Los Totti del fútbol chileno: ¿Qué jugadores estuvieron en un solo equipo toda su carrera?

El ejemplo del ahora retirado futbolista italiano también se puede aplicar en nuestro balompié, donde hay varios exponentes de fidelidad hacia una sola camiseta.

Guía de: Fútbol Total

El retiro de Francesco Totti, quien sólo vistió la camiseta de la Roma en 25 temporadas, motiva la siguiente nota con algunos casos que se han dado en el fútbol chileno. Para eso, se consideró por jugador el haber alineado por un solo equipo en Primera División, no incluyendo el jugar, por ejemplo, en el extranjero. Hecha clasificación, conozca a estos primeros exponentes de los Totti Chilensis.

armando_alarcon* Armando Alarcón (Cobreloa 1978-1990):  El Negro. Taltalino, es uno de los referentes históricos del equipo loíno. Su período en el elenco naranja data desde el mismo momento en que se fundó la institución en 1977, ya que fue uno de los jugadores que fue seleccionado para formar el equipo que participaría en el torneo de Segunda División de dicho año. Antes, sus experiencias futbolísticas se habían focalizado en el Deportivo Pesquero de Tal Tal. Como estandarte del equipo nortino, era el mediocampista tapón que se ubicaba delante de la dupla de centrales conformada por Mario Soto y Eduardo Gómez. Fue en esa posición que destacó en las campañas internacionales que derivaron en los subcampeonatos de la Copa Libertadores en 1981 y 1982. Además, con los loínos ganó los títulos de 1980, 1982, 1985 y 1988. En total, jugó 257 partidos y anotó 1 gol.

carlos_albadiz* Carlos Albadiz (Magallanes 1940-1951): También apodado Negro y proveniente del Estrella de Chile de su ciudad natal, Iquique, se desempeñó como half. Heredero de los tiempos triunfales de Magallanes en el profesionalismo, aquél del Choapino que destacaba por su fino trato del balón. Fue definido como un futbolista pulcro, una suerte de magnate dentro del campo de juego, que lograba realizar sus jugadas casi sin esforzarse. Su derrotero en el elenco albiceleste estuvo marcado por la regularidad en su rendimiento y eficiencia en su función en la media cancha, alineando en 169 partidos y marcando 1 gol.

carlos_campos* Carlos Campos (U. de Chile 1956-1969): El Tanque. Comenzó en el club Población Vivaceta. Además del fútbol, fue seleccionado de básquetbol de Santiago mientras estudiaba en la Escuela 18. La práctica del baloncesto pulió su rechazo para el golpe de cabeza, aptitud que lo hizo destacar. Fue parte protagonista de la fórmula goleadora que signaba Centro de Leonel y gol de Campos, la que reflejaba que las habilitaciones de Leonel Sánchez eran conectados por este corpulento piloto de ataque. Fue campeón con el elenco del Chuncho en 1959, 1962, 1964, 1965, 1967 y 1969. Además, goleador en las temporadas 1961, con 24 anotaciones; 1962, con 34; y 1966; con 21. En total, 257 partidos y 179 anotaciones con la U roja en el pecho.

carlos_caszely* Carlos Caszely (Colo Colo 1967-1973 y 1978-1985): ¿Qué se puede decir hoy de quien fue conocido como Chino, Gerente y Rey del Metro Cuadrado? Despuntó como puntero derecho, destacando por su dominio de la pelota en velocidad y habilidad en espacios reducidos. Escurridizo, era letal en el área rival. Ya en 1968 se ubicó entre los artilleros de la temporada, al totalizar 20 goles. Integrante del plantel albo campeón en 1970, dos años después fue uno de los principales referentes del cuadro dirigido por Luis Alamos. El Zorro le dio libre albedrío en todo el frente del ataque, reluciendo su talento futbolístico matizado con su toque de personalidad. Su consagración vino con la campaña en la Copa Libertadores del año siguiente, donde fue el máximo anotador del certamen con 9 tantos. Esa campaña internacional le posibilitó emigrar al fútbol español (Levante 1973-1974 y Espanyol de Barcelona 1974-1978). En su segunda etapa en Colo Colo, ganó los trofeos de 1981 y 1983. Además, trigoleador en las temporadas 1979, 1980 y 1981 con 20, 26 y 20 tantos, respectivamente. En total, formó con la camiseta blanca en 282 partidos y anotó 167 goles.

