Madre chilena de tres hijos con síndrome de Asperger recalca lo mucho que falta avanzar en inclusión

Lorena Figueroa tiene 37 años y es coordinadora de “La Tribu”, agrupación al servicio de las personas con discapacidad.

Guía de: Inclusión

El 18 de febrero se conmemora el Día Internacional del síndrome de Asperger, una condición que forma parte del Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) y aunque fue reconocido por la comunidad científica en 1994, aún queda mucho por descubrir.

El TEA es un trastorno neurobiológico del desarrollo que interfiere en el aspecto comunicacional a nivel social, en la flexibilidad del pensamiento y en el actuar.

Gentileza

Según expertos, una clave para que una persona pueda tener un óptimo desarrollo personal, social y emocional en la vida adulta es la detección y atención temprana.

En este día en que se acaba de conmemorar nivel mundial esta condición, Lorena Figueroa mostró su preocupación y quiso realizar una reflexión sobre el significado del Día Internacional de síndrome de Asperguer.

¿La razón? Lorena, a sus 37 años, es madre de Esteban (de 14 años), Emilio (11) y Elías (6), los tres con síndrome de Asperger, situación que la motivó a ser la coordinadora de “La Tribu”, agrupación que nació en La Cuarta Región al servicio de las personas con discapacidad.

Gentileza

“Muchas veces he conversado con personas a favor y en contra de la conmemoración de días. Lo cierto es, que si seguimos conmemorando es porque es necesario continuar creando conciencia de situaciones y condiciones que a diario viven discriminación y vulneración por el solo hecho de ‘ser distinto a la norma”, dice a Guioteca.

Esta madre, comprometida con apoyar a sus hijos, afirma que “si no fuimos criados en un hogar en el que la inclusión se entendiese como un valor supremo, lo aprendemos cuando la diversidad nos toca. Pero tristemente hoy veo y compruebo que ‘la inclusión’ que algunos pregonan es selectiva, para su realidad, mirando sus ombligos y haciendo vista ciega a lo que ocurre alrededor y hasta mofándose de lo que a muchos les toca vivir”.

Finalmente, Lorena reflexiona: “Ojalá algún día entendamos que si a nuestros hijos no les toca vivir hoy en un país que los considere en el desarrollo de políticas públicas que les beneficien, podemos ser agentes de cambio para las futuras generaciones, pues la lucha por los derechos humanos que muchos han librado hoy permite que ya no ocurran (o cada vez sean menos) las atrocidades cometidas hasta por el mismo médico que descubrió la condición asperger y que colaboró en eutanasias infantiles en la Viena de 1944. Mejor #HablemosDeAutismo”.

Más sobre Inclusión

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X