres fechas del fin de temporada. Promediando el primer tiempo, el juez Carlos Robles expulsó, por doble amarilla, al crédito cruzado Néstor Gorosito. Y en el gol de la victoria azul anotado por Marcelo Salas se reclamó que el Matador estaba adelantado. El caso  es que, sobre todo los seguidores de la UC, reclamaron que el juez Robles era sospechoso de parcialidad en sus cobros. Incluso, le sacaron en cara que era hincha de la U.

Ni hablar de Enrique Osses, a quien se le enrostraba que también era adicto al cuadro laico y que por eso le favorecía en sus sanciones. Leyenda negra que se reafirmó tras dirigir la final entre el cuadro universitario y O’ Higgins el 2 de julio de 2012. Y que cruzó fronteras, como en aquel partido disputado en Guayaquil entre el local Barcelona y Nacional de Montevideo, donde los ecuatorianos acusaron al juez chileno de favorecer a los charrúas.

¿Otros ejemplos? Uno con tintes faranduleros: Cuando el entonces portero de Cobresal, Luis Rogel, acusó que el juez Julio Bascuñán lo había expulsado en un cotejo ante Universidad Católica porque, según el guardavallas, él había sido pareja de la esposa del referí.

A fin de cuentas, como señaló Pablo Pozo, presidente de la Comisión de Árbitros de la ANFP, cuando se cuestionaban los arbitrajes en la pasada Copa América, y que supuestamente favorecían a la Selección Chilena, “lo raro sería que no hubiesen polémicas, que no hubiesen reclamos”.

Total, como dice el dicho aquel: “Errar es humano, arbitrar es divino”.

Más sobre Fútbol Total

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X