daniel_chirinos* Daniel Chirinos (Audax Italiano 1943-1958): El Ron Ron. Comenzó practicando básquetbol en Tocopilla, deporte que le permitió desarrollar su agilidad y armonía en sus movimientos. El fútbol lo tomó en cuenta después de que fue improvisado como guardavallas en el Tocopilla Sporting, donde desde el primer momento no tuvo contratiempos en la responsabilidad que conlleva ese puesto. Con Audax debutó en la Copa de Campeones de 1943, mostrando seguridad de manos, prestancia para el puesto y serenidad. La base de su juego era su formación gimnástica, lo que le daba una gran elasticidad en sus desplazamientos. Incluso, un periodista de su época comentó que estaba hecho de goma. Con los colores audinos fue tres veces campeón (1946, 1948 y 1957). Además, fue un especialista en la contención de lanzamientos penales: en la temporada 1948 atajó 14 de los 16 remates desde los doce pasos que tuvo que enfrentar. Formó por Audax en 352 partidos.

jose_avendaño* José Avendaño (Magallanes 1933-1945 y 1949): El Chorero. Comenzó en el Gold Cross de su natal Talcahuano. Fue ahí que lució su perfecto dominio del balón y su endemoniada gambeta, participando en los cuatro títulos albicelestes en la década de los 30 (1933, 1934, 1935 y 1938). En ese elenco, el sureño era el cerebro del equipo, imponiendo el buen toque y la jugada asociada. Su forma de moverse en el campo incluía buenos pases, un toque escurridizo en sus piques y una dosis de frialdad y cálculo para enfrentar a los backs rivales. Es más, junto a Carlos Vidal formaron la pareja de insiders más famosa de los años 30. Con la camiseta magallánica alineó en 146 encuentros, marcando 78 goles.

luis_hernan_carvallo* Hernán Carvallo (U. Católica 1941 y 1944-1955): El Chico y Mono. Trajinador half, destacaba por su empuje y por encarnarse como una pieza imprescindible en el andamiaje de los equipos cruzados campeones en 1949 y 1954. Con la camiseta universitaria formó en 231 partidos, anotando 6 goles.

manuel_alvarez* Manuel Álvarez (U. Católica 1946-1958): El Omega. Fue uno de los primeros defensas que estableció las pautas de cómo debía jugar un zaguero lateral derecho, al equilibrar la labor defensiva con la incursión por la banda para ayudar en el andamiaje ofensivo del equipo. Su apodo radica, justamente, en el balance con que impregnaba las funciones antes mencionadas. Sus inicios en las divisiones inferiores católicas fueron como half, derivando posteriormente a la posición en la cual rindió mejor. Primero a la izquierda, y después con el Cholo Roldán en el equipo titular pasó en definitiva a la derecha. Considerado un responsable y aplicado para cumplir las misiones que se le encomendaban. Referente de los cruzados en su época, fue campeón en 1949 y 1954. Con la camiseta estudiantil alineó en 225 partidos y marcó 1 gol.

roberto_coll* Roberto Coll (Palestino 1953-1968): El Muñeco. Entreala derecho, uno de los mejores futbolistas extranjeros que ha alineado en el país, sino el mejor. Era tal su influencia en la cancha, que incluso se tentó la posibilidad de nacionalizarlo para que fuera él quien luciera el número 8 de la Selección Nacional en el Mundial de 1962, ante la ausencia de Enrique Cua Cuá Hormazábal. En Palestino -adónde llegó desde su natal River Plate-, su compañero y compatriota, José Pérez, lo definió como el profesional “que ponía los ladrillos para la pared. Ustedes lo han visto aquí. El que trabaja atrás, el que arma, el que está en las duras, el que se sacrifica y hace el peón. Donde mucho se trabaja y poco se luce. Mirá Muñeco, qué sería de nosotros sin vos ahí”. Su juego elegante, improvisación y ascendiente sobre sus compañeros llamaron positivamente la atención del medio. De hecho, se le considera el principal referente del equipo palestinista campeón en 1955. Una lesión en la rodilla apuró la decisión del retiro, tras vestir la camiseta tricolor en 385 partidos y marcar 133 goles.

Teodocio-Aguirre* Teodocio Aguirre (Badminton 1934-1944): El Cara de Bola. Iquiqueño y wing izquierdo, llegó al cuadro badmintino como parte de la camada de elementos que pertenecía a la Fuerza Aérea y que formó el elenco que fue conocido como el Rodillo Aurinegro. Encarnó un fútbol simple, el del altito y sin bote que apelaba al juego directo, sin abusar del exceso de toques y probar con remates de distancia. Su mejor argumento, además de corretear el flanco zurdo, fue el centro medido al área rival, buscando el cabezazo del Borrado Miranda, el centroforward aurinegro en esa época. Con la camiseta aurinegra jugó 102 partidos y anotó 43 goles.

Más sobre Fútbol Total

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X