Inicio » Grandes Misterios » Equipo

¿Crimen perfecto? La inexplicable desaparición de los hermanos Beaumont que lleva 55 años sin resolverse

El 26 de enero de 1966, fueron a una playa en Australia y nunca más se les volvió a ver.

Hay desapariciones que son inexplicables, y que en las investigaciones han sido tildadas como el “crimen perfecto”. Meses atrás, contamos el misterioso caso de Dorothy Arnold en New York, hace más de 100 años.

Otra tragedia que podría caer bajo este concepto es la de los hermanos Beaumont. El 26 de enero de 1966, sus padres les dieron permiso para ir solos a una playa en Australia, pero jamás volvieron a ser vistos.

Jane tenía nueve años, Arnne siete y Grant cuatro. Se celebraba el Día Nacional de su país, y nada los hacía tan felices como jugar en la arena, bañarse en el mar y ver a los surfistas adolescentes.

Desde su casa, solo demoraban cinco minutos en colectivo. Antes lo habían hecho, y Jane había demostrado ser una hermana mayor confiable, prudente y preocupada de los más chicos.

Glenelg Beach era la zona más popular del suburbio de Somerton Park en Adelaida, una de las tres ciudades australianas más importantes, junto con la capital Canberra y Sidney.

Beaumont

El día anterior, su padre Grant, un ex militar, los dejó ahí antes de partir al trabajo. Como regresaron a casa sin problemas, repitieron la secuencia 24 horas más tarde. Y lo que parecía una jornada tranquila, terminó en un horror que lleva 55 años sin resolverse.

Tenían que regresar al mediodía. No lo hicieron. Tampoco llegaron a las 14:30. Las alarmas se dispararon y Nancy con Grant fueron a la policía a denunciar que estaban perdidos.

Rápidamente, las autoridades organizaron una frenética búsqueda. Primero fue en la playa, y después se extendió al mar, los edificios más cercanos y los médanos, hasta culminar en el aeropuerto, la línea de trenes y las carreteras.

Los 17 ítems con los que partieron los tres niños, incluyendo su ropa, toallas y juguetes, tampoco fueron encontrados. A las 19 horas de ese 26 de enero, una mujer dijo que había hablado con unos menores en Patawalonga, pero no hubo ninguna pista de esa declaración.

Varios testigos aseguraron haberlos visto en compañía de un hombre rubio, alto y quien tenía entre 30 a 35 años. Cerca de las 12:15, le dijeron a los oficiales, se fueron de Glenelg.

Como sus hijos eran muy tímidos, a Nancy le pareció muy extraño que jugarán sin temores con un desconocido, a lo que los investigadores replicaron que era posible que lo conocieran de visitas anteriores.

Sospechoso Caso Beaumont

Fue en ese minuto cuando la madre de los chicos recordó que Arnne le había dicho que “Jane tiene un novio en la playa”, lo que la hizo sentir cada vez peor.

Pasaron dos años hasta que los Beaumont recibieron tres cartas, dos que parecían ser de Jane y la tercera del hombre misterioso. En una, se señalaba que estaba dispuesto a volver a entregárselos.

Nancy y Grant llegaron con un detective al lugar propuesto por el responsable, pero no tuvieron respuesta. Al rato, recibieron otra misiva señalando que habían traicionado su confianza por llegar con una persona externa.

Sin embargo, se comprobó que los textos eran falsos, y obra de un aburrido adolescente que hizo una broma de pésimo gusto en ese momento. En 1992, rastrearon las huellas digitales y dieron con su verdadero autor.

Grant Nancy

Muchos sospechosos fueron investigados, incluyendo a pedófilos y asesinos de menores, pero ninguno calzaba con las características del sujeto que los testigos habían descrito.

Aunque nunca perdieron la esperanza de que volvieran, finalmente los Beaumont se separaron en los ’80 y divorciaron en los ’90. En 2018 vendieron la vivienda, y un año más tarde Nancy falleció en un geriátrico, sin encontrar la respuesta a la desaparición de sus niños.

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios