Inicio » La U »

Pelusso, el fin de su ciclo en la U

En el fútbol los ciclos llegan a su fin. La U debe nuevamente comenzar a buscar una fórmula que permita alcanzar el éxito y conciliar sus intereses económicos y deportivos, algo que no se ve sencillo de lograr.

Guía de: La U

El 2-4 en el Nacional fue un mazazo letal para la era Pelusso. Ahora a comenzar otra vez, corresponde que cada vez que nos caemos tenemos que levantarnos nuevamente, pero hacerlo cada seis meses comienza a cansar.

Gerardo Pelusso

Foto: El Mercurio

Pelusso ha ido perdiendo el apoyo de todos los estamentos de la U.

Se rumorea sobre el anhelado retorno de Russo, que sin los apasionados recursos del período 94-96 sería distinto; de Astrada, quien no ha rendido sin la protección de River; Labruna es una buena opción local con recorrido internacional junto a Ramón Díaz y, además, hijo de un histórico riverplatense como Angelito Labruna.

Otros nombres: Costas? podría ser un Pelusso II, pero sin garantizar la buena estrella que tuvo el uruguayo durante el primer semestre de este año; el fantasma Figueroa es un histriónico atractivo para los medios chilenos, permanentemente atento al fútbol mexicano, gusta de ofrecerse a buen nivel y esta temporada terminó acordando con los Abumohor en O’Higgins; Simeone es una opción ganadora que podría encantar a algunos rendidores jugadores de la devaluada primera división argentina.

A Pelusso se le pasa la cuenta de vender una buena dosis de humo sin nicotina en algunos aspectos claves. Los clásicos: llegó diciendo que era un campeonato aparte y logró apenas un empate y se retiraría sin victorias; la aprobación de las contrataciones del segundo semestre; cerrar anticipadamente partidos claves cuidando mínimas ventajas –esperando sin el balón- que le salieron defensivamente mal y especialmente farrearse la punta y el torneo perdiendo varios partidos, sobre todo aquellos como local en el Nacional, cuando se necesitaba comenzar a asegurar nada menos que el título 2010.

Me declaro partidario de partir casi de cero: cirugía profunda para un equipo realmente enfermo. Hacer caja por todo interés desde el exterior: Iturra, Pinto, Puch, Victorino y Seymour, y optar por el préstamo de las decepciones que acumulamos cada temporada: ahora Marino, Mena y Abarca. Destinando importantes sumas en armar un equipo nuevo.

También se recomiendan emotivas despedidas para Pepe Rojas -quien terminó como titular con todos los técnicos azules después que regresó de su breve fracaso en Avellaneda- y para los veteranos González (35) y Olarra (32). Penosamente hay que decir que no tenemos un defensa del nivel como alguna vez tuvimos a Rogelio Delgado manejando con efectividad la defensa, a cambio de eso sí tenemos una recargada plantilla mensual.

Miguel Ángel Russo

AP

Miguel Ángel Russo dejó gratos recuerdos en su paso por la U, por eso siempre su nombre suena cuando la banca azul entra en crisis.

No es tolerable mantener con en nuestras filas a quienes se arropan con el chuncho, usándonos como vitrina para mejorar sus contratos e ingresos, ¿o acaso alguien juega por amor a la camiseta en la U?… no quedaría ninguno, si esa fuera la situación puede que Olarra -por ejemplo- optase por la pasarela o comentar en los medios.

Lealtad azul

Faltando a la histórica lealtad azul con sus jugadores, se podría conservar un mínimo de figuras del plantel actual, Matías Rodríguez es una posibilidad junto a algunos de los que no se logre vender convenientemente, o quienes deseen realmente vivir la U para luchar sin distraerse con la pirotecnia que acercan sus representantes. También en Cobresal hay gente nuestra y que nos puede servir bastante.

Promocionar lo mejor que haya en todas las divisiones inferiores, incluido el notable Ángelo Henríquez (16), terminando con el cuento de que los jóvenes se funden si los apuran. Con ese criterio Pelé, Maradona y unos cuántos fenómenos no habrían debutado sino hasta los 19 ó después.

Podría brindarse mucha manija y espacio para un buen técnico como Labruna o a un consagrado como Simeone si el proyecto es ambicioso, o si no, seguiremos probando fusibles hasta que se agoten, abusando de la pasión del bulla que conmovedoramente lo aguanta todo, incluso irse a segunda como estuvimos el ‘89.

Por ahora la U del futuro cercano no se ve con claridad, quedarnos fuera de la Libertadores en la liguilla sería la guinda de la torta, regresar a un presupuesto reducido rozando la mediocridad sería una lenta agonía. Mejor es pensar que el Directorio encontrará la fórmula del éxito.

Más sobre La U

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X