Inicio » La U »

Pellegrini y descenso de la U a segunda: 25 años después, repasa su más doloroso fracaso

El técnico chileno quizás más exitoso de la historia admite por primera vez el drama que significó conducir a la U a su único descenso.

Guía de: La U

Manuel Pellegrini o “el Pele”, así sin acento, como le dicen sus amigos y cercanos vive uno de los momentos estelares de su carrera dirigiendo al Manchester City en la Premier League, instancia que comparte con sus títulos en Argentina con el Ciclón y River, con sus notables campañas en la Champions con los modestos Villarreal y Málaga y con su arribo al Real Madrid, otro de los clubes más poderosos del planeta.

En entrevista con el Canal 24 horas, por estos días reconoció el dolor de la derrota y el mayor cachetazo de su carrera en el medio nacional con su descenso con la U en 1988.

En esa oportunidad los cálculos le fallaron al hoy exitoso ingeniero pues en medio del trauma azul, tan doloroso para medio país, argumentó que “nunca había descendido (en la liga chilena) un equipo con un promedio de rendimiento tan alto” (43%), que entonces otorgaba dos puntos por partido ganado.

U pellegrini

Foto: AFP

Segundo descenso de esa temporada que se dirimió por la peor diferencia de goles de la U en un gol contra las de O’Higgins y Unión Española, en una campaña que disfrutó solamente siete veces la victorias en veinte y seis partidos, seis de ellas logradas por la mínima diferencia de un gol, doce empates y además dejando el equipo por dos fechas encargado a su ayudante (Carlos Urzúa) mientras desarrollaba un curso de formación para técnicos en Europa.

Indudablemente su inexperiencia de entonces le pasó una pesada cuenta a él y a el club de sus amores de juventud. Hoy reconoce que solamente cuatro años antes del descenso de la U despertó en él su deseo de continuar su carrera como Director Técnico, bajo la influencia de Fernando Riera, quién lo dirigió en la U entre 1978 y 1987.

La entonces “muy mala decisión” de tomar a la U la atribuye a la soberbia en su capacidad superior que acompaña los años mozos y también a asumir en momentos en que la institucionalidad azul vivía un presente azaroso, también de personalismos, y de carencias que por lo demás eran absolutamente comunes para los restantes clubes.

Las palabras de grandeza del ingeniero han llegado atrasadas a sus bodas de plata, actualizando la deuda moral que le asiste aún hacia el chuncho y su pueblo, al que pugnó desde la dirección técnica, y con un plantel estelarísimo, intentando arrebatarle la estrella que el hincha azul esperó por otros 25 años.

Tal vez los destinos de la U y de Pellegrini se crucen nuevamente, esperemos que la próxima vez sea desde la misma vereda.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X