La Historia de Barrabases: Otros 10 datos de su primera época (II)

Contra todo pronóstico, el equipo de Villa Feliz bajó a Segunda División.

Guía de: Fútbol Total

La línea delantera de Barrabases, completa, fue transferida a Argentinos Gritones en 1958. Aquí aparecen, luciendo el uniforme del club trasandino, Torito, Chico, Pirulete, Guatón y Pelao.

La línea delantera de Barrabases, completa, fue transferida a Argentinos Gritones en 1958. Aquí aparecen, luciendo el uniforme del club trasandino, Torito, Chico, Pirulete, Guatón y Pelao.

Después de la primera entrega dando a conocer algunas minucias de los primeros años de la clásica historieta del llamado “equipo favorito de los niños” entregamos una decena más de curiosidades que ayudaron a fortalecer la historia de Barrabases.

11. Entre medio del Sudamericano de 1957 y el Mundial de 1958 se produjo un conflicto entre los titulares y reservas de Barrabases, por una pelea entre Sam –que jugó lesionado de un brazo el certamen continental- y Cara de Auto, que por lo mismo le echó una “talla pesada” que derivó en un puñetazo del portero. Los pequeños reservas se declararon en rebeldía dividiendo a la afición del club. También, para tristeza de la hinchada de camiseta roja, toda la línea delantera –Torito, Chico, Pirulete, Guatón y Pelao- había sido transferida al club trasandino Argentinos Gritones.

12. A pesar de los éxitos obtenidos, en el número 91 de la revista (30 de diciembre de 1958) el club y sus fans recibieron una terrible noticia: Barrabases fue enviado a la Segunda División tras haber alineado en el campeonato a un jugador enmascarado bautizado como El Misterioso, –que resultó ser Torito-. Por ello, al conjunto de Villa Feliz le descontaron todos los puntos logrados con El Misterioso en cancha. Esa medida desató la rabia de Mr. Pipa, quien abofeteó al señor Menjunje, presidente de la Federación, lo que derivó en una suspensión a perpetuidad del técnico.

La agresión de Mr. Pipa al presidente de la Federación, tras el descenso a Segunda División, le acarreó un fuerte castigo al director técnico.

La agresión de Mr. Pipa al presidente de la Federación, tras el descenso a Segunda División, le acarreó un fuerte castigo al director técnico.

13. En la competencia de Ascenso, Barrabases fue dirigido por el DT Cantalicio Guatezapallo y retornó pronto a la serie de Honor al superar –entre otros- a Los Patudos, El Perinola, Los Quisquillosos, Unidos Venceremos, El Pate Vacas y Los Malulos. Además de los rivales en cancha, el representativo de Villa Feliz debió superar una conspiración de un gangster de poca monta llamado Pepe Metralla, quien incluso secuestró a Pelao y Sam para evitar que los barrabasinos triunfaran en el torneo.

14. Para 1960 los dibujos de Barrabases se circunscribieron sólo a los jugadores, que ya lucían muy estilizados. Bajo un sistema que el autor llamó Dibujoscope, los fondos de cada cuadro eran fotos reales de los estadios. Esto, porque Barrabases “se enfrentó” a los clubes de la vida real como Colo Colo, las universidades y Santiago Wanderers logrando el título… bajo la dirección de Mr. Pipa quien nuevamente había vuelto al redil.

Don Rudencindo, presidente del club, y Cantalicio Guatezapallo, DT que reemplazó a Mr. Pipa, celebran el retorno a Primera División.

Don Rudencindo, presidente del club, y Cantalicio Guatezapallo, DT que reemplazó a Mr. Pipa, celebran el retorno a Primera División.

15. Paralelamente, desde los inicios de la publicación además de la historia de Barrabases se fueron incluyendo cómics de otros personajes, todos de autoría nacional. De esta manera, se apreciaron viñetas con historias de Pituto, de Nato; Primiicio, de Leo; Don Pitín y Pauqteón, de Lugoze; Cucufato, de Themo Lobos; y la página humorística a cargo de Pepo, el papá de Condorito. También, Guido Vallejos publicó historietas con otros deportes como las del equipo femenino de básquetbol Las Cotorras, dirigido por la prima de Mr. Pipa, además de los atletas Perico Maceta, lanzador del martillo, y Carmelo Zapatilla, decatleta.

16. Lo de las historietas de otros personajes se acrecentó a partir de 1960, dejando literalmente fuera al equipo. La oncena favorita de los niños sólo “reapareció” en el número 132, publicado el 26 de julio de 1960, en un amistoso ante Boca Juniors, en beneficio de los niños afectados por el megaterremoto de Valdivia.

Bajo el sistema llamado Dibujoscope, Barrabases enfrentó a equipos de la vida real en 1960.

Bajo el sistema llamado Dibujoscope, Barrabases enfrentó a equipos de la vida real en 1960.

17. Paralelamente, en la vida real, el club tenía un programa radial llamado Barrabases en el Aire, en radio Yungay –y, posteriormente, en radio Carrera-, con la conducción de Johnny Tepperman y Máximo Clavería, más las entrevistas de Carlos Barahona. También se incluían los consejos, en vivo, de Mister Pipa –que era personificado en la voz por Jorge Quevedo- además de actores infantiles que le ponían la voz a los jugadores.

18. Las historietas, de forma literal, desaparecieron en el número 146 cuando le dejaron toda la tribuna a las fotonovelas. De Barrabases sólo quedó el nombre de la publicación, ya que se mostraban historias protagonizadas por futbolistas como “Amor a la Camiseta” con Juan Soto, el Niño Gol de Colo Colo, y el humorista Sergio Feito. O “Renovación de Contrato” con Cua Cuá Hormazábal y “Cuando Papá No Quiere” con Leonel Sánchez. También, las aventuras del “Capitán Chile”, que debutó en septiembre de 1961 donde al detective Sergio Ruiz, tras salvar a un anciano de un asalto, se le entrega en agradecimiento un escudo chileno con el cual se convierte en el justiciero enmascarado cuyos mortales enemigos son los integrantes de la pandilla liderada por el Vampiro Negro, que suele operar en el centro de Santiago.

Las fotonovelas reemplazaron a los partidos del equipo en la revista. Como, por ejemplo, las aventuras del Capitán Chile.

Las fotonovelas reemplazaron a los partidos del equipo en la revista. Como, por ejemplo, las aventuras del Capitán Chile.

19. Sobre por qué ya no había dibujos era debido a que su autor y guionista, Guido Vallejos, había asumido nuevas responsabilidades al tomar la edición de otras publicaciones como El Pingüino.

20. Tras 26 números publicados con fotonovelas, la edición 171 del 24 de enero de 1962 fue la última de la llamada Primera Época. Barrabases desapareció de los kioskos, fundamentalmente, por la faltas de aventuras del equipo lo que terminó por afectar las ventas.

Más sobre Fútbol Total

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios