Inicio » La UC » Equipo

Estadio Seguro: La visión de un hincha dolido

Por primera vez en Chile, los hinchas de un equipo no podrán asistir al estadio. Lea aquí la visión de un hincha pacífico sobre la campaña "Estadio Seguro".

Quiero aprovechar este espacio para manifestar mi opinión y sentimientos hacia la campaña “Estadio Seguro” impulsada por el gobierno a través del Ministerio del Interior, y sobre la situación que impide a los hinchas de la UC asistir a uno de los partidos de semifinales del torneo de Apertura 2011.

Como todos ustedes saben, yo soy hincha cruzado, pero además de ser hincha de la UC soy hincha del fútbol, de los pocos que pago con anticipación mi abono para asegurar mi presencia en la mayoría de los partidos que se me permite. De los que va a todos los partidos de eliminatorias de la selección chilena, de los pocos que pudo obtener boletos para ir a la Copa América 2011. De los que semana a semana deja familia y todo de lado para ver fútbol y en especial al equipo de mis amores. Estoy abonado al CDF y FOX Premiun HD, y en promedio debo ver como mínimo 10 partidos semanales y ya debo haber superado ampliamente los 5000 partidos de fútbol vistos y analizados.

Es decir, soy un consumidor del fútbol, de las personas que de cierta manera mantiene la actividad, y jamás se me ha pasado por la cabeza tirar un proyectil a la cancha, por mucho que el árbitro de turno se lo merezca o el arquero rival haga tiempo cuando el resultado le favorece.

UC

Foto: Mario Quilodrán, El Mercurio

No habrá hinchas cruzados en el duelo contra La Calera en las semifinales del Apertura.

Es por esto que siento que a nosotros, a los que de alguna forma comparten mis costumbres futbolísticas, nos están dejando de lado en esta “pelea” contra la violencia, pues veo que todo está centrado en las barras, para ellos y por ellos mismos. Llevo ya 3 clásicos con la nueva campaña de “Estadio Seguro” y en los 3 la experiencia de ir al estadio ha sido mala, bastante mala. Principalmente por todo lo que envuelve la llegada al estadio, sobre la salida puedo decir que ha sido satisfactoria, pero en el global no me ha gustado.

Y ahora más encima, luego de que Carabineros y el Ministerio del Interior deciden prohibir jugar en el “establo” de Unión La Calera porque precisamente no cumple con normas mínimas para la famosa campaña, resulta que la medida finalmente adoptada es dejar fuera a los hinchas visitantes y vender sólo 3.000 entradas en la ciudad local.

No estamos hablando de dejar fuera a la barra, o de darle privilegios como se les dio hace una semana atrás en el estadio Monumental, donde sólo los empadronados podían asistir. Sino que ahora además, los hinchas no barristas, que de alguna forma mantenemos la actividad, no podemos ni siquiera tener la posibilidad de ver en vivo una SEMIFINAL del torneo nacional de Primera División.

Si ya la semana pasada me sentía desplazado y percibía que un barrista tenía más “status” que yo, ahora simplemente me doy cuenta que la guerra la estamos perdiendo desde el principio, ya que la violencia ganó y nos dejó a los hinchas fuera de lo que más queremos, que es simplemente disfrutar un lindo partido de fútbol al aire libre.

Castigo al hincha

Y ojo, que no se malinterpreten mis palabras, no estoy diciendo que porque yo puedo gastar más dinero en consumir fútbol deba tener más preferencias, sino simplemente de que no puede ser que los hinchas que jamás hemos tenido un problema en un estadio de fútbol y que estamos dentro de esta actividad que a todos nos convoca, no tenemos el derecho de optar por intentar o no asistir a un partido de fútbol. Y eso me parece grave, muy grave.

Yo no comulgo con las barras bravas, precisamente porque ellos han montado en torno a su actuar dentro del estadio, un negocio muy grande para ellos. Las barras de los 3 clubes más grandes de Chile son financiadas y perciben más de 15 millones de pesos mensuales para sus líderes, por más de que lo nieguen, y el actual Subsecretario de Deportes lo sabe porque él mismo financió a la Garra Blanca y sus líderes durante varios años. ¿Y saben lo peor? La moneda de negociación de las barras es la violencia, y eso es precisamente lo peor, ya que no tengo nada en contra de que la gente se gane la plata de forma honesta, aunque sea mucha para poco trabajo, pero con la violencia no se juega y ellos la usan como moneda de cambio.

Esto, sumado a que todas las medidas van en contra del hincha “normal” y a favor del barrista, como los pulmones en los estadios (que dicho de paso, en el estadio Monumental no existen para la Garra Blanca) para aislar a las barras, pero que están dentro del espacio del público común, que veo que hemos perdido el foco o al menos no está centrado en quienes de verdad queremos el fútbol, y solo pretendemos disfrutar de un espectáculo.

Espectáculo que además también está cada día más debilitado, porque no es culpa nuestra que el estadio del flamante presidente electo de la ANFP sea el más ordinario de la Primera División de nuestro fútbol, que ubicado en la ciudad cementera por tradición y excelencia, vea como se desmorona cada vez que el equipo hace un gol. Que la inversión sea nula, que no le de ni para tener un terreno de juego apto para la práctica de la actividad. Entonces no esperemos giras de la selección, ni viajes en primera clase para los jugadores, ni éxitos deportivos, porque el tema parte por casa y esa es la casa del señor Jadue.

Más sobre La UC

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X