Mucho antes del golazo de Giroud, Guatón de Barrabases ya había marcado de taco

Cuando todo el mundo futbolístico ya postula el golazo del francés como el mejor del año que recién se inicia, hace 38 años un chileno dictó cátedra de cómo marcar.

Guía de: Fútbol Total

1

Mientras muchos ya postulan el golazo de taco que convirtió el francés Oliver Giroud por el Arsenal, este domingo, ante el Crystal Palace hay que apelar a la justicia deportiva. Porque antes del galo, un chileno también había convertido con esa contorsión. Se trata del nunca bien ponderado Guatón, el volante de enlace del mítico Barrabases que mandó el balón hacia las mallas rivales con similar maniobra hace 38 años.

El marco fue la legendaria Copa Río de Janeiro, que la oncena representativa de Villa Feliz disputó en enero de 1979. Tras debutar en ese cuadrangular con una trabajada victoria 4-2 sobre el cuadro argentino Jeta Juniors -parodia de Boca Juniors, qué duda cabe-, su segundo pleito fue ante la Selección de Holanda, a la sazón vigente subcampeón mundial.

Para aquel duelo, los barrabasinos tuvieron que cambiar su clásica camiseta roja con vivos azules por un atuendo totalmente albo para evitar confusiones con el uniforme naranja de los europeos.

La misma contorsión, con 38 años de distancia. Un golazo, qué duda cabe.

La misma contorsión, con 38 años de distancia. Un golazo, qué duda cabe.

Cuando se acomodaban a su nuevo atuendo, se hizo presente en el vestuario nacional el Embajador chileno en Brasil, quien les comunicó a los jugadores una importante noticia. “La Federación de Fútbol ha considerado que este partido es a nivel de selecciones y les ha enviado este escudo chileno para que lo luzcan en sus camisetas, al lado del corazón…” señaló el personero.

Con un orgullo indisimulado, y ante un Estadio Maracaná repleto, los chilenos terminaron el primer tiempo ganando 1-0, con anotación de Pelao. Sin embargo, tras ese tanto el cuadro tulipán apretó en campo rival y se creó serias opciones de anotar. Situaciones que llevaron a la intranquilidad de Mister Pipa. “En los últimos minutos los holandeses nos atosigaron” reconoció el estratego.

El golazo. Sin embargo, la inquietud del entrenador pasó a enojo mayúsculo al apreciar que sus jugadores se habían retrocedido en sus posiciones -actitud tan en boga entre los equipo chilenos, a nivel internacional, por aquellos tiempos-, con el afán de cuidar la ventaja. Así, Torito -puntero derecho- se improvisó como tercer zaguero central acompañando a Ciruela y Pelusa; mientras que Guatón regaló varios metros en el medio. El calvo entrenador no encontraba cómo diablos hacer entender a sus muchachos que avanzaran.

Mister Pipa, con pataleta incluida, gritaba enardecido. Y cuando la policía brasileña intentaba calmarlo, el DT les gritó -enojado en expresión máxima- a sus dirigidos “¡Barrabases! ¿Están a favor o en contra de Chile?”.

El golazo de Guatón. La imaagen ahorra comentarios...

El golazo de Guatón. La imaagen ahorra comentarios…

Fue Pirulete, en su papel de líder, quien contestó: “¡Eso se lo vamos a demostrar inmediatamente Mister Pipa!”. A continuación, vino un saque lateral desde la izquierda de Mono hacia el capitán barrabasino, quien tras avanzar cambió hacia la derecha para Torito. El dueño de la boina corrió unos metros antes de enviar hacia el centro, justo cuando ingresaba Chico “que, después de eludir a varios holandeses, envía un ollazo, a lo que saliera…” según la crónica del partido.

Guatón, que vitrineaba en el área rival como improvisado centro delantero, vio el balón que venía hacia su posición. Y antes de preferir retroceder para agarrar la pelota “llenita” optó por la contorsión que permitió que su pie izquierdo, mejor dicho, su talón zurdo, conectara el esférico para anotar el 2-1 parcial. El público hizo tronar el Maracaná, mientras la banca chilena celebraba sin anestesia. Y los enviados especiales al torneo ya despachaban que estaban ante el gran gol de 1979. Una suerte de clase magistral de cómo anotar de taquito del chileno, que bien se puede decir que Oliver Giroud aprendió muy bien.

3

Pirulete se encargó de marcar el 3-1 final, que permitió a Barrabases disputar la final de la Copa Río de Janeiro -en una doble e historiada definición- con la Selección Brasileña. Pero ésa es otra historia…

El golazo de Giroud:

 

 

Más sobre Fútbol Total

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